Impresiones de One Military Camp (PC). La vida en el ejército puede ser más divertida de lo que imaginas

One Military Camp

Hemos probado a fondo la demo de One Military Camp y queremos contaros nuestras impresiones acerca de este título a medio camino entre La chaqueta metálica y Loca academia de policía.

Los chicos de Abylight, el estudio independiente con sede en Barcelona y responsable de Prison Tycoon, vuelven a la carga con un nuevo trabajo basado en la estrategia, construcción y administración de un campamento militar. Poneos el uniforme y preparaos para sentiros como el mismísimo sargento de artillería Highway en esta alocada aventura que combina elementos de grandes joyas del género como Theme Hospital o Sim City, entre otros.

Estaremos todos de acuerdo en que, dados los tiempos que corren, intentar sacar adelante un juego con un conflicto bélico como telón de fondo es, como poco, una auténtica osadía. Sin embargo, como se suele decir, al mal tiempo buena cara y eso es precisamente lo que One Military Camp pretende mostrarnos, la otra cara del mundo militar, una cara mucho alocada y divertida que nos mantendrá pegados al teclado un buen número de horas.

Bienvenidos a la resistencia

El argumento que One Military Camp nos propone es bastante simple pero eficaz, nos vemos sumergidos en un conflicto bélico en el que el malvado Dragan y su ejército han conquistado y sometido a prácticamente la totalidad del mundo, pero, como dirían en Astérix, un pequeño territorio de irreductibles soldados resiste, todavía y como siempre, al invasor y desde un viejo y abandonado campamento militar se prepara para formar a los mejores reclutas para la resistencia.

El Sargento Hawkins, el cual recuerda bastante al Sargento de artillería Hartman, será el encargado de ponernos al día sobre las mecánicas de One Military Camp

Como hemos dicho, el planteamiento inicial no es muy complejo, sin embargo y como iremos viendo a medida que avancemos, ofrece muchas posibilidades dentro de la jugabilidad que le confieren al título una personalidad propia. Estaremos a cargo del Sargento Hawkins que se encargará de darnos las directrices e instrucciones necesarias para que nos hagamos con los controles básicos. Este tutorial se desarrolla de manera muy similar al que nos encontramos en Two Point Hospital, poco a poco iremos aprendiendo a desenvolvernos entre las diversas opciones jugables mientras desarrollamos la que será el área inicial de nuestra campaña.

Pero si creías que ibas a tener que pasar horas y horas diseñando habitaciones, poniendo paredes, etc. estabas equivocado. En lo que a construcción se refiere, One Military Camp adopta un estilo más parecido al visto en títulos como Jurassic World Evolution o Frostpunk, es decir, dispondremos de un área inicial delimitada en la que debemos situar los diferentes edificios y encargarnos de dotarlos de electricidad, suministros y comunicarlos unos a otros mediante caminos.

La selección de edificios en la demo es limitada, aunque nos dejan ver el abanico completo del que dispondremos en la versión completa: cantina, enfermería, barracones, aeródromo, etc.

Posicionar los edificios de forma eficaz y dotarlos de energía y suministros son la base de la jugabilidad de One Military Camp

Gestiona tu campamento y entrena a los mejores reclutas

Como podéis imaginar, en la vida militar no todo va a ser construir y gestionar recursos, aquí venimos a formar soldados y es justo ahí donde entran en juego los reclutas. Una vez que nuestro campamento disponga de la infraestructura mínima para funcionar comenzarán a llegar los nuevos reclutas y nuestra labor será saber situarlos donde corresponde en función de sus características y habilidades o, en caso de no ser un buen candidato, darle una cordial despedida al estilo militar.

Dentro del cuartel, los reclutas podrán desempeñar tareas de índole profesional como cocineros, encargados de mantenimiento o personal sanitario, o ser destinados a especializarse como soldados de infantería, artillería, comunicaciones, etc.

En One Military Camp deberemos evaluar las aptitudes de cada recluta para asegurarnos de que su desempeño es óptimo

Con nuestra base en marcha y los nuevos soldados listos llega el plato fuerte de One Military Camp, las misiones. Como parte fundamental en la lucha contra el invasor Dragan, nuestra labor consiste en enviar a lo mejor de lo mejor a realizar incursiones en territorio enemigo y llevar a cabo misiones cruciales para el devenir de la contienda.

En función de la misión, deberemos asignar uno o varios soldados de cualquiera de las especializaciones para que intenten cumplir los objetivos asignados, el grado de especialización y el nivel alcanzado en cuanto a características físicas influirán directamente en el éxito o fracaso del comando, por lo que un entrenamiento eficaz será la clave si queremos avanzar sin problemas en la campaña.

En One Military Camp tendremos que asignar nuestras tropas a diferentes misiones, cumplirlas o no, dependerá de sus capacidades y entrenamiento

En cuanto al apartado artístico, One Military Camp muestra un desenfadado estilo cartoon acorde con el tono que sus creadores han querido dar a todo el conjunto. Los escenarios y los mapeados están muy bien trabajados, con unos edificios a los que no les falta un solo detalle y que se sienten vivos gracias a las animaciones de los personajes que interactúan con ellos y con una gran cantidad de elementos de personalización como altavoces con megafonía, estatuas y otros elementos decorativos.

La banda sonora completa el pack de ambientación militar con melodías a golpe de tambor y corneta que hacen que te sientas como en una de esas grandes películas del cine bélico. Un rico set de sonidos ambientales viene a poner la guinda del pastel con ruido de helicópteros, disparos en el campo de tiro y un sinfín más que hacen que la experiencia se vuelva aún más inmersiva.

Si acercamos la vista a cualquier edificio que construyamos en One Military Camp podremos ver cómo sus creadores han cuidado todos los detalles

Como resumen, lo que hemos podido saborear de esta demo de One Military Camp nos ha dejado muy buen sabor de boca. Su desarrollo, simple en sus inicios, va sumando capas de profundidad a medida que pasan las horas de juego, haciendo que el jugador interiorice de forma natural las mecánicas de este.

La inclusión de las misiones hace que no se pierda el interés, dando un objetivo a batir cada vez más exigente que nos obliga a cambiar el enfoque de gestión y administración sobre la marcha. Por todo ello, estaremos atentos a cómo evoluciona de cara a su lanzamiento y veremos si se mantienen todas estas buenas sensaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí