Primeras impresiones de Overwatch 2 (PC). El comienzo de una nueva era

OVERWATCH 2
El proyecto de Overwatch 2 lleva mucho tiempo dando tumbos

El pasado 26 de abril dio comienzo la beta cerrada de Overwatch 2, la secuela del aclamado hero shooter de Blizzard: os contamos qué nos ha parecido en estas primeras impresiones.

Overwatch es, como supongo todos sabréis ya, un hero shooter que ya cuenta con varios años en el mercado. De hecho, fue anunciado el 7 de noviembre de 2014 durante la Blizzcon de ese mismo año y tuvo, como es costumbre, una beta cerrada el 27 de octubre de 2015. Finalmente, salió al mercado el 24 de mayo de 2016 para Playstation 4, Xbox One y PC, lanzándose posteriormente en Nintendo Switch.

Ambientado en un futuro lejano, este shooter multijugador nos pone en la piel de diferentes agentes con sus propios roles, habilidades y estrategias de juego. Durante las partidas tendremos que cumplir determinados objetivos, desde capturar zonas estratégicas, hasta desplazar ciertos elementos de un punto A a otro B, todo ello intentando eliminar al equipo contrario.

Análisis de Ragnorium

Este primer título tuvo una gran acogida por parte de los jugadores y creó en muy poco tiempo una comunidad fiel, pese a que hubo cierta polémica con el modelo de negocio basado en lootboxes del videojuego. Aunque el título carecía de modo historia, sí contaba con cierto trasfondo ya que Blizzard fue publicando animaciones periódicas donde podíamos indagar más sobre el universo, la historia y los personajes de Overwatch.

Estos son nuestros primeros pasos en la beta con la nueva heroína como anfitriona

A lo largo de los años el juego fue perdiendo parte de sus jugadores, bien por el proceso natural de los videojuegos o como consecuencia de cierta serie de decisiones a la hora de cambiar constantemente el meta del juego para intentar mantenerlo en la escena de esports por parte de la desarrolladora. El 1 de noviembre de 2019 se anunciaba la segunda entrega, de nuevo en la Blizzcon. Blizzard prometía un “entorno multijugador compartido” en el que tanto los poseedores del primer título como de este último, compartirán partidas y la mayoría de contenido.

De momento no tenemos grandes novedades en el plantel de héroes

La principal novedad de Overwatch 2 serán las misiones cooperativas, las cuales ampliarán la historia y nos permitirán personalizar aún más a nuestros héroes y se espera que el juego salga para el año 2023 en todas las plataformas. Tras muchos problemas en el desarrollo, y en la empresa que está a cargo de este, el pasado 26 de abril dio comienzo su beta cerrada, cuyas impresiones os traemos hoy.

Aunque no hemos podido probar todo lo que nos ofrecerá Overwatch 2, sí que hemos observado algunas de las novedades que propone. Lo primero a destacar en el apartado mecánico es la reducción de jugadores por partida, ya que ahora los equipos están formados por 5 combatientes en lugar de 6. Esto nos deja con una composición de Tanque, 2 Héroes de daño y 2 de apoyo. Es inevitable darse cuenta de que, para aquellos acostumbrados a jugar como apoyo, las partidas se quedan “cojas” para algunos curanderos.

Impresiones de Thymesia

Más concretamente, mientras Mercy sigue siendo la heroína de apoyo por excelencia y puede concentrarse sin problema en el tanque, el segundo healer de la partida no sabe muy bien qué hacer, ya que centrarse en curar a los héroes de daño su papel se torna muchas veces innecesario al tener estos sus propias formas de curación o bien son flanqueadores o, directamente, mantienen la distancia con el enemigo.

Un punto a favor es que Overwatch 2 mantiene nuestros accesorios cosméticos obtenidos en el anterior título

El nuevo modo de juego es muy parecido al de la anterior entrega donde teníamos que llevar una carga hasta un punto concreto del escenario. Tiene lugar en cuatro mapas nuevos y, en este caso, tendremos que intentar tomar el control de un robot, el cual irá empujando una barricada hasta la base enemiga. Tanto esta estructura como el robot pueden usarse de forma estratégica para cubrirse de los disparos y de las habilidades enemigas.

En Overwatch 2 todos los héroes han recibido una mejora pasiva vinculada a su rol. Ahora los de apoyo se curan automáticamente, los de daño han visto aumentada su velocidad de movimiento y los tanques son capaces de usar su habilidad definitiva antes en función del daño que reciben. Además, la mayoría de los héroes de daño y los tanques han sufrido cambios en sus mecánicas. En este punto es justo hacer una mención especial a lo divertido que resulta jugar a Orisa con sus cambios actuales, pero, de nuevo, los héroes de apoyo son los eternos olvidados. Salvo un ligero cambio en el escudo personal de Brigitte, todos los héroes de apoyo son iguales al primer Overwatch.

Hemos tenido la oportunidad de jugar con Sojourn, la única cara nueva en el plantel de Overwatch 2. Con un rol básico de héroe de daño, es capaz de disparar con muchísima precisión sin llegar a ser una francotiradora. Los impactos de su arma principal cargan un medidor vinculado a su disparo secundario, el cual puede hacer una gran cantidad de daño. También ss capaz de lanzar un pulso que daña y ralentiza a los enemigos. Además, tiene una gran movilidad gracias a su deslizamiento direccional, el cual puede convertirse en un salto potenciado. Finalmente, su habilidad definitiva carga automáticamente su barra de disparo secundario durante un tiempo.

Tendremos la misma acción trepidante que en el anterior título

Entrando ya en el apartado técnico, en el aspecto artístico salta a la vista que la desarrolladora está buscando un cambio sin dejar de lado la estética anterior. De entrada, el menú de inicio resulta más sobrio que en la precuela, aunque esto puede ser así solo en la beta. La mayoría de los retratos de los héroes han cambiado, dejándonos ver un atisbo del aspecto que tendrán en el producto final, ya que, en esta beta, los trajes de los héroes siguen siendo los mismos que en la precuela. Eso sí, aquellos que jugamos al primer Overwatch conservamos todos nuestros desbloqueos cosméticos.

Cabe destacar también un cambio en la música ambiental. Aunque el juego sigue en la misma onda melódica que su antecesor, sí hemos podido percibir más fuerza, más epicidad en algunas piezas musicales. Los sonidos de armas y héroes parecen ser los mismos. Como extra, esta beta tiene problemas en las líneas de diálogo habladas de los héroes, ya que es común oirlos decir tanto sus frases en inglés como en el idioma seleccionado (español en nuestro caso) dentro de una misma partida.

A nivel gráfico hay que decir que Overwatch 2 no innova demasiado. Esto, que a priori podría resultar algo negativo para algunos jugadores, también se traduce en una buena optimización. Al estar basado en su secuela (lanzada al mercado en 2016), el juego es capaz de correr incluso en los equipos más humildes a 60 fps. Los primeros dos días de beta hubo una gran cantidad de crasheos, problema que Blizzard resolvió casi por completo con un pequeño parche.

Aunque lo importante en Overwatch 2 sea divertirse, ganar también nos sube la moral

En cuanto a el funcionamiento de la beta en sí, las colas para entrar a partida siguen en la misma línea que en los últimos meses de Overwatch: Alrededor de 6 – 8 minutos si queremos jugar con héroes de daño o tanques, y entre 2 y 3 minutos si optamos por entrar en la partida como apoyo. Este nuevo título introduce un sistema de búsqueda prioritaria para premiar a algunos jugadores, pero los resultados no son ni de lejos los que podríamos esperar.

En resumen, esta beta nos deja un sabor agridulce. Por un lado, sigue siendo el divertido y frenético shooter que era, pero es inevitable darse cuenta de la falta de contenido nuevo. En el apartado jugable se siente más como una actualización de contenido o un intento de cambiar el meta de Overwatch que como un juego nuevo. Habrá que esperar para ver si el modo cooperativo hace que merezca la pena y justifica volver a pagar por un juego que, por el momento, se siente diferente, pero que en el fondo sigue siendo lo mismo.