Impresiones de Rhythm Fighter

Impresiones de Rhythm Fighter

Hoy os traigo unas impresiones de Rhythm Fighter. En este título nos encontramos en un lejano mundo donde los animales tienen forma humanoide y viven tranquilamente sus vidas, hasta que un día aparece una extraña figura de otra dimensión que transforma a los vegetales en pequeños esbirros del mal y liderados por el Comandante Caos se lanzan a conquistar el mundo. En nuestro último aliento seremos salvados por Mr. Disco, un maestro que lucha contra la oscuridad, que nos enseñará a enfrentarnos al ejército vegetal que nos invade.

Al comienzo de Rhythm Fighter recibiremos una formación inicial bastante básica, pero nos servirá para intuir las grandes ideas que intenta plasmar el juego. Por un lado los movimientos que tendremos se basarán en girar a la izquierda, girar a la derecha y rodar, se le sumará el uso de los golpes normales y la habilidad de nuestro personaje. Pero lo importante de la formación es conseguir acoplar todos los movimientos al ritmo de la música, ya que dependiendo de en qué momento de la pulsación hagamos click, podremos fallar, hacer el movimiento correctamente o hacerlo perfecto, este último nos dará ventajas como un golpe más fuerte o un rodar o movimientos más largos.

Los combates no van a ser en ningún momento sencillos hasta que pillemos la mecánica de actuar únicamente con las pulsaciones de la música que nos ofrece el juego.

Nada más terminar esta formación nos dará a elegir la manera de juego, entre avanzada o estándar. Mientras en el modo estándar del juego los botones se corresponden a los de la formación, en el modo avanzado deberemos de volver a aprender cómo jugar. Aunque las mecánicas son las mismas, ahora pasaremos a tener botones para el lado izquierdo y botones para el lado derecho de manera duplicada, lo que si has jugado a la versión estándar primero obliga a un reseteo casi completo de las mecánicas.

Hay que alimentarse para estar fuerte.

Ya dentro de la historia tendremos la posibilidad de jugar dos mapas, uno nada más salir de la formación y elegir el modo de juego y otro si nos pasamos el primero. En estos mapas nos moveremos por diferentes dioramas que nos podrán retos dependiendo del signo que contengan. Tendremos zonas donde pelear simplemente con enemigos normales, otras donde el objetivo será esquivar objetos, también tendremos zonas para poder comprar, curarnos o conseguir beneficios y  por último las de los Jefes o minijefes.

Un punto interesante es que al final la disposición de los distintos dioramas correrá de manera aleatoria cada vez que juguemos el nivel, por lo que no podremos sabernos los niveles de cabeza. Eso sí, al final lo que concuerdan son el tipo y números de dioramas que nos encontraremos.

Andar es de animales.

Los combates no van a ser en ningún momento sencillos hasta que pillemos la mecánica de actuar únicamente con las pulsaciones de la música que nos ofrece el juego. Esta idea, aunque original, puede resultar en algunos momentos algo frustrante y agotadora, no tanto cuando estamos en combate, pero una vez terminado este el movimiento dentro del diorama, a saltitos con la música, o entre ellos se puede hacer lento. Afortunadamente el juego incorpora una opción de teletransportarnos de un diorama a otro siempre y cuando no estemos en combate y el diorama destino ya lo hayamos limpiado de vegetales.

Entre los enemigos que nos encontraremos tendremos apios karatecas, rábanos sumo o zanahorias rabiosas. Estos enemigos normales se verán acompañados de trampas que nos complicarán la vida y en los dioramas de los minijefes, con enemigos algo más especiales y que esconden un pequeño secreto, y es que si les damos con nuestra habilidad de personaje podremos activar un modo especial donde deberemos derrotarlo en menos de un tiempo fijado con un minijuego o nos realizarán mucho daño.

Es importante llevar el ritmo en la sangre.

En este punto he encontrado un error en la demo importante, y es que uno de estos minijefes huye de nosotros y puede salirse de la zona delimitada para el combate, lo que nos impide matarlo, salir del diorama al quedar un enemigo y volver al inicio y ha forzado que cerrara el juego bruscamente más de una vez, afortunadamente es el único problema considerable que he encontrado.

Durante nuestro recorrido por el nivel iremos recogiendo distintas armas que nos aumentarán el daño y nos permitirán obtener habilidades extra como la botella, que al golpear puede atontar a los enemigos, el filete de pescado, que al atacar golpeamos a todos los enemigos o las zapatillas ninja, que nos permitirán dar un gran salto hacia delante golpeando a todo a nuestro paso.

Entrando en modo Fever!!

Por último, tendremos una barra de “fiebre” que se irá cargando conforme hagamos golpes perfectos y que descenderá al recibir daño. Si conseguimos llenarla a tope entraremos en un modo donde generaremos un extra de daño y que durará hasta que recibamos el más mínimo golpe.

Los comentarios están cerrados.