Impresiones de RIDE 4

RIDE 4 Impresiones

RIDE 4 quiere ser el simulador más realista sobre dos ruedas

Cuando hablamos de simulación en el mundo del motor la primera imagen que se nos viene a la mente es la de un coche, ya sea uno de Rally, de Formula 1, de la NASCAR o incluso de súper coches de calle. Pero hay más simulación que la de las cuatro ruedas en el mundo del motor, y hoy os hablaré de la simulación a lomos de la libertad, de la máquina que ha creado todo un sentimiento de hermandad que no conoce límites. Hablo de la motocicleta.

Análisis de WRC 9. El Rally al alcance de todos

RIDE 4 es un título de simulación de motociclismo desarrollado por el estudio Milestone y que año tras año y título de motor tras título de motor, va añadiendo mejoras sustanciales. En este RIDE 4 se notan esas mejoras adquiridas en Moto GP y sube el listón en cuanto a cantidad de motocicletas para manejar, su realismo y el nivel de inteligencia artificial de nuestros rivales.

Este es el título que he podido probar en su versión para preview, puesto que su lanzamiento es el 8 de octubre, por lo que algunos de sus modos no están aún disponibles, pero ya os adelanto que, si eres un amante de las monturas de metal, tengas o no experiencia en simuladores, este es un título que te enamorará sin ninguna duda.

Una cantidad descomunal de motos, accesorios y circuitos

Muchas veces nos quejamos de que un título está falto de contenido, ya sea por falta de modos o de objetos con los que disfrutar de él, pero en RIDE 4 no podemos quejarnos en absoluto, pues disponemos de 121 motos de muy diferente categoría, año de fabricación y segmentos, como puede ser la resistencia o la velocidad, y alguna que otra moto mítica que seguro os encantará. Las marcas que tenemos para llegar a este número son las clásicas Aprilia, Ducati, Suzuki, Yamaha, Honda o Kawasaki, pero a estas se les unen otras también conocidas como Triumph, Tamburini-Massimo, Vyrus, MV-Agusta, KTM, Husqvarna, Harley-Davidson y BMW.

Algunas de las marcas que RIDE 4 nos trae

Pero RIDE 4 no se queda solo en marcas y modelos de motos, si no que también saciará la necesidad de probar todas estas increíbles máquinas en 27 circuitos diferentes con sus variantes, por lo que podemos estas hablando de más de 60 circuitos.  Algunos de los más conocidos son Laguna seca, Okayama, Donington, Imola, Mugello, Monza, Phillip Island o Interlagos por nombrar algunos.

También la climatología está más que presente en RIDE 4, pues podemos dejarla completamente al azar o seleccionarla nosotros. Lluvia, sol, momento del día, temperatura, todo se puede seleccionar para que disfrutemos de cualquier condición climatológica que nos apetezca probar con la máquina que queramos. RIDE 4 nos da las herramientas perfectas para poder disfrutar de lo que quieras como tú quieras.

Algunos de los 27 circuitos que RIDE 4 pone a nuestra disposición con sus variantes

Personaliza tu moto y tu traje

Es evidente que no todas las motos sirven para lo mismo, pues como os comenté anteriormente, tenemos motos para velocidad o para pruebas de resistencia. Estas las podremos comprar en el concesionario. Todas ellas estarán ahí, donde las podremos ver divididas por marca y en cada marca tendremos la pestaña correspondiente al tipo de moto que buscamos. También podremos hacer una búsqueda rápida con filtros para poder afinar más nuestra selección, desde potencia a cilindrada, pasando por par motor, aceleración o año de fabricación.

Pero no dispondremos de todas estas bellezas desde el primer momento, si no tendremos que comprarlas para que las tengamos en nuestro garaje personal, que es donde descansarán todas las máquinas que vayamos comprando. Aunque también podremos pedir una moto a préstamo, pues no está la cosa como para ir tirando créditos, que es la moneda del juego, en algo que quizás no nos sirva o nos guste demasiado como pueda parecer en un principio leyendo los fríos datos técnicos. Estos créditos los obtendremos una vez terminemos una carrera o competición y dependerán del nivel de ayudas a la conducción que tengamos, pues a más dificultad, más puntos.

El garaje personal de RIDE 4 es donde estarán nuestras máquinas

Estas ayudas son las responsables de que RIDE 4 se pueda adaptar a casi cualquier tipo de jugador. Tenemos desde la simulación más realista, donde incluso tendremos que inclinarnos nosotros en cada curva con el LB, los rivales son muy competitivos, no disponemos de control de tracción, estabilidad, ABS y las físicas son totalmente realistas, hasta la conducción más “arcade” o sencilla, donde nos muestran la trazada ideal, la moto frena casi sola y los rivales son un poco menos combativos y agresivos.

Esto está perfectamente implementado gracias a A.N.N.A. (Artificial Neural Network Agent), que es el nuevo sistema de IA avanzada que usa RIDE 4 para que los rivales aprendan de cómo conducimos, para crear una experiencia real y competitiva cuando no jugamos contra otros jugadores online. Como os digo, casi cualquier tipo de jugador tiene cabida en este RIDE 4.

RIDE 4 ofrece diferentes niveles de ayuda a la conducción como la trazada ideal

Modos de juego más que interesantes

Si bien RIDE 4 dispone de 3 modos de juego como son el modo trayectoria, el modo carrera y el multijugador, en esta versión a la que he tenido acceso solo están disponibles para probar el modo carrera, que a su vez tiene 3 variantes; Carrera individual, Resistencia y Prueba de Tiempo. En cada una de ellas podremos seleccionar tanto la moto que queramos de las que tenemos en nuestro garaje particular, las ayudas y el clima. La configuración de la carrera será a nuestro gusto. También el circuito en el que queremos correr, salvo en el modo Resistencia, pues nos obliga a correr en una serie de circuitos predeterminados.

Una bella imagen de un circuito maravilloso

El modo Carrera es el más directo y sencillo para comenzar, pues nos ofrece todas las opciones del título, como el número de vueltas a completar, las ayudas y el clima. Este es una competición frente a 11 rivales donde tendremos que ir aprendiéndonos los circuitos si queremos ganar, aunque sea más puntos, porque ya os digo que no es fácil de primeras. El modo Prueba de tiempo es una lucha contra el crono para marcar el mejor tiempo posible en cada circuito, y posteriormente en su lanzamiento frente a jugadores online del todo el mundo.

Hay modo foto en RIDE 4 y es espectacular

El último modo que está disponible para su prueba es el que más me ha gustado, el modo Resistencia. En él tendremos que competir contra otros rivales en diferentes circuitos, pero con el añadido de la duración de la prueba, que puede ser desde 20 minutos hasta, ojo, 24 horas. Aquí tendremos que estar muy atentos a nuestro nivel de combustible y el desgaste de las ruedas, teniendo que entrar a repostar si así fuera necesario.

Este modo me ha cautivado por completo, ya que requiere una concentración casi absoluta para mantener el mismo ritmo de carrera durante mucho más tiempo que en los demás modos. La verdad que ya estoy esperando a que habiliten sus otros modos, sobre todo el multijugador para batirme el cobre en los circuitos. Aunque el modo foto, que sí lo tiene, puede hacer estragos en muchos jugadores apasionados a la fotografía.

Análisis de Project Cars 3. Bajando de marcha con la exigencia

Un realismo gráfico, sonoro y sensitivo

RIDE 4 no se anda con chiquitas y lo ves nada más comenzar el juego y el poderío que despliega con su Ureal Engine 4 ultra vitaminado. Tanto en los diferentes menús que tenemos hasta la propia carrera, el título nos deja claro que está cuidado al detalle. No solo las motos son réplicas exactas, si no que todo fluye. En un PC, que ha sido la versión usada para estas impresiones, con una GTX 1070ti, un AMD Ryzen 7 3700x, 32 de RAM y un SSD, RIDE 4 se desenvuelve a la perfección y con total suavidad tanto a 1080p como a 2k con todo el ultra.

Algunas de las piezas que puedes cambiar en RIDE 4

Aunque la desarrolladora nos advierte que al ser una versión no finalizada del título podemos sufrir crasheos y errores en las motos, yo no he tenido ni un solo problema, ni bajada frames, popping, o cualquier otro inconveniente. Simplemente funciona de manera exquisita. Y exquisita también es la manera en la que RIDE 4 transmite la velocidad, pues no solo a través de la imagen lo hace, si no con el sonido. El rugir de los motores, el chirriar de los neumáticos en el asfalto y el viento cambiando de intensidad en tus oídos es la manera perfecta de transmitir sensaciones.

La parte musical es meramente testimonial, pues usa temas de “Chill” en los menús para que no sea molesta y podamos pasarnos horas mirando nuestros caballos de hierro o cambiándoles piezas para probar como van.

RIDE 4 tiene mucho que enseñar aún, como los servidores dedicados que prometen ausencia casi total de lag contra hasta 11 rivales, y ese modo Trayectoria que aún no está habilitado, contenido que tendremos en el día de lanzamiento como más motos y marcas y seguro que más cosas. También hay que recordar que este título saldrá para consolas de nueva generación, tanto PS5 como Xbox Series S y X, por lo que habrá que esperar al día 8 de octubre para realizar el correspondiente análisis con todo lo que aún está por llegar, pero ya os puedo decir una cosa, RIDE 4 promete mucho, aunque parte de esas promesas ya están cumplidas.