Impresiones de Sands of Salzaar. Intensa acción y narrativa en el desierto

Sands of Salzaar propone una combinación de acción intensa con narrativa épica ambientada en un entorno desértico

Sands of Salzaar propone una combinación de acción intensa con narrativa épica ambientada en un entorno desértico.

La combinación de elementos que hacen que los jugadores recuerden franquicias tan reconocidas como Dynasty Warriors o Diablo, al mismo tiempo que se adentran en un mundo con un fuerte componente narrativo hace de Sands of Salzaar un juego absorbente. Este título, desarrollado por Han-Squirrel Studio, pone a prueba la capacidad estratégica del jugador en un escenario ambientado en China plagado de artefactos, animales mitológicos y grupos de vándalos contra los que tendrás que luchar. Aunque está en Early Access, la versión actual cuenta con tres modos disponibles, incluyendo una modalidad online que, aún se encuentra en estado de prueba.

Perdidos en el desierto

Sands of Salzaar comienza pidiéndonos seleccionar una de las 12 clases de personajes que se encuentran en el juego; cada una de ellas cuenta con unas características diferentes. Esta selección no es meramente estética y realmente hace que haya distintas formas de afrontar las partidas, cambiarán algunas de las líneas de misiones, habilidades en el combate o los NPC que se irá encontrando el jugador a lo largo de su aventura.

Los tres modos de juego son diferentes entre sí, pero todos ellos pondrán a prueba al jugador

En Sands of Salzaar exploraremos un mapa de un tamaño considerable en el que se hallarán diferentes tesoros u elementos. Pero Sands of Salzaar no se queda solo en esto, se podrán encontrar luchas contra bandidos, se realizarán misiones para los NPC o incluso podrás saquear, defender o atacar aldeas y mazmorras.

Análisis de Assassin’s Creed Valhalla

La vista en cámara isométrica fija y el combate al más puro estilo RPG hacen que la jugabilidad sea simple e intuitiva. Los jugadores podrán usar aliados para que peleen con él, los cuales deberán ser manejados de forma estratégica, ya que podemos decidir que se queden defendiendo algo en concreto, que te sigan allá a donde vaymos o que ataquen de forma autosuficiente.

Cuenta con un apartado en el que se podrá gestionar el escuadrón que vas formando

Las batallas pueden llegar a mostrar hasta 200 personajes en pantalla, haciendo de estos encuentros en una auténtica exhibición de luchas físicas y mágicas. Hay que destacar que es posible situar en la batalla a un personaje que se encuentre en el menú para sustituir a los que han caído en combate.

Análisis de Watch Dogs Legion

Y no será lo único, el personaje podrá ir adquiriendo habilidades conforme aumenta de nivel en su historia. Mientras mueves al tu luchador con el ratón y el botón izquierdo, en los combates deberás tener en cuenta las teclas QWERDF, ya que serán en las que se encontrarán las habilidades de combate del jugador.

Se irán desbloqueando diferentes habilidades con las que se formarán las características del personaje

Respecto al manejo, combinar estas teclas con el ratón no supone ninguna dificultad para el jugador, esté o no acostumbrado a la combinación de ambas manos para afrontar juegos de combate. Elegir la estrategia adecuado no será la única dificultad que presente este Sands of Salzaar: la interfaz de Sands of Salzaar es algo complicada, por lo que el jugador tendrá que dedicarle unos cuantos minutos para aprender a manejar la gestión del inventario y el ejército.

El inventario será uno de los pilares de Sands of Salzaar

Otro de los pilares de Sands of Salzaar es la historia que quiere contar. No recuerdas quién eres, no sabes a dónde ir. Te encuentras en un mundo desértico, lleno de misterios que descubrir. Dicho así suena interesante, pero hay que destacar que la calidad narrativa no es homogénea, contando on algunas tramas bien escritas y con un ritmo adecuado, frente a otras que parecen estar rematadas en último momento.

Modo Online prometedores

En cuanto a la modalidad online, actualmente disponemos de dos servidores en los que jugar, el chino y el internacional, que nos llevarán a un mapa en el que tendrás que luchar contra la multitud de animales y personajes que te encontrarás en ese desierto que ya conoces del modo historia.

La pantalla de creación de partidas. Intuitiva y sencilla

Aunque este es un modo que aún está siendo testeado, ya apunta buenas maneras, ya que poder disfrutar del combate con amigos siempre es un punto extra. Comienzas de la misma forma que en el modo normal, eligiendo a uno de los numerosos personajes que encontrarás y sin ninguna de las habilidades que más tarde irás adquiriendo.

El jugador podrá crear una sesión de forma local y esperar a que se unan sus amigos o empezar la partida y ver qué enemigos están dispuestos a lo largo del mapa. En la versión actual, ha sido difícil encontrar otros jugadores en la partida creada, aunque los gráficos mejoran mucho más en este modo.

Apartado técnico solvente

Respecto al aspecto audiovisual, aunque Sands of Salzaar pone su énfasis en destacar esa parte narrativa escrita, no deja de lado el cómo lo enseña y nos vemos ante un muy cuidado arte gráfico. Sin llegar a ser el que podríamos encontrar en un juego triple A, encandila a todo aquel que disfruta de sus paisajes y sus ilustraciones.

La homogeneidad en las tonalidades que bañan el mapa transmite la tranquilidad del propio desierto que se ve alterada cuando en la pantalla se juntan multitud de personajes para comenzar las batallas.

Un mapa abierto que anima a la exploración

En cuanto al aspecto sonoro, la BSO es excelente. Envuelve al jugador, transportándole a los lugares más recónditos del desierto. La música cambiará dependiendo de si estás explorando el mapa o si te encuentras en pleno combate.

Sands of Salzaar muestra ya aspectos bastante prometedores en esta versión previa, aunque aún le queda un tiempo para su lanzamiento final. Su acertada combinación de narrativa épica y acción intensa, junto con sus funcionalidades online, le hace un juego muy apetecible al que seguiremos, sin duda, de cerca.