Impresiones de Scathe (PC). Un duro aspirante al trono de DOOM

Os contamos nuestras primeras impresiones de Scathe, un shooter frenético que nos recuerda a grandes del género como DOOM y Quake

Scathe

Scathe fue un título que llamó nuestra atención durante el Summer Game Fest. La propuesta de Damage State Ltd, publicada por Kwalee, prometía devolvernos sensaciones jugables de nuestra juventud en los 90, donde disfrutábamos matando demonios en esos DOOM y Quake de Id Software. Escenarios laberínticos, monstruos infames, ¿quién no recuerda esas tardes intentando matar a la araña gigante o al Cyberdemon? Pues bien, jugando a este título he recuperado dichas sensaciones y, de nuevo, me he adentrado en el infierno por voluntad propia.

Pese a que las últimas entregas de la saga DOOM sí que han apostado por una narrativa, sin tirar cohetes eso sí, podríamos decir que el argumento de Scathe, al menos por lo que hemos podido ver en esta demo, cabe en una servilleta, sobrando espacio. Básicamente un misterioso ser, el Creador Divino, nos conmina a bajar al infierno a recuperar un poderoso bastón que está en manos de su hermano. Hasta aquí puedo leer, no porque no quiera contaros más, sino porque es todo lo que se nos da.

Un infierno bastante laberíntico

Lo primero que me ha llamado la atención de Scathe es que no es una propuesta lineal. Ya desde su mismo inicio, y una vez hemos recogido el arma que se nos ofrece, se nos permite escoger entre tres caminos. Pronto descubriremos que el infierno está dividido en distintas zonas interconectadas y que dentro de algunas de ellas encontraremos a los poderosos enemigos finales. Está en nuestras manos decidir qué camino tomamos: contamos con un mapa que nos indica las salas que hemos visitado y que deberemos consultar para intentar optimizar nuestra travesía.

El Creador Divino es el misterioso ser que hace que bajemos al infierno

Dentro de cada una de las salas, Scathe se convierte sorprendentemente entre un híbrido de DOOM y Super Mario 64. Me explico: en cada uno de los niveles tendremos que conseguir hasta 6 runas, siendo este elemento clave para desbloquear el progreso en el juego. Algunas de ellas se verán claramente en el escenario, pero, de vez en cuando, tendremos que superar algún puzle para conseguirlas.

No penséis que estoy hablando de acertijos excesivamente complejos: la mayoría de los que me he encontrado se resuelven fácilmente observando el escenario y disparando a unos elementos ornamentales para elevar partes del terreno. Por lo que he podido jugar, el mapa de Scathe es grande y cuenta con una treintena de salas diferentes: no será necesario visitar todas, pero sí recomendable. En este aspecto el juego tiene ciertos tintes de rogue-lite. Si perdemos todas las vidas, volveremos a empezar pero no tendremos que ir en pos de las runas que ya habíamos conseguido ni de las armas que hayamos desbloqueado.

La runa está al fondo, pero nuestros rivales en Scathe no nos van a poner fácil conseguirla

Más demonios de los que puedes ser capaz de eliminar

Si creéis que Scathe va a dejarnos explorar a nuestro aire cada una de las salas, no podríais estar más equivocados. Estamos ante un auténtico festín de enemigos que, desde el primer minuto, vendrán insaciables en pos de nuestra alma. Dejando de lado a los típicos no muertos iniciales, pronto nos enfrentaremos a demonios armados con ametralladoras flamígeras o a unos indeseables seres voladores con una sorprendente capacidad de encontrar ángulos muertos desde los que lanzarte una ristra de bolas de fuego.

También nos toparemos con enemigos metálicos que, además de tener una coraza más dura que el resto, se esconden si nos acercamos demasiado. Por si fuera poco, en Scathe el tamaño sí que importa y lucharemos contra descomunales demonios que en otros juegos serían jefes finales, pero aquí aparecen a la vuelta de cada esquina.

Aunque lo pudiera parecer, este es solo un minijefe de Scathe

Por supuesto, de vez en cuando nos enfrentaremos a diferentes enemigos finales. La verdad, y dado que en esta versión actual del juego no se puede cambiar la dificultad, considero que la mejor estrategia, paradójicamente, es buscar el sigilo ya que un combate frente a frente acabará con una más que probable muerte. Al menos, os he avisado.

Un héroe con pocas herramientas, pero contundentes

Llegados a este punto quizá te estés preguntando: ¿qué podemos hacer nosotros para combatir esta amenaza? Pues hacer de tripas corazón, coger nuestra ametralladora y gastar balas como si no hubiera un mañana. Contamos con un disparo principal y otro secundario que podremos usar una vez pase un tiempo determinado: en el caso del arma inicial es una granada.

Si logramos superar distintas salas de Scathe podremos conseguir armas diferentes, como una que lanza rayos paralizantes a los enemigos, aunque en este caso la munición sí que es limitada y no abunda por los escenarios. Además, podemos hacer una embestida contra nuestros rivales para quitárnoslos de encima, aunque causa escaso daño salvo a los no muertos.

Una de las armas de Scathe nos permite lanzar rayos paralizantes

Nuestro personaje puede saltar, lo cual será de utilidad para los puzles que antes mencionaba. Eso sí, no es una mecánica que esté excesivamente depurada y ha causado alguna muerte que otra, sobre todo cuando se me ha exigido aterrizar en plataformas muy pequeñas. Afortunadamente contamos con 10 vidas: podremos encontrar amuletos por el escenario que nos otorgarán alguna oportunidad más así como con objetos que permiten recuperar la salud.

Frenético hasta decir basta

El ritmo que impera en las partidas de Scathe es brutal. Realmente, aunque sabes que lanzarte a tumba abierta al combate no es la mejor opción, hay algo especial y difícil de explicar que hace que matar demonios sea tan satisfactorio. No estamos ante un título sencillo, porque aunque seamos muy diestros apuntando, para lo cual recomiendo el uso del ratón, la propuesta nos lanza hordas constantes de enemigos y, a la larga, acabaremos cayendo.

Durante las cinco horas que he estado jugando a Scathe he podido advertir cierta variedad en los escenarios, lo que hace que el título se sienta fresco. Además, van apareciendo nuevos enemigos que servirán para completar un bestiario que parece más generoso que el de otras propuestas similares.

Este objeto nos permite entrar en una especie de frenesí los que somos casi invulnerables

El juego cuenta con modalidad para un jugador y cooperativo online, aunque no he podido encontrar partida para probar este último. En teoría nos permitirá crear equipos de hasta 4 jugadores con los que arrasar por el infierno: tengo muchas ganas de poder disfrutar de esta modalidad para dar su merecido a esos seres demoníacos.

Tan duro como bello: no podemos esperar para la versión final

Entrando en el apartado técnico, he de quitarme el sombrero ante el trabajo realizado por su equipo desarrollador. Quizá no tanto en cuanto al apartado artístico, sino en lo que a la enorme fluidez de la experiencia de juego, clave en una propuesta como esta. Nos enfrentaremos a decenas de enemigos sin notar un simple tirón, muestra del dominio de Unreal Engine 4 alcanzado por el equipo. No obstante, me gustaría destacar la iluminación y la potencia que emana de cada uno de los ataques.

¿Qué oculta este misterioso ser? Es uno de los misterios de Scathe

He de ser honesto. No me puedo quitar la melodía principal de Scathe de la cabeza. Un ritmo machacón acompañada de voces de ultratumba en un idioma que no reconozco pero que le sienta como un guante a la experiencia. A esto le sumamos efectos de sonido de los que son capaces de meterte en situación incluso antes de que aparezca el enemigo. Muy buen trabajo en este aspecto, sin duda.

Scathe quizá no tenga el nombre que otros representantes del género, pero os recomiendo encarecidamente acercaros a él, sobre todo si sois seguidores de la saga DOOM. No esperéis aquí narrativas complejas: esto va de diversión pura y dura. No tiene pinta de ser una propuesta sencilla de acabar, pero os aseguro que os vais a divertir por el camino.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí