Impresiones de Shadowverse Champion’s Battle (Switch). Una interesante fusión entre juegos de cartas y los RPG

Shadowverse

Shadowverse: Champion’s Battle está basado en el famoso juego de cartas con el mismo nombre, pero que en esta ocasión se combina con la estética anime y el JRPG para llegar de forma jugable a Nintendo Switch.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Como buena aficionada a los juegos de cartas que soy, conocía Shadowverse y había podido jugar a él anteriormente en PC. Sin embargo, ¡qué sorpresa ver que el título ha seguido creciendo, contando ahora hasta con su propio anime! Con la llegada de Shadowverse: Champion’s Battle a Nintendo Switch lo he retomado y ha sido un alivio ver que no estaba tan oxidada como creía gracias a su sencillo sistema de combate.

Podría definir a este proyecto, desarrollado por Cygames y distribuido por XSeed Games, como una mezcla entre Hearthstone y Yu-Gi-Oh: en esta versión encontramos que la trama del anime se entrelaza con el sistema tradicional dando como resultado jugable un híbrido entre juego de cartas y JRPG. ¿Qué tal le sienta esto Shadowverse? Te lo cuento a continuación.

Shadowverse: Champion’s Battle trae el juego de cartas a Nintendo Switch combinándolo con la estética anime

Una llegada inesperada

Para ser un juego de cartas en esencia, encontramos que Shadowverse: Champion’s Battle es un título muy narrativo, con mucho peso argumental y numerosas cinemáticas para contarnos la trama. De hecho, muchas veces este aspecto tiene más protagonismo que los propios combates en sí.

Siguiendo la trama del anime, nuestro personaje, hombre o mujer a nuestra elección, acaba de llegar a un instituto nuevo en el que pronto conoce a Hiro. Éste, aparte de mostrarse bastante amigable, es un aficionado a Shadowverse y junto a sus amigos tiene la idea de montar un club del mismo en el instituto. Esto le es permitido con una condición: el club tiene que ganar el torneo nacional si quiere continuar abierto. De esta manera, encontramos una motivación muy clara para justificar nuestro progreso y avance en la trama.

Impresiones de Encased

Como suele ocurrir en la gran mayoría de juegos JRPG, el inicio es algo lento. Nos vamos a hinchar a leer y escuchar diálogos, porque sí, el juego está doblado tanto en inglés como en japonés, y vamos a tardar en entrar en acción. La sensación de estar viendo un anime es casi total, ya que si pones la opción automática los diálogos se van pasando solos. Como he dicho antes, Shadowverse es profuso en cinemáticas e incluso contamos con un opening.

Una vez pasada la barrera inicial, los primeros combates serán bastante guiados a modo de tutorial. No es un sistema difícil de entender, pero para un recién llegado todo este prólogo inicial es necesario. Lo que sí que hay que tener en cuenta es que Shadowverse está en inglés y requiere cierto nivel para entender las mecánicas básicas de juego, así como todo lo que está pasando a nuestro alrededor.

Con la llegada de nuestro personaje al instituto, se inicia el club de Shadowverse

¡Hora del combate!

Shadowverse, como juego de cartas, es una propuesta bastante sencilla de entender y en este título sus mecánicas están perfectamente trasladadas. Tenemos una baraja compuesta por monstruos, hechizos y amuletos. En cada turno ganamos 1 acción que se va acumulando según avanzan los combates. Las cartas tienen coste de invocación o activación, así que en cada turno podremos ir sacando criaturas más fuertes. Por ejempo, en el primero solo podremos invocar cartas de 1 punto de coste, pero en el siguiente podremos tener de 2 y subiendo.

Los seres que invoquemos al campo de batalla no pueden atacar el turno que son llamados, pero Shadowverse es de los juegos que permite confrontar directamente al jugador aun teniendo monstruos en el tablero, por lo que a veces éste queda un poco de lado, sobre todo en los primeros combates. Aun así, es interesante acabar con ellos, ya que algunos tienen la habilidad de tener que atacarlos obligatoriamente. Cuando hemos de acabar con un enemigo, hemos de fijarnos en sus stats de ataque y defensa. Siempre que el ataque sobrepase a la defensa el enemigo caerá. Si los puntos de jugador llegan a 0, habremos perdido el combate.

Como decía es un sistema sencillo y bastante intuitivo. En un comienzo vamos con un deck prefijado, pero tendremos la oportunidad de adaptarlo o construir uno nuevo con las cartas que vayamos consiguiendo. Gracias a encadenar victorias o desde la misma tienda podremos ir aumentando nuestra colección.

Si la vida del jugador llega a cero habremos perdido el combate

Shadowverse en Nintendo Switch

A Shadowverse: Champion’s Battle la llegada a Nintendo Switch no le ha sentado nada mal. Sin embargo, no dejo de tener la sensación de que es un título ideado para otra plataforma en el momento que se nos abre todo el sistema de tiendas, eventos y alertas, estando pensado para tenernos cada día atentos a él si queremos progresar de verdad.

Como no podía ser menos, también permite la opción de jugar con amigos y combatir entre nosotros, pero da la sensación de que la verdadera experiencia de juego se diluye entre una trama que quizá se alarga demasiado. Esto quiere decir que es probable que, cuando la historia termine, se abandone el título, ya que la esencia del juego de cartas en que se basa no parece tomar todo el protagonismo que debería.

Tampoco parece sencillo poder jugar combates sueltos y rápidos si no nos encontramos en momentos muy concretos o traspasamos una barrera inicial de la aventura, por lo que la atención se acaba centrando más en la trama. Una historia que, por cierto, cumple con muchos clichés del anime de instituto con unos personajes arquetípicos reseñables y un tono bastante family friendly.

Parece que en Shadowverse: Champion’s Battle la trama de anime se superpone al juego de cartas en sí

Dos conceptos estéticos en Shadowverse: Champion’s Battle

Como ya se puede intuir, estéticamente Shadowverse sigue la línea del anime japonés en todo momento. Las cinemáticas están sacadas directamente de su versión animada y en los instantes de juego presenta una fusión entre este estilo y la exploración 3D que ya hemos visto en otros títulos como algunos de la saga Ace Attorney o Persona.

Sin embargo, el arte de las cartas se aleja de esta estética y adopta un estilo más oscuro y elaborado típicos de mundos de fantasía. Es una auténtica maravilla ver cada una de ellas ya que las ilustraciones son muy bonitas y aunque algunos personajes siguen un estilo más anime, son representados con un tono mucho más adulto que dentro del propio juego en sí. Van a dar ganas de coleccionarlas todas solo por lo bonitas que son.

Análisis de Human Fall Flat

Gráficamente Shadowverse funciona bien, no hay fallos reseñables, aunque tampoco vamos a encontrar unos gráficos de última generación. Los paisajes en ocasiones son algo poligonales, hay una clara distinción entre personaje y entorno y en sí hay poca interacción con los escenarios más allá de poder dialogar con la gente. No es un título puntero, pero no está mal presentado y en todo momento encontramos alguna música de acompañamiento que nos ameniza los instantes en que contamos con libertad de exploración.

Shadowverse: Champion’s Battle es una propuesta interesante, pero bastante conservadora

Veredicto

En términos generales Shadowverse: Champion’s Battle es una propuesta muy tradicional en su esencia. Nos presenta una trama basada en un anime con un sistema de juego similar a un JRPG, denso y muy narrativo. No es un problema, pero si tenemos en cuenta que venimos de un juego de cartas ya existente, el protagonismo de este no es el esperado en un inicio.

Una vez que entramos en combate, éstos son entretenidos y muy intuitivos queriendo ver más cartas y completar nuestra baraja cuanto antes. El ritmo no es todo lo frenético que podíamos esperar, pero si no tienes problema en ir viendo la historia, te vas a encontrar una propuesta interesante. Sin embargo, no puedo evitar pensar que Shadowverse funciona mejor en su versión original y que se ha convertido en una especie de Yu-Gi-Oh para llegar al público a través de otros medios, aunque ya era bastante popular en Japón.

Sin ser un mal juego, siento que lo que ofrece ya lo he visto antes de alguna manera y no ha conseguido engancharme porque presenta una trama que ya he experimentado demasiadas veces. Estaba deseando llegar a los combates, pero éstos, sin la historia, tampoco tienen mucho sentido. Creo que para un jugador menos curtido en anime y juegos de cartas puede funcionar bien, incluso para público más joven que yo.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch