Impresiones de The Blind Prophet

Impresiones de The Blind Prophet

Impresiones de The Blind Prophet

Si te has preguntado alguna vez como sería jugar a un cómic, eso es básicamente The Blind Prophet. Un videojuego del género aventura gráfica Point and Click creado por Ars Goetia. The Blind Prophet ha sido posible gracias a su financiación en Kickstarter, en la que han participado hasta 475 personas para conseguir una financiación de casi 13.000€.

Estas primeras impresiones están basadas en la versión de demostración que estaba disponible hasta hace unos días en Steam. Actualmente el juego solo está disponible en su versión completa para PC y Mac a través de la plataforma de Valve, itch.io y Gamejolt.

Aunque la versión demo que he jugado para hacer estas primeras impresiones está solamente en Inglés y Francés, la versión completa del juego ya está traducida al Español.

El primer contacto con The Blind Prophet es como abrir una novela gráfica

La guerra contra los demonios nunca acabará

The Blind Prophet nos coloca en un mundo distópico que recuerda a cómics como Hellboy o Sin City. Rodeados de demonios y almas corrompidas, el Apóstol Bartolomé ha llegado para luchar contra las fuerzas del Infierno, antes de que éstas se hagan con nuestro mundo. Los demonios no pueden ser eliminados por completo así que las fuerzas celestiales y sus doce apóstoles se ven obligados a combatir los poderes oscuros cada vez que estos renacen de sus cenizas.

El parecido de esta aventura gráfica con un cómic o una novela gráfica va mucho más allá del diseño de personajes o entornos

Pero algo ha cambiado desde la última vez que los apóstoles se reagruparon en la lucha contra los demonios, en esta ocasión alguien ha puesto en sobreaviso a los mismos de la llegada de Bartolomé. Así que tu deber no es solo vencer al mal, sino descubrir quién les está ayudando y porqué.

Aunque la sinopsis inicial puede resultar atractiva, en la misma demo los diálogos y personajes no tienen la fuerza suficiente como para atraparte en su historia y querer seguir jugando sin parar, al menos durante los 20-30 minutos que te puede durar su versión de demostración, no consigue esas ansias de continuar desengranando las interrogantes que plantea.

Los diálogos no siempre están a la altura de los detallados escenarios

El estilo de siempre de buscar y hacer clic

Como todo juego de Point and Click, cuando hablamos de jugabilidad nos centramos en los puzles. En estos mismos es donde primero le vemos las costuras al juego, ya que prematuramente cae en el recurso de probar aleatoriamente la interacción de objetos para poder avanzar en la partida. El propio juego incluso te incita a ello con un comentario específico cuando te pasas algunos minutos sin avanzar.

Si bien hay excepciones que intentan romper con la rutina clásica del sistema de apuntar y clicar, tales como minijuegos de habilidad con el ratón o acciones cronometradas, en general estas son solo anecdóticas y en algunas ocasiones molestas.

Debido al estilo artístico, los objetos cliqueables de la pantalla no se aprecian con claridad, por ello el juego incorpora una “visión del apóstol” que hace destacar los puntos de interacción en la pantalla con un destello purpura. Este mecanismo no está limitado a un número máximo de veces por pantalla o a un maná ficticio, de modo que lo puedes utilizar todo el tiempo.

Desde el punto de vista de la dificultad del juego esto es un error, ya que te puedes limitar a destacar los puntos en tu pantalla y probar todas las funciones como si estuvieras descifrando un captcha en lugar de prestar atención a la narrativa y tirar de ingenio para descubrir donde pueden estar los objetos útiles.

Las “cinemáticas” tienen un estilo de viñeta muy característico

La experiencia de jugar a un cómic

The Blind Prophet entra muy bien por los ojos. Con el predominio de los colores oscuros y el rojo, se tiñe la ciudad de Rotbork, creando una atmósfera sombría. El parecido de esta aventura gráfica con un cómic o una novela gráfica va mucho más allá del diseño de personajes o entornos, y es que los diálogos, las cinemáticas encuadradas en viñetas, los bocadillos o la tipografía de los comentarios cuando pasas el ratón sobre un objeto, están diseñadas de tal forma que parece que estás jugando a un cómic.

Cada lugar que visitas tiene su propia personalidad, con la decadencia y la perversión como hilo conductor durante todo el trayecto. Sin duda el apartado gráfico es de lo más destacado del título y uno de los pilares que sustentan la obra.

Lo mismo podemos decir del audio. La banda sonora de The Blind Prophet cumple con notable. Sin duda todo lo que se refiere al departamento artístico del juego es la única razón de peso que tiene el título para poder engancharte. El sonido ambiente y de los efectos te sitúa perfectamente en cada escenario y acompaña a la sórdida imagen de una ciudad que ha vivido años mejores.

Los comentarios están cerrados.