Impresiones de Valheim. Solo ante el peligro

Quizás no os suene su nombre, pero una vez que conozcáis Valheim, no os lo sacaréis de la cabeza

Quizás no os suene su nombre, pero una vez que conozcáis Valheim, no os lo sacaréis de la cabeza. 

Valheim es una propuesta indie de corte survival editado por Coffe Stain Publishing y desarrollado por el estudio Iron Gate AB. Pero seguro que os sorprendéis cuando os diga que en realidad detrás del título solo hay una persona, Richard Svensson, que, en mi opinión, ha llevado a cabo un trabajo descomunal.

Me enfrentaba a este título totalmente a ciegas. No había escuchado nada de él, tampoco investigué sobre el mismo antes de instalarlo y ponerme a jugar. ¿Craso error? Pues eso ya depende de cada uno: a mí me gusta ir lo más virgen posible a los juegos y disfrutarlos (o sufrirlos) en todo su esplendor.

Una declaración mortal de principios

En Valheim lo primero que ocurre es que morimos. Así, tal cual. Para qué andarnos con zarandajas y alargar lo inevitable. Empieza la partida y lo primero que veremos es un gigantesco DIED. En esa misma pantalla se nos cuenta un poco la situación en la que nos encontramos y lo siguiente que veremos es que somos transportados por un cuervo hormonado a una nueva tierra.

Análisis de Mortal Shell, el primer Souls-lite

¿El Valhalla? No, amigo, no. Aquí no te espera Odín en un gran salón celebrando tu gloriosa muerte. Si en la tierra moriste una vez, prepárate aquí para contar tus visitas a Helheim por decenas.

Acostúmbrate a morir, en Valheim eso ocurrirá muy a menudo

Desnudo y con un cuervo como única guía y que irá apareciendo cada vez que hagas o encuentres algo relevante, Valheim nos sitúa en mitad de un inmenso escenario generado proceduralmente que tendremos que recorrer, solo o acompañados, viviendo increíbles aventuras y muriendo mucho. Sí, no me voy a cansar de repetirlo.

Comenzarás tu aventura totalmente en bragas

Como en otros títulos del género, tendrás que comenzar a recolectar recursos desde el minuto uno en aras de tu supervivencia. Al comienzo encontraremos cosas sencillas como ramas, setas, bayas o piedras pero, si quieres llegar a prosperar en Valheim, más vale que te pongas las pilas. A los pocos minutos, si has logrado esquivar a los duendes del bosque, ya tendrás en tus manos las primeras herramientas: un hacha, una porra y un martillo. Cada una de ellas cubre las funcionalidades imprescindibles y desbloquea las mecánicas básicas del juego.

Tu inventario parecerá un bazar a los pocos minutos

El hacha, por ejemplo, sirve para talar y atacar a los enemigos. La porra tiene poco misterio pero ya te avanzo que te vas a cansar de utilizarla. Pronto verás que el martillo es la piedra angular ya que con él puedes crear todo. Y cuando digo todo, me refiero a una gran cantidad de objetos, armas y herramientas que nos permitirán mejorar el ataque, resguardarnos de los enemigos y desbloquear nuevos objetos para craftear.

Valheim te permite craftear multitud de objetos y edificios

Valheim te atrapa y no te suelta

Valheim es un comehoras, el típico juego en el que te sientas y cuando te das cuenta llevas 3 días sin comer atrapado en la experiencia. No sé si eso es bueno o es malo, pero de verdad que engancha. Y gran parte de la culpa la tiene su jugabilidad que, a pesar de que hay que pulirla un poco, es totalmente accesible y no peca de graves fallos incluso estando en versión beta. Engancha porque querrás explorar su vasto mundo lo cual te llevará muchísimas horas. Atrapa porque sobrevivir es un reto y este tipo de desafíos tienen ese no sé qué que te impulsa a continuar jugando, aunque hayas muerto 15 veces.

Impresiones de Grounded

Es que Valheim te retiene hasta por su música: hay momentos en los que me he quedado quieto en el bosque simplemente escuchando la banda sonora del juego. Eso sí, tampoco te despistes mucho que los enemigos están al acecho.

Agáchate cuando veas algo sospechoso, sobre todo en el bosque

Valheim se rige también por un sistema de habilidades o skills que mejoran con el uso. Al inicio de la partida apenas podemos correr unos breves segundos pero esto cambia al llevar algunas horas y ya has utilizado la habilidad de correr unas cuantas veces. Lo mismo ocurre con el resto: talar, pelear, ir agachado, nadar, saltar… No creáis que esto es todo lo que puede hacer nuestro personaje: seguro que me dejo alguna acción disponible que habrá que descubrir.

Aunque el título está pensado para ser jugado junto a otras personas, también podemos iniciar nuestra andadura en solitario. Eso sí, en este modo la soledad es extrema y la dificultad de los desafíos se multiplica. ¿Te vas a atrever?

¡CORREEEEEEEEEE!

Si tener un vasto mundo por explorar, bosques habitados por duendes poco acogedores, el frío, el hambre y puede que el ataque de otros jugadores te parece poco, Valheim nos tiene preparadas numerosos retos en los cuales nos enfrentaremos a magníficos enemigos para obtener grandes recompensas. Para acceder a ellos tendremos que localizar a lo largo y ancho del mundo distintos templos y altares. Algunos darán inicio a un evento al acercarnos y nos otorgarán una recompensa al superar el combate; otros requerirán de objetos específicos para dar comienzo al evento.

Técnicamente a la altura de lo que necesita

Me ha llamado la atención la extensión y variedad de biomas del escenario. Durante mis andanzas por el mundo de Valheim me he encontrado extensos e impenetrables bosques, mares, cumbres montañosas, gélidos valles y zonas pantanosas. Todos ellos están excelentemente recreados, muy inmersivos y contando con su propia fauna, flora, recursos y enemigos. Se supone que hay desiertos, pero no he tenido la suerte de encontrarlos por el momento.

La inmersión es uno de sus puntos fuertes

En el apartado gráfico la obra no trata de ser fotorrealista ni mucho menos. Casi me atrevería a decir que en ese aspecto bien podría ser un título lanzado para Nintendo Switch (sin menospreciar a la consola, es para que os situéis) pero tampoco desentona con lo que se puede esperar de una propuesta en 2020.

Aunque no soy aficionado a este género, Valheim me ha sorprendido gratamente. Quizá para avezados jugadores de survivals o aquellos que lleven 1000 horas en No Man’s Sky este juego no les parezca nada del otro mundo pero a mí su temática nórdica, su música y su propuesta me han resultado de lo más entretenidas. Sobre todo, cuando me paro a pensar que todo esto lo ha hecho, y continúa desarrollándolo, una sola persona.

Estoy deseando que salga la versión final de Valheim para echarle un nuevo vistazo y, quién sabe, perderme en su mundo.