Impresiones de Zombie Cure Lab (PC). Un curioso juego de gestión y supervivencia zombie.

Zombies y gestión de colonias se juntan en Zombie Cure Lab, una propuesta diferente que los amantes del género disfrutarán.

Zombie Cure Lab

Zombie Cure Lab es un juego de gestión y supervivencia zombie diferente. Nuestra misión no es matar a los zombies que intentan abrirse paso hacia el interior de nuestra base, sino congelarlos para tratarlos y conseguir que vuelvan a ser humanos. Con esta premisa tan diferente, este juego independiente desarrollado por Thera Bytes GmbH y publicado por Aerosoft GbmH pretende hacerse un lugar en las bibliotecas de Steam de los usuarios de PC que tantos juegos de estrategia han jugado ya.

Aerosoft ha publicado videojuegos de simulación y de gestión en PC enfocados a un público muy concreto. Casi de nicho, que suelen dedicarse casi en exclusiva a jugar este tipo de géneros. Desde simuladores de camiones, pasando por uno de policía o de casinos, es una editora especializada en la distribución de juegos de simulación y gestión independientes.

Zombie Cure Lab
Tendremos que decidir antes de nada la localización de nuestro laboratorio.

Convirtiendo a los no muertos en simples mortales

Esta vez no va a ser una excepción para Aerosoft, que tiene entre manos Zombie Cure Lab, una propuesta gestión, supervivencia y estrategia para los usuarios de PC interesados en este tipo de productos. Eso sí, esta vez llega con un giro diferente para que no dé la sensación de ser algo que ya has jugado anteriormente.

Zombie Cure Lab nos puede recordar a juegos como Frostpunk o Cities Skylines y la verdad es que no va muy desencaminado. Cierto es que resulta mucho más sencillo y centrado que estos en lo que quiere hacer, que el jugador construya una base de científicos que curan zombies, pero sus referencias están claras. Como es típico en este tipo de juegos, deberemos gestionar una serie de recursos, como madera, electricidad y, por supuesto, las personas que trabajan en cada puesto y sus necesidades (comida, sueño, etc.).

Tendremos que instalar defensas, estar atentos a las necesidades de los científicos y recolectar recursos.

Al principio, podremos elegir entre distintas localizaciones para nuestro laboratorio para curar zombies. Esto es típico de los juegos de gestión en los que aparece un mapa general con diversos lugares para iniciar partidas distintas y que no sea tan monótono. Una vez elegido el sitio, nos saltará el tutorial de qué cosas debemos hacer primero, dándonos cierta libertad para construir más cosas si así queremos. Parece un acierto, ya que deja al jugador experimentar sin bloquear las opciones como hacen otro tipo de títulos de gestión.

Zombie Cure Lab es más profundo de lo que su estética podría sugerir

Una vez empiezas a ahondar en las opciones, te das cuenta de que Zombie Cure Lab es más complejo de lo que su estética sencilla y casi autoparódica da a entender. Hay gran variedad de frentes que cubrir: recolección de recursos, construcción de puestos por cuadrículas, defensa de muros, gestión de personal, etc. Las cosas por hacer son tantas, como ya es común en este tipo de juegos, que es difícil aburrirse. Acabas con una tarea y ya tienes tres más para completar.

Una vez montado el campamento, deberemos asignar tareas y gestionarlo todo.

Zombie Cure Lab es un juego que puede resultar agobiante si no sabes muy bien qué tienes que hacer, algo a lo que no ayuda el hecho de que se encuentra solo disponible en inglés y aún se encuentra en desarrollo, por lo que faltan algunos cuadros de descripción y explicaciones. Esto no quiere decir que no se pueda avanzar si pones un poco más de tu parte, pero sí que es complicado en algunas ocasiones.

Exigente en lo jugable y en lo técnico

Gráficamente es sencillo, pero efectivo. Los personajes son cabezones y de ojos saltones, una seña de identidad que es bastante desenfadada y encaja con este tipo de juego. Las construcciones son fácilmente identificables y el menú resulta bastante intuitivo, cosas que se agradecen ya que hacen de Zombie Cure Lab un proyecto más disfrutable. Faltan las opciones gráficas típicas con las que personalizar, pero puede que sean añadidas en el lanzamiento final del título, ya que es una versión de prueba.

Zombie Cure Lab
Los zombies vienen de noche y se van de día, generando una dinámica útil para la gestión.

El sonido es algo errático, con ocasiones en las que se escuchan efectos y otras en las que parece que esté el juego en silencio. Tampoco tiene una banda sonora ni nada que se le parezca. Una vez más, esto se podría deber a que es una versión temprana de Zombie Cure Lab.

Zombie Cure Lab un juego que puede llamar la atención de los aficionados a los juegos de gestión de colonias, estrategia y gestión en general. Tiene todas las características típicas de un juego de gestión de PC para enganchar a sus aficionados, así como una premisa algo diferente que resulta fresca. Aunque aún se encuentre en un estado algo verde, puede salir algo decente si desde Thera Bytes GmbH entienden lo que tienen entre manos y cuáles son los aspectos a mejorar.

No podemos matar a los zombies, tendremos que congelarlos y curarlos.

Requisitos y fecha de lanzamiento prevista de Zombie Cure Lab

A modo de curiosidad, llama la atención los requisitos del juego, que son muy dispares entre los mínimos y los recomendados. Para mínimos pide una gráfica GT1030 de NVIDIA, que es de gama baja, pero para recomendados pide una GTX 1660 Super que se podría considerar gama media, pero bastante más moderna.

Además, el juego utiliza todos los recursos disponibles de la tarjeta gráfica, por lo que he tenido que bloquear manualmente los fps a 60, algo que no me explico con un juego de este estilo, la verdad. Probablemente se deba a que aún está en desarrollo y se trata de una versión temprana, por lo que podría cambiar de cara al lanzamiento final.

Ya queda menos para el lanzamiento final de Zombie Cure Lab, que se prevé para este mismo año 2022. De momento, nos quedamos con que es un juego entretenido si te interesan los juegos de gestión de PC y quieres probar algo diferente de la mano de una distribuidora con experiencia en el género.