Impresiones de Drift 21

Impresiones de Drift 21

Impresiones de Drift 21

El estudio polaco ECC Games S.A., de la mano de 505 Games como editor, nos trae su nueva propuesta y vuelven a repetir con un simulador vinculado al mundo del motor. Tras su éxito con Car Mechanic Simulator, han demostrado conocer bien al público al que se dirigen y Drift 21 sigue su estela, pero ampliando la experiencia. Actualmente el juego se encuentra en desarrollo, aunque podemos hacernos ya con él como acceso anticipado en Steam.

Si bien no contamos con una versión final, nos ofrecen una clara idea de lo que cabe esperar y las constantes actualizaciones van añadiendo contenido hasta la fecha oficial de lanzamiento, aún por determinar.

Quema los neumáticos sin piedad y no pierdas el control

Normalmente hemos visto el drifting como un accesorio más a la jugabilidad en los juegos de conducción, en ocasiones de forma más anecdótica y en otras con mayor relevancia, pero ha llegado el momento en el que esta disciplina acapare todo el protagonismo, ocupando el eje central y en lugar de tener que pensar en nuestro cochazo como una máquina capaz de adaptarse a cualquier circunstancia, nos enfocaremos en modificarlo y ajustar sus parámetros para conseguir los derrapes más espectaculares que podamos realizar.

Aunque partimos de la premisa de que ECC Games es un estudio modesto, ha puesto su mejor esfuerzo para que Drift 21 de la sensación de estar ante un triple A con un apartado gráfico que pretende lidiar con sus competidores más laureados, aún así se le ven las costuras. Todos los coches, piezas y circuitos cuentan con licencias oficiales de múltiples marcas reconocidas y modelados hasta el más mínimo detalle, que harán las delicias de los más puestos en este mundillo.

Si no sabes nada de mecánica aprenderás a la fuerza

¿Preparado para mancharte las manos?

Para tunear nuestros coches actuaremos como un mecánico en nuestro garaje, en el que tendremos a nuestra disposición todos los utensilios de la profesión, cabina de pintado, elevador, máquinas para equilibrado de ruedas y mucho más.

Drift 21 va varios pasos por delante de los meros ajustes en una interfaz como hacen la mayoría de simuladores, para poder garantizar el mejor rendimiento de nuestra máquina de devorar asfalto tendremos que tener en cuenta múltiples factores, como la compatibilidad entre piezas de un mismo sistema o el orden correcto para desmontar un motor.

Debo confesar que lo más cerca que estado de la mecánica, ha sido cambiar la rueda de mi coche, por ese pinchazo que te deja tirado a mitad de camino al trabajo y es muy abrumador el verte rodeado de piezas de todos los tamaños y formas, que no sabes para que sirven. Pero no hay nada que temer, vamos de la mano de un asistente. Han pensado en aquellos que no tienen ni idea como yo y constantemente nos explican que es cada pieza y donde debemos ponerla, así como que es lo que está fallando en nuestro montaje y como solucionarlo.

Un incontable número de piezas para construir el coche de tus sueños es lo que nos ofrece Drift 21

El control está bastante bien conseguido, las físicas y los sonidos en Drift 21 se adaptan a la configuración de nuestro vehículo, de un modo muy aproximado a cómo reaccionaría en la realidad, demasiada potencia nos dificulta el manejo o ruedas excesivamente anchas nos impedirán trompear con exactitud. De primeras cuesta pillar el punto, pero tras practicar un poco iremos acostumbrándonos a conducir en los circuitos preparados para esta disciplina. Para conducir podemos escoger entre ratón y teclado, mando o si somos entusiastas un volante y pedales, el título da soporte a varias marcas como Logitech o Thrustmaster.

Es alucinante como rugen los motores en Drift 21, se nota el trabajo de documentación que la gente de ECC Games ha efectuado para transmitir las sensaciones de aceleración, velocidad y derrape a través de los sonidos. Tener entre las manos un Mazda deportivo recién salido del concesionario es una gozada, pero se te dilatarán las pupilas cuando empieces a modificarlo con piezas de competición  y te pongas al volante, los petardeos del tubo de escape, el traqueteo de la caja de cambios al subir de marcha o ese chillido estridente de las ruedas al derrapar, son algunos de los sonidos que nos meten de lleno en la acción.

Retira la caja de cambios primero para sacar el motor, no la líes

Pero todo este despliegue de sonidos inmersivos choca con la falta total de ambientación en el modo taller, la ausencia de música o una radio en la que podamos seleccionar emisoras con distintos estilos de música que nos amenice nuestro trabajo, es un agujero a rellenar.

Para poner a prueba nuestra habilidad al volante en Drift 21 tenemos tres modos de juego. El primero consiste en ponernos sobre la pista libremente sin penalizaciones, sirve para probar las modificaciones que hemos hecho y recrearnos con nuestro coche. En Solo Run nos marcaran unos objetivos a completar para ganar los puntos que podremos gastar en nuevas piezas cuando vayamos al taller, por último una contrarreloj que no sólo se limita a superar una distancia en tiempo récord, si no que tendremos que hacer derrapes en cada curva, cuanto más tiempo duren y espectaculares sean más puntos conseguiremos.

La potencia sin control no sirve de nada en Drift 21

De momento no cuenta con ningún modo competitivo online ni local, pero debo insistir en que estamos en early access. El desarrollo continua y ECC Games sigue trabajando para traer más contenido.

Actualmente Drift 21 se encuentra calentando motores, pero con una base sólida con grandes cotas de calidad y aunque esto no ha hecho más que empezar, sí se siente que evoluciona a buen ritmo y puede desmarcarse de sus competidores. Un simulador a seguir con interés por los amantes de las cuatro ruedas.