Impresiones finales de Resident Evil Re:Verse (PS5). Una idea interesante lastrada por una mala ejecución

Héroes contra villanos, posibilidad de convertirnos en monstruo, parece que Resident Evil Re:Verse tiene todos los ingredientes para triunfar ¿Lo habrá conseguido?

Resident Evil village

Celebrar el aniversario de una saga con tanta solera como Resident Evil es complicado. Con tantos títulos en su haber y una legión de millones de seguidores, resulta complicado estar a la altura de las expectativas. Lo que suelen hacer las compañías es lanzar recopilatorios de los juegos mejor recibidos o lanzar una nueva entrega con guiños al pasado. 

En este caso, Capcom quiso conmemorar el 25 aniversario de la franquicia con Resident Evil Re:Verse, una propuesta multijugador en la que héroes y villanos icónicos de la saga se enfrentarían en duelos a muerte. La idea en sí es un poco rara porque supone mezclar en un mismo escenario a protagonistas y villanos de distintas épocas pero bueno, dejémoslo de lado porque tampoco es Resident Evil la saga más coherente y los deus ex machina vienen bien de vez en cuando en aras de la diversión.

El problema vino cuando el título, que se iba a lanzar en 2021, fecha del aniversario, sufrió un retraso de año y medio debido al descontento respecto a la versión que se mostró hace ya casi dos años. Capcom ha tenido tiempo para intentar arreglar el desaguisado y por fin Resident Evil Re:Verse está a la venta como parte de Resident Evil Village. ¿Habrá sido suficiente este tiempo para convertir una idea mínimamente prometedora en un buen juego? Os lo contamos en estas impresiones.

Resident Evil Re:Verse nos propone enfrentamientos entre personajes icónicos de la saga

La delgada línea que separa al héroe del villano

Si hay algo que me gustaría destacar de Re:Verse es su gran accesibilidad. Es muy fácil de jugar, se encuentra partida de manera rápida y en pocos segundos ya estarás en el fragor de la batalla. Vemos a nuestro personaje en tercera persona y nos movemos con libertad por unos escenarios medianamente amplios y que representan icónicos lugares de la saga. En este momento podemos disfrutar de dos de ellos: la icónica comisaría centro de la trama de Resident Evil 2 y las inmediaciones de la casa de los Baker, esa entrañable familia que conocimos en Resident Evil 7.

Nuestras capacidades ofensivas dependen del personaje que controlemos y están asociadas a su personalidad. Por ejemplo, Chris se lanza con ganas al combate cuerpo a cuerpo mientras Claire ataca a distancia usando un arco. Cada uno de los protagonistas cuenta con dos habilidades especiales activadas con los gatillos: no podemos usarlas a discreción ya que cuentan con el típico tiempo de cooldown. He de decir que algunas de ellas, como el gancho de Chris, son tan poderosas como difíciles de encajar en el enemigo, lo cual me ha generado cierta frustración.

Resident Evil Re:Verse nos propone revisitar escenarios icónicos de la franquicia, como la comisaría de Raccoon City

El objetivo de la partida es obvio: eliminar el mayor número de adversarios posibles, premiándose las bajas sucesivas y completar nuestra venganza. Porque sí, vamos a morir y mucho en Resident Evil Re:Verse, pero esto quizá sea lo mejor de la experiencia ya que en este caso reapareceremos en forma de monstruo y aquí es donde brilla la propuesta.

Hacer el mal resulta tan divertido

Sí, Resident Evil Re:Verse nos permite ponernos en la piel de icónicos villanos de la franquicia como Némesis, un súper Tyrant o el patriarca de los Baker. Es con ellos cuando damos rienda a nuestros más bajos instintos y buscamos destruir todo lo que podamos con nuestras habilidades especiales. He disfrutado como un niño usando las guadañas de Jack Baker o pegando inmensos saltos con el Tyrant para arrear guantazos a los rivales.

He de confesar que eliminar rivales a guadañazos es divertido

No obstante, convertirnos en estos seres no es inmediato. Antes habremos tenido que coger unos viales que, al ser humanos, nos dotan de mayor potencia de fuego. En el caso de caer en combate, el número de ellos que hayamos recogido determinará en quién nos convertiremos. Si no hemos recogido ninguno, tomaremos la forma de un cazador gamma o de un holomorfo. Respecto a este último, no es que sea muy poderoso pero cuenta con la habilidad de autodestrucción que puede causar estragos. Por cierto, según va pasando el tiempo en la partida el juego nos premia con armas poderosas y aumenta el número de viales disponibles, buscando un clímax final espectacular.

Las partidas de Resident Evil Re:Verse tienen una duración de cinco minutos y, la verdad, acaban por hacerse cortas. Es cierto que el sistema de respawn no me ha parecido especialmente justo ya que a veces te hace reaparecer en medio de tres enemigos y la nueva muerte es inminente. Tampoco me ha convencido mucho el matchmaking, aunque es justo comentar que en el período de prueba concurrían betatesters de la compañía con mucha más experiencia que yo.

Cinco minutos dan para muchas muertes en Resident Evil Re:Verse

La poca variedad de contenido arruina una propuesta que podría ser divertida

El mayor problema que tiene Resident Evil Re:Verse en este momento es el poco contenido que ofrece al jugador. Seis personajes humanos a elegir y cinco villanos en que transformarnos son pocos, pero es más grave la escasa variedad de escenarios los cuales, por cierto, no es que estén muy inspirados. Capcom ha prometido más contenido pero debería implementarlo de manera urgente si no quiere que el público que entra ahora salga rápido debido a que no tenga nada nuevo que experimentar.

En cuanto a progresión, Resident Evil Re:Verse cuenta con un pase de batalla que nos permite ir desbloqueando elementos cosméticos y algún item. Hay una parte gratuita y otra de pago: para ir subiendo de nivel hemos de superar ciertos retos como lograr un determinado número de bajas consecutivas o, por ejemplo, recorrer 200 metros haciendo esquivas con un personaje concreto. 

Resident Evil Re:Verse nos propone completar un serie de desafíos como parte del pase de batalla

Mejoras en un apartado técnico tan robusto como anticuado

Respecto al apartado técnico, lo más reseñable es que se ha dejado atrás ese aspecto cercano al cell-shading con el que debutó, apostando por un estilo más realista y coherente con lo visto en las entregas principales de la saga. No destaca Resident Evil Re:Verse por sus gráficos, claramente a nivel medio de la generación anterior, pero sí por el diseño de los personajes y por la robustez en cuanto a tasa de fotogramas.

Nada a reseñar del apartado sonoro más allá de melodías espídicas buscando alentar nuestros instintos asesinos y efectos sonoros adecuados. El título viene traducido al castellano pero no cuenta con doblaje a nuestro idioma, aunque no es que sea un juego profuso en cuanto a líneas de diálogo.

Siempre quise ser un Super Tyrant, lo confieso

A modo de resumen, he de decir que me lo he pasado bien en mis partidas a Resident Evil Re:Verse, sobre todo cuando he asumido el rol del Tyrant o de Jack Baker. El problema viene que una vez que he jugado dos o tres horas siento que ya he visto todo lo que el juego me puede ofrecer y no he encontrado nada más allá que el pique personal de subir de nivel para seguir jugando.

Esto es un problema grave y que puede hacer que una propuesta entretenida y sin demasiada ambición más que divertir caiga en el olvido antes de que siquiera haya hecho impacto. Esperemos que Capcom tenga paciencia y presteza para alargar la vida de un producto que, de momento, es una mera promesa parca en contenido.