Impresiones de Lemnis Gate (PC). Viviendo el efecto mariposa en primera persona

Lemnis Gate

Lemnis Gate nos enseña cómo dos géneros como el first person shooter y los combates por turnos pueden maridar en una experiencia tan original como divertida.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

La vida adulta nos enseña, a veces de manera más dura de la que necesitamos, que las acciones que realizamos tienen consecuencias. Muchas veces nos arrepentimos de decisiones que hemos tomado o imaginamos futuros alternativos a lo que estamos viviendo. En todo caso son meras hipótesis que nos permiten fantasear con lo que podría ser y que quizá no sea.

Esta introducción, algo metafísica, perdonadme, sirve para ilustrar un poco la mecánica básica que rodea a Lemnis Gate, un originalísimo título que hemos podido probar gracias a la amabilidad de sus desarrolladores Frontier Foundry y su distribuidora Bandai Namco. Si os dejáis llevar pantallas estáticas quizá podríais pensar que estamos ante un FPS más de tantos que abarrotan el mercado, pero no os equivoquéis, la parte de shooter es quizás la que menos importa en la experiencia.

Análisis de Cris Tales

Si hubiera que definir de manera breve este Lemnis Gate sería como un juego de estrategia con mecánicas de combate FPS y que muestra la acción en 4 dimensiones. Sí, he dicho cuatro, porque aquí también nos movemos en un cuarto eje temporal. La secuenciación de las acciones no es la que podríamos esperar y a la que estamos acostumbrados, sino que viviremos una y otra vez períodos de 25 segundos en los que tendremos que realizar distintas acciones con cada uno de los miembros de nuestro equipo.

En Lemnis Gate viviremos los 25 segundos más intensos en mucho tiempo

25 segundos que lo cambian todo

Porque sí, aunque la victoria o la derrota se decide en tan breve período de tiempo, no creáis que las partidas de Lemnis Gate duran tan poco. De hecho, viviremos tantas veces esos 25 segundos como miembros tengamos en nuestro equipo. El turno básico de juego funciona de la siguiente manera: una vez escogido el personaje que manejaremos, tendremos que darnos prisa en cumplir el objetivo específico de la partida (recoger un ítem especial, capturar otros) o evitar que otro que lo haya hecho “antes” lo consiga.

Me explico. Si somos los primeros en actuar, podremos hacer lo que nos venga en gana, pero, a partir de ahí, los siguientes en entrar en acción tendrán conocimiento de todo lo que hicieron aquellos que ya pasaron antes por ese bucle temporal. En este caso, tendremos que decidir si seguimos en pos de conseguir nuestros objetivos o, por ejemplo, eliminamos a aquel rival que evitó que un compañero nuestro consiguiera, de manera efectiva, lo que realizó en su turno.

Gracias a nuestro dron, sabremos los movimientos que se hayan realizado en los turnos anteriores

Pongo un breve ejemplo: el personaje 1 del primer equipo consigue el objetivo A antes de que acaben los 25 segundos. A continuación, entra en acción el personaje 2 del otro equipo que decide eliminar al personaje 1 antes, lo cual impide que éste logre su objetivo. Ahora, cuando entra en escena el personaje 2 del primer equipo, puede hacer que su compañero complete efectivamente su propósito si es capaz de eliminar a aquél que lo impidió previamente. En este caso, la línea temporal que estableció el primer personaje seguirá su curso.

Esto logra que las partidas de Lemnis Gate sean completamente impredecibles ya que no sabremos hasta el final si las acciones que efectuamos con los componentes de nuestro equipo se harán realidad y viviremos en constante tensión tratando de decidir si nos conviene lograr cumplir con todos los objetivos o si nos basta con lograr unos pocos mientras vamos anulando todos los intentos del rival.

Las partidas de Lemnis Gate son completamente impredecibles y se suelen decidir en el último momento

Y, cuidado, puede que alguna de las acciones realizadas en turnos anteriores (por ejemplo, que se detone un explosivo) nos afecte en el actual impidiéndonos hacer nada. Quizá pueda parecer un lío explicado en texto, pero os aseguro que en la práctica es mucho más sencillo de lo que parece y, además, el título ayuda a que tengas toda la información a tu mano.

Antes de empezar cada uno de los turnos de Lemnis Gate podremos sobrevolar la escena con un dron que nos permitirá ver quién está haciendo qué en cada momento, pudiendo predeterminar el camino que tomaremos y a quién eliminaremos para hacer que nuestros planes sigan como habíamos pensado. Además, contamos con una útil línea temporal que muestra en qué instante se ha logrado cada objetivo, lo cual nos sirve para calcular el tiempo que tenemos para intervenir y cambiar (o no) el devenir de los hechos.

Puede que algunas de las acciones en turnos anteriores nos impidan actuar. En ese caso, nos transformaremos en una suerte de fantasma

He mencionado previamente que contamos con un grupo de héroes a los que controlar, pero, realmente, poco podemos decir sobre qué les ha unido ya que nada sabemos de la trama de Lemnis Gate (tampoco tiene pinta de que vaya éste a ser un aspecto capital en la versión final). Se nos cuenta que somos un grupo de operadores que luchan en distintos planetas alrededor de la tierra en un futuro bastante lejano. En esta versión de prueba hemos tenido acceso a 7 operadores distintos, cada uno con un rol específico que les otorga una habilidad especial y un armamento diferente.

7 héroes tan distintos como necesarios

El Kapitan (Roksana) cuenta con un fusil automático y puede lanzar una granada de fragmentación. El conocido como Golpe Letal (Kentaro) se encarga del armamento pesado, atacando con el poderoso Erradicador y pudiendo colocar unas muy útiles minas de proximidad. Toxina (Ruolan) permite lanzar ataques tóxicos a los rivales gracias a su poderoso cañón tóxico, contando con una habilidad especial que le permite teletransportarse al lugar donde logre impactar un proyectil específico.

Además de los tres mencionados, en Lemnis Gate podemos escoger a Vendetta (Taara), ideal para aquellos que gustamos de disparos directos y certeros con la escopeta; además, permite desplegar una útil torreta de ataque que busca y ataca automáticamente a los enemigos cercanos.  KARL (el robot KR-L95) aporta el toque original al plantel, contando con un poderoso rayo de precisión con el que freiremos a los adversarios, así como con la posibilidad de generar un orbe de protección con el que resguardarnos de los ataques enemigos mientras su resistencia le permita aguantar.

El Ariete (Julio Cruz) será nuestra elección si queremos atacar a distancia gracias a su rifle francotirador y, si deseamos escapar rápidamente de las acometidas de los enemigos, podremos usar su arma secundaria para ralentizar el tiempo durante unos instantes. Finalmente, si necesitas de velocidad para lograr tus objetivos, Acelerón puede ser tu mejor opción ya que cuenta con dos pistolas (llamadas Despedazadoras) con las que atacar rápidamente a los enemigos y con una habilidad especial que le permite recorrer grandes distancias en un breve instante de tiempo.

Podremos escoger entre los siete personajes disponibles en cada turno. Eso sí, una vez los usemos, nos despedimos de ellos hasta la siguiente ronda

Es importante conocer a todos y cada uno de los personajes de Lemnis Gate si queremos tener éxito en nuestras partidas. En cada uno de los turnos podemos escoger a uno de los siete personajes mencionados, pero, una vez los usemos, ya no estarán disponibles para el resto de la partida.

Tendremos, por tanto, que estudiar muy atentamente las habilidades de cada uno y dosificarlos de manera que, por ejemplo, dejemos a Acelerón para el final si tenemos que eliminar rápidamente a ese rival que va a hacer que todos nuestros planes se vayan al traste. Creedme si os digo que las partidas de Lemnis Gate no se deciden hasta el último momento y que no hay que dar nada por sentado, lo cual hace que siempre tengamos esperanza de hacernos con la victoria.

Poco pero interesante contenido inicial

En Lemnis Gate contamos con cuatro tipos de partida: Recuperar ME (donde habrá que recoger determinados objetos del escenario y llevarlos al punto de control), Dominación (en el que tendremos que disparar a unos aceleradores para activarlos y controlarlos), Búsqueda y Destrucción (en el que tenemos que eliminar uno o más reóstatos para ganar mientras que el otro equipo ha de defenderlos) y el clásico Deathmatch. No hemos podido probar los dos últimos de cara a la preparación de estas impresiones.

Uno de los dos modos disponibles de Lemnis Gate consiste en recoger una bola especial y llevarla después a nuestra base … si nos dejan

Una vez elegido el tipo de partida, es hora de escoger el escenario en la que ésta transcurrirá. De momento contamos con cuatro entornos diferentes (Quimera, Arboleda, Cantera y los Pozos Tectónicos). Debido a las restricciones temporales que tenemos para recorrerlos, no necesitan de ser especialmente amplios, aunque gozan de bastante verticalidad que tendremos que usar en nuestro favor de cara a eliminar a aquellos miembros del equipo rival que se interpongan en nuestro camino.

Una vez tomadas las decisiones de tipo de partida y escenario, es momento de que comience la batalla entre los dos equipos (rojo y azul): cada una de ellas consta de dos rondas, determinándose el vencedor a partir de puntos conseguidos por objetivos logrados o por enemigos derrotados en cada uno de los bucles. El título permite competir contra otro jugador o formar equipo para enfrentarse a otros dos (intercalándose entre turnos o compitiendo juntos). Lamentablemente no hemos podido probar el multijugador online, que es donde estará la salsa de esta propuesta, pero sí que hemos podido disfrutar de partidas en el modo sin conexión.

De momento hay 4 escenarios diferentes, del tamaño justo para la experiencia que propone Lemnis Gate

Entrando ya en el apartado técnico, no es Lemnis Gate un título que vaya a destacar por su aspecto gráfico, lo cual no quiere decir que se vea mal en absoluto. El esfuerzo de los desarrolladores (además de en crear unas mecánicas realmente innovadoras) parece haber estado en el diseño de cada uno de los personajes, contando todos ellos con rasgos distintivos y con un trasfondo propio bastante misterioso. Lo importante en estos casos, y que esta propuesta cumple a la perfección, es que la acción sea y se vea fluida y, repito, no podemos ponerle ninguna pega en este sentido.

El apartado sonoro recoge los tropos del género, mostrando melodías levemente genéricas que sirven para acompañar esta experiencia tan adrenalínica pero, a la vez, tan pausada. Lemnis Gate está completamente traducido al castellano, pero, al menos en esta versión, no cuenta con doblaje a nuestro idioma.

Lemnis Gate cuenta con siete personaje diferentes que tendremos que dominar si queremos tener esperanzas de victoria

Creo que Lemnis Gate es uno de esos casos en que las palabras de este analista no bastan para describir esta experiencia, pero creedme si os digo que es una de las propuestas que me ha sorprendido más en los últimos tiempos y que tengo muchas ganas de poder disfrutar de la versión final y competir con y contra mis amigos.

Análisis de Ender Lilies

Quizá pueda parecer que siete héroes y cuatro escenarios son pocos, pero los desarrolladores han prometido dotar continuamente de contenido a este título que se lanzará al mercado el 28 de septiembre en todas las plataformas de la actual y pasada generación, además de PC, formando parte del Game Pass desde el mismo día de su lanzamiento. Será el tiempo, y el trabajo de los desarrolladores, los que dirán si Lemnis Gate logra crear una comunidad de jugadores robusta y longeva que permita que esta original propuesta perdure, contrario a la brevedad de sus rondas, en el tiempo.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch