Itch.io: Una plataforma para la experimentación en el videojuego

Itch.io

Itch.io es un lugar poco conocido, pero con mucho talento por descubrir.

Probablemente cuando hablamos de plataformas de distribución digital pensamos directamente en Steam, y quizás con algo más de conocimiento se nos vendrá a la mente GOG, bueno eso hasta la reciente llegada de la Epic Store. Pero curiosamente existe otra plataforma que pasa más desapercibida y que lleva un buen tiempo de funcionamiento. Una que se presenta como una opción bastante peculiar. Por ello, toca hablar de Itch.io, un lugar donde crece la experimentación en el videojuego, a través de los juegos independientes.

Itch.io: Un espacio sin limitaciones para los desarrolladores

Itci.io nació el año 2013 como un espacio para que los desarrolladores independientes pudieran publicar sus trabajos y controlar directamente aspectos como los precios, ofertas, o el sitio dedicado a su juego dentro de la plataforma. Todo ello sin la necesidad de intermediarios tales como un sistema de votación competitiva o la necesidad de aprobación por parte de una comunidad.

Esto se presenta como una ventaja interesante para los desarrolladores, debido a que existe una libertad real sobre su trabajo, pudiendo actualizar o modificar lo que publican en cualquier momento.

Una mirada a una versión antigua de la Itch.io, donde claramente se expresa el mensaje de la plataforma

El sistema principal de Itch.io se basa en que puedes pagar lo que quieras sobre el precio inicial de un título, sumado a que el desarrollador puede elegir que sus trabajos se publiquen de manera gratuita. Esto implica que a pesar de que se cumpla esta última condición el usuario también puede aportar con más dinero de lo que establecido en la tienda.

Yakuza. El camino japonés del sandbox

Precisamente un entorno tan libre y accesible se prestaría para que proliferaran proyectos de distinto tipo, destacando además de los videojuegos la presencia de varios juegos de rol de mesa, la venta de bandas sonoras la aparición de varios recursos para desarrollo de videojuegos como material gráfico (tileset, sprites, etc), engines y otros elementos de apoyo.

Al momento de realizar una compra, Itch.io siempre se nos preguntará si queremos aportar una cantidad distinta al precio fijado

Un paseo por Itch.io: el lado más desconocido de los indies

Si realizamos el ejercicio de entrar a esta página y damos click en la sección ‘‘Browse’’ sumado a ‘‘Games’’, nos encontraremos frente a una gran cantidad de títulos, donde lo más probable es que realmente conozcamos aproximadamente a un 5% de lo que se ven pantalla. Porque a pesar del enfoque más pequeño de la tienda, no quita que muchos desarrolladores independientes más conocidos, la sigan considerando a la hora de publicar sus juegos, pudiendo encontrar trabajos como Celeste (Matt Makes Games, 2018), Among Us (InnerSloth, 2018) o Pyre (Supergiant Games, 2017) en la misma.

Por otra parte, con cada “preview” nos daremos cuenta de que de verdad es un lugar donde puedes encontrar de todo, se ven trabajos bastante simples, otros con ideas complejas, unos directamente extraños, otros que se notan bastante trabajados y algunos verdaderamente confusos.

La plataforma Itch.io funciona de manera bastante intuitiva a la hora de buscar juegos

Así descubriremos juegos pequeños que van de una acción concreta, como ser una secretaria que tiene que atender llamadas y agendar horas sin fin para no ser despedida, pasando por varios “walking simulators” contemplativos o que emulan momentos más propios de la reflexión filosófica a cosas más novedosas como simuladores de redes sociales y hasta de interacción social.

Historia de la saga Fallout. Parte 1: Orígenes

Por supuesto, también encontraremos juegos con géneros más populares como metroidvanias, plataformas y rogue-lites/likes. Completando así un espacio donde proliferan una gran variedad de títulos de diversas partes del mundo, notando varios juegos latinoamericanos, asiáticos, europeos y estadounidenses.

Walden, a game (USC Game Innovation Lab, 2017) es un título donde controlaremos al filósofo y naturalista Henry David Thoreu, donde tendremos por objetivo replicar uno de sus experimentos

Pero no sólo presenciamos una diversidad y experimentación en un nivel jugable, sino que, debido a esta libertad con la que cuenta Itch.io, nos encontramos con muchos juegos que tratan directamente temáticas como las relaciones LGBTIQ+, política, críticas al consumismo, entre muchos otros que rara vez se ven en juego de corte más comercial e incluso de los independientes que entran más dentro de lo ‘mainstream’’.

Una enorme puerta de entrada para varios jugadores a este tipo de títulos y al estilo que caracteriza a los desarrolladores de la plataforma, ocurrió este año a causa del movimiento Black Lives Matter. Lo que dio paso a distinta respuesta desde el mundo del videojuego, pero que en el caso particular de Itch.io se capitalizo en un bundle benéfico de 5 dólares en el cual se incluyeron alrededor 1741 trabajos (donde alrededor de 1400 correspondían sólo a juegos), con la participación 1391 creadores distintos. La mayoría del contenido de este paquete contaba con títulos con un claro enfoque social y político, especialmente en cuestiones de género, racismo y tolerancia.

Los resultados de este bundle benéfico de Itch.io fueron notables, contando con una enorme selección de títulos, algunos tan conocidos como Night in the Woods o Celeste

Una plataforma que refleja el aprendizaje de los nuevos desarrolladores

Llegados a este punto conocemos las principales características de lItch.io como la libertad para publicar y organizar su contenido, y una fuerte presencia de temáticas no tan presentes en otras plataformas. Pero cabe explicar porque ocurre este fenómeno.

En la actualidad publicar videojuegos es más sencillo que hace un par de décadas, pero también requiere cierta inversión importante por parte de los creadores, sumado a los mecanismos de control con los que cuentan cada las distintas plataformas, ya sea en Steam donde se paga una fianza inicial de 100 dólares, que puede recuperarse luego de conseguir cierta cantidad de beneficios económicos o en Epic Games donde se debe llenar un formulario que tiene preferencia por juegos desarrollados en Unreal, y teniendo muchas más trabas en las tiendas digitales de las consolas de Nintendo, Sony o Microsoft.

ISLANDS: Non-Places (Cart Burton, 2016) donde exploramos escenas de corte artístico basadas en situaciones cotidianas de la vida real

De este modo, Itch.io se presenta como una alternativa interesante por su facilidad a la hora de publicar juegos, pero también porque logra aunar a una gran cantidad de creadores y darles una visibilidad distinta y concreta, cosa que sería difícil conseguir en plataformas más pequeñas o directamente en una página propia por parte del creador o los desarrolladores.

Por otra parte, incluso para los títulos que se distribuyen como gratuitos se puede obtener cierto rédito económico que dependerá de la voluntad de los usuarios que accedan al juego. Además de que la distribución de los ingresos entre cada interacción en la plataforma es de sólo el 10% para Itch.io, muy por debajo de otras tiendas en el sistema e incluso de lo visto en los sistemas de tiendas para móviles, dado que, en Itch.io también hay juegos para sistemas Android.

Supergiant Games. Cuando ser fiel a tus ideas no está reñido con el éxito

De esta manera, se presenta como una opción sólida para dar a conocer el trabajo de quienes alimentan principalmente a la plataforma: pequeños devs que están aprendiendo a desarrollar videojuegos o probando conceptos. Por lo tanto, tiene sentido que veamos experiencias de juegos que llevan por motivo demostrar la experiencia a la hora de ordenar nuestras cuentas en un país de Latinoamérica, el crecimiento de plantas o entornos naturales o explorar el móvil extraviado de un desconocido.

A Normal Lost Phone (Accidental Queens, 2017), es un título donde exploramos el celular de un desconocido y que trata temáticas como la identidad de género y el maltrato doméstico

Justamente otra característica importante de los juegos en Itch.io, es el hecho de que suelen ser títulos cortos que van desde los 10 minutos a las dos horas duración en promedio. Y esto se entiende, considerando que desarrollar un videojuego suele ser un trabajo extenso, pero también está el hecho de que uno de los principales consejos a la hora de aprender a crear videojuegos viene de comenzar desarrollando y terminando juegos pequeños con metas realistas, como una duración o ideas bastante concretas.

De este proceso de aprendizaje y crecimiento de los desarrolladores proviene la proliferación de juegos de esta extensión, a lo que también debemos sumar la experimentación que viene de probar distintas ideas de juego, para ir midiendo y conociendo mejor entornos de desarrollo como Unity, Unreal o Game Maker Studio.

Nanopesos (Camila Gormaz, 2019), es un simulador de manejo de presupuesto basado en la desigualdad presente en Chile

En línea con esto, cabe mencionar que la apertura de estos motores gráficos y la gran presencia de tutoriales y comunidades activas para estos motores es lo que ha provocado que cada semana se publiquen una gran cantidad de títulos independientes en todas las plataformas.

Pero también de este proceso de crecimiento y experimentación surgen títulos que refuerzan una idea importante que se ha ido asociando al videojuego junto a la maduración de la industria: el videojuego también funciona como un medio para contar historias.

Cuando el videojuego se convierte en un medio

Otro de los puntos interesante a la hora de examinar el catálogo de Itch.io, es la gran cantidad de obras de corte personal, donde su argumento gira en torno a problemáticas como fobias, problemas sociales, psicológicos o experiencias concretas que marcaron la vida de sus autores. Así encontramos ejemplos en títulos dentro de lItch.io como Fugue in Void (Moshe Linke, 2018), donde nos perdemos directamente en los entresijos de la mente del autor a través de un “walking simulator”, o ver “visual novels” como A New Life (Angela He, 2020) con un tema tan clásico como el peligro que conllevan las relaciones amorosas.

También vemos trabajos de corte más biográficos como Memoir En Code: Reissue (Kalopsia Games, 2016), donde somos revisitamos traumas, dudas y momentos trágicos para el desarrollador. O hasta un juego con un título y temática tan directa en temática de género como Three Lesbians in a Barrow (Digital Poppy, 2019) y o en el caso económico, Neocolonialism (Subalterngames, 2014).

En Three Lesbian in a Barrow nos encontramos frente a un visual novel, donde se desarrollan las relaciones entre las protagonistas y donde a su vez debemos ver cómo escapar del lugar donde quedamos atrapados

Además, en muchas ocasiones estos juegos apuestan por ideas a nivel jugable no tan clásicas, mezclando un ritmo de juego bastante disperso o experimentando con otros elementos. Generalmente teniendo como fin el intentar reforzar esa experiencia interactiva que nos da el videojuego, y que la diferencia principalmente de otros medios.

Historia de los videojuegos (II). El fin de la primera generación (1975-1978)

Por otra parte, no está demás señalar que algunos de estos títulos se pueden encontrar en otros sistemas, pero muchas veces llegan primero a través de versiones preliminares a Itch.io o directamente primero por las nuevas limitantes en plataformas como Steam. Lo que sí es claro, es que, es mucho más sencillo encontrar juegos con propuestas o un sentido similar del videojuego aquí.

Social interaction Trainer (gogem.pro, 2016), es un título con un fuerte sentido del humor, donde deberemos superar diversas situaciones que vienen de la interacción social, aunque a veces con resultados inesperados

Todo esto no quita que sigamos encontrándonos con una presencia de juegos de corte arcade o de inspiración clásica, que llevan ideas jugables y una narrativa mucho más sencilla dentro del catálogo de Itch.io. Porque como bien sabemos, el espacio es libre y da lugar para muchos trabajos distintos. Lo que, claramente es visible, es que ambas ideas sobre el videojuego están mucho más equilibradas en esta tienda.

Con miras al futuro podemos ver lo que realizan estos pequeños y nuevos desarrolladores día a día, siendo una expresión de lo mucho que el medio ha cambiado con el pasar de los años, y probablemente en el futuro sigamos viendo como se acrecientan estos cambios.

Un pequeño vistazo a la app, que incluso tiene una versión de prensa para publicar reviews

Palabras finales

Itch.io es una plataforma que claramente se diferencia de sus competidoras directas en los sistemas de PC y Android. Su filosofía empresarial así lo demuestra, al ser un espacio donde proliferan nuevos y pequeños desarrolladores, pudiendo regular la manera en que se distribuyen sus juegos. A pesar de ello, con el paso de los años ha buscado ser un espacio mucho más abierto y cercano al usuario promedio de videojuegos, lanzando en 2015 una aplicación que sirve para administrar los juegos de tu cuenta en Itch.io y acceder más rápidamente a ellos.

Ahora bien, cabe aclarar que Itch.io se caracteriza al igual que GOG, por ofrecer juegos libres de DRM (Digital Rights Management), esto significa que no necesitan loguearse en una cuenta ni estar conectados a internet una vez sean descargados. De modo, que no tendrás problemas para jugar al título mientras cumplas los requerimientos de cada juego, incluso pudiendo llevarlos en una unidad de almacenamiento externo para jugarlos en otros equipos.

Al final y al cabo Itch.io busca abogar siempre por esa libertad y transparencia a la hora de comercializar juegos, siendo claramente no la tienda más exitosa ni con los mejores ingresos, pero si un espacio donde los desarrolladores se pueden sentir más a gusto y donde podemos observar de manera más notable la experimentación que vive el videojuego de hoy en día.