Los 5 mejores títulos de la saga The Legend of Zelda

The Legend of Zelda

Aprovechando el cercano lanzamiento de The Legend of Zelda Skyward Sword HD, repasamos en este top los 5 mejores juegos de la saga según nuestra opinión.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

La saga The Legend of Zelda es una de las más icónicas y longevas de la industria de los videojuegos. Desde su primera y mítica entrega para NES, en la que un joven Miyamoto reflejó sus incursiones en las montañas cercanas a donde vivía de pequeño, a Breath of the Wild, que supuso una auténtica remodelación de la franquicia con reminiscencias de sus orígenes y que tanto ha gustado a todos, además de tenernos con el alma en vilo de cara a su segunda entrega.

Por ello y para celebrar que este mes llega a Switch la remasterización de Skyward Sword, la entrega anterior (en cuanto a salida al mercado) a Breath of the Wild, hemos pensado que sería buena idea hacer un top 5 de las mejores entregas de la saga que los de Kyoto nos han ofrecido en sus de 35 años de historia. Así que pillamos la espada maestra para que nos ilumine en el camino y nos desvele los que son los 5 mejores The Legend of Zelda. ¡Hey, listen!

The Legend of Zelda Ocarina of Time (Nintendo 64, Nintendo 3DS)

Si en el top 5 de la franquicia The Legend of Zelda no aparece el título que lo cambió todo y enseñó el camino al resto en lo que a juegos de aventuras se refiere, apaga y vámonos. Desde su salida ha sido la luz que ha guiado el camino de Nintendo, pues todos y cada uno de los títulos que salieron después siempre iban a ser comparados con tan grande obra.

Impresiones de Shadowverse

En esta propuesta nos poníamos al mando de un Link muy joven que, tras abandonar la aldea en la que había crecido, va descubriendo que un mal primitivo acecha en la sombra y que él debe ponerse manos a la obra para reducirlo. Cuando encuentra la Espada Maestra descubre que puede viajar entre el presente y el futuro y así hacer frente a Ganondorf. Sin duda, uno de los mejores juegos de N64 y de todos los tiempos.

La infinidad de acciones que podíamos realizar en The Legend of Zelda Ocarina of Time eran revolucionarias, pero sobre todo divertidas

The Legend of Zelda Link’s Awakening (Game Boy, Nintendo Switch)

Cuando tuve por primera vez una GameBoy entre manos flipé en colores. El poder jugar a cientos de juegos sin necesidad de tv y en prácticamente cualquier lugar (si la luz lo permitía) era una auténtica gozada. Pero todos pensábamos que habría títulos que nunca podríamos disfrutar en una consola con tan poca potencia, hasta que llegó Link’s Awakening y demostró que, con maestría y ganas, se puede conseguir cualquier cosa.

Porque este título es todo lo que es la saga Zelda y mucho más, empaquetado y enviado a una pantalla minúscula monocolor. Quizás se aparte demasiado de algunos de los pilares más reconocibles de la saga, como en esas fases laterales en las que aplastamos Goombas, pero esto forma parte de su particular encanto.

El equipo de Koizumi hizo lo que quiso y les salió un juego redondo, muy divertido y con muchos secretos por descubrir, que dejó a todo el mundo boquiabierto, razón por la cual Nintendo nos trajo hace poco su remake, con un apartado visual muy original. Si la compañía le da esa importancia es otra manera de confirmar que está aquí por méritos propios.

The Legend of Zelda A Link to The Past (Super Nintendo, Game Boy Advance)

El Cerebro de la Bestia nos ofreció multitud de juegos que nos volaron la cabeza en su momento, pero pocos tan profundos y divertidos como lo fue A Link to the past. Porque después de dos entregas para NES (la segunda no salió todo lo bien que Nintendo esperaba), la saga necesitaba un empujón que le diera la continuidad que merecía. Y bien que lo consiguió.

Porque aparte de una historia que enganchaba, una música que enamoraba (aún se me ponen los pelos como escarpias con la melodía del bosque en su final) y un mundo grande y por partida doble (tenemos el normal y el oscuro), la obra nos dotaba de una libertad total para explorar su mundo y ver hasta dónde podíamos llegar: el descubrir cómo hacer para conseguir los objetos que te permitían ir más allá de lo que conocías hasta el momento era una sensación que te atrapaba y no te soltaba.

The Legend of Zelda Twilight Princess (Gamecube, Wii U)

Después de la pequeña decepción que supuso Wind Waker, dado que la mayoría esperábamos algo más oscuro y adulto, Nintendo pareció escuchar a su público y se puso manos a la obra. De ese trabajo salió Twilight Princess, en el que encarnábamos a un Link adolescente que es arrastrado al mundo del Crepúsculo y convertido en lobo.

Cuando todo parece perdido, aparece Midna, un ser del citado mundo, que lo libera. Juntos van en busca de la princesa Zelda, que les cuenta que Zant ha invadido el castillo de Hyrule y que deben encontrar las lágrimas de luz para lograr que las sombras desaparezcan.

Puede que este título recuerde en muchas ocasiones a Ocarina of Time, pero tiene, sin duda, entidad propia, contando una historia más oscura de lo habitual y unas mecánicas asociadas a la forma de lobo que le dieron frescura. Es lo que pedimos los fans y es lo que tuvimos.

The Legend of Zelda Breath of the Wild (Wii U, Nintendo Switch)

Acabamos este top con The Legend of Zelda Breath of the Wild, un paso de gigante hacia adelante para la saga, pues cambió muchos de los pilares que la sustentaban y recuperó uno de los que estaba presente en su primera entrega: la sensación de libertad.

Zelda Breath of the wild
The Legend of Zelda Breath of the Wild lo cambió todo para volver a la esencia de la saga

En este título puedes hacer lo que quieras desde el mismo inicio del juego. Si deseas ir a por Ganon, no hay problema, aunque lo más probable es que perezcas en el intento. Ya no requieres de objetos especiales que te impiden el paso a nuevas zonas: tienes todos los que necesitas desde el primer momento. Y las armas se rompen, por lo que has de encontrar otras nuevas para no quedarte vendido en medio de una lucha importante. Tampoco hay templos como los conocíamos: en su lugar hay decenas de pequeños santuarios en los que tenemos que hacer algo en concreto.

Análisis de Dark Deity

Como veis con The Legend of Zelda Breath of the Wild todo cambió, pero la esencia seguía intacta, dotando al título de uno de los mejores mundos abiertos que hemos disfrutado hasta el momento y donde apartarse del camino que habíamos pensado por ir a ver qué habrá detrás de aquella montaña es lo habitual. Una aventura en toda regla.

Y hasta aquí nuestro último Top 5. Puede que algunos echen en falta la entrega original, o algún título de portátil como A Link Between Worlds, entre otros, pero son muchos juegos y solo 5 tienen el privilegio de aparecer en este top. Si crees que uno de ellos debería estar, déjanoslo en los comentarios. De esta forma nos despedimos hasta el próximo top, sea el que sea y cuando sea.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch