MercurySteam excluyó de los créditos de Metroid Dread a varios exempleados

El equipo de MercurySteam en plena faena

Varios de los antiguos empleados de MercurySteam han confirmado no aparecer en los créditos de Metroid: Dread a pesar de haber reconocido parte de su trabajo en el producto final.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Metroid: Dread debe ser un punto de inflexión dentro de la industria de desarrollo en España. La quinta entrega de la saga ha sido todo un éxito de ventas y de crítica, hasta el punto de convertirse en el título español que mejor puntuación ha obtenido en Metacritic de la historia. MercurySteam, el estudio encargado de su desarrollo ha demostrado que una compañía como Nintendo puede poner en sus manos con tranquilidad una de sus sagas más relevantes y sirve como muestra del talento existente en nuestro país.

Análisis de Aeon Drive

Pero las buenas noticias terminan ahí. Han sido varios los exempleados los que han acusado a MercurySteam de no haber reconocido el trabajo que han dedicado en el desarrollo del último título de Metroid  durante varios meses, impidiendo que estos puedan demostrar su aportación al juego.

La polémica se ha desencadenado tras una publicación en su perfil de LinkedIn de Roberto Mejías. El artista 3D felicitaba al equipo de desarrollo por el trabajo realizado en Metroid: Dread del que había formado parte durante 8 meses a pesar de no figurar en los créditos. En su publicación, Roberto asegura haber reconocido en el producto final «bastantes modelados y entornos» en los que había trabajado y se pregunta la razón por la qué MercurySteam habría decidido prescindir de él en los reconocimientos del juego.

Desde Vandal han seguido tirando del hilo y tras ponerse en contacto con la desarrolladora madrileña, un representante de MercurySteam les ha asegurado que esta decisión responde a una normativa de empresa. «La política del estudio exige que cualquier persona debe trabajar en el proyecto al menos un 25% del tiempo del desarrollo total del juego para aparecer en los créditos finales.» explican.

Sin embargo, en sus declaraciones el representante del estudio añade que existen exclusiones de esta normativa en «aportaciones excepcionales» Sobre esto, Roberto Mejías dice a Vandal que esto parece una forma de cubrirse las espaldas por parte de MercurySteam para incluir a quién quieran bajo esa excusa. El artísta 3D cree que el motivo real para su exclusión en los créditos puede estar relacionada con su marcha de la empresa.

Elden Ring recibe la calificación por edades en Australia

Roberto afirma que dejó MercurySteam para cubrir un puesto en otra empresa sin realizar un preaviso de 42 días laborables, una clausula impuesta por el estudio pero que contradice al estatuto de los trabajadores que establecen en 15 los días mínimos de preaviso. Por ello la desarrolladora le impuso una sanción económica. El desarrollador concluye su declaración afirmando que ha escuchado varias quejas sobre el trato de MercurySteam y espera que más personas se animen a dar su versión.

Y parece que ha surgido efecto puesto que la publicación recoge más testimonios que siguen la misma línea. Todos ellos han querido mantener su anonimato pero han asegurado vivir situaciones parecidas en el mismo desarrollo de Metroid: Dread afirmando que se trata de «una práctica muy fea» el no acreditar a un equipo que ha puesto todo el cariño en el proyecto. Además, aseguran que por desgracia es una práctica muy común en todos los estudios.

Kotaku, durante el año pasado ya confirmó que esto no es algo exclusivo de la industria española, en una publicación que afirmaba que «las compañías de videojuegos usan los créditos para recompensar o castigar a los desarrolladores». Red Dead Redemption 2, con más de 1000 desarrolladores excluidos de los créditos o Deathloop son dos ejemplos de estas malas prácticas realizadas en los estudios.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Consigue tus juegos a un precio incomparable a través de nuestros enlaces de afiliados

¡ASÍ NOS AYUDAS!

Instant Gaming   CDKeys   Kinguin   Amazon