Microsoft acusa a Sony de pagar a desarrolladores para impedir que algunos juegos lleguen a Game Pass

Microsoft señala unas "tasas de bloqueo" con el fin de evitar que contenido externo llegue a Game Pass.

Hace un mes se registraron las opiniones que dieron algunas compañías acerca de la compra de Activision Blizzard en la entidad reguladora de Brasil CADE (Consejo Administrativo de Defensa Económica). Ahí Sony aprovechó para mostrar su preocupación sobre que Call of Duty influye en la elección de consolas. Pues bien, ahora Microsoft ha contestado y acusado a PlayStation de impedir el crecimiento de Xbox Game Pass.

El CADE hace públicas las respuestas de las distintas compañías y con Microsoft no ha sido la excepción. Sin duda lo más llamativo ha sido la acusación de Microsoft a Sony debido a que «inhibe el crecimiento» de Game Pass al evitar que algunos juegos lleguen mediante el pago de «tasas o derechos de bloqueo» a desarrolladoras externas, según recogen desde VGC.

Microsoft señala lo siguiente en cuestión a la acusación: «La capacidad de Microsoft para seguir expandiendo Game Pass se ha visto obstruida por el deseo de Sony de inhibir dicho crecimiento. Sony paga por los «derechos de bloqueo» para evitar que los desarrolladores añadan contenidos a Game Pass y a otros servicios de suscripción de la competencia», afirma la compañía americana.

El miedo de Sony

«Teniendo en cuenta que las estrategias de exclusividad han sido el núcleo de la estrategia de Sony para reforzar su presencia en la industria de los juegos, y que Sony es líder en la distribución de juegos digitales, la preocupación de Sony por la posible exclusividad de los contenidos de Activision es, como mínimo, incoherente», señala la empresa estadounidense.

«Sólo revela, una vez más, un temor sobre un modelo de negocio innovador que ofrece contenidos de alta calidad a bajo coste para los jugadores, amenazando un liderazgo que se ha forjado a partir de una estrategia centrada en los dispositivos y en la exclusividad durante años», sostiene Microsoft.

Sony ya dijo que el que Call of Duty sea propiedad de Xbox puede influir en la compra de consolas. Sin duda se trata de un aspecto importante, pero que ya señaló Microsoft en el pasado que la franquicia fetiche de Activision seguirá formando parte de PlayStation. Esto es debido en parte, a que es importante amortizar los casi 70.000 millones de dólares gastados, según se señala en el informe.