Miyamoto y el rapero Kanye West estuvieron hablando sobre crear un videojuego

Miyamoto es uno de los artistas más reputados de la industria del videojuego

¿Pueden dos personas tan dispares como Miyamoto y Kanye West haberse reunido para crear un videojuego? Pues parece que sí.

Cuando parecía que no podía surgir una anécdota más surrealista que la de cuando Microsoft pensó que había comprado los derechos de Donkey Kong cuando adquirieron Rare, ahora hemos podido conocer que Kanye West, el rapero y diseñador, se reunió con Miyamoto para crear un videojuego.

Análisis de Metal Tales: Overkill

Al menos eso ha asegurado Zachary Ryan, ex trabajador de IGN, que ha contado qué le ocurrió a principios de 2016, cuando se reunió con Shigeru Miyamoto para que le concediera una entrevista con motivo del lanzamiento de Star Fox Zero. Una entrevista en la cuál surgió el nombre de Kanye West, y donde Miyamoto contó una anécdota ocurrida con el rapero durante el E3 del año anterior.

Miyamoto
Shigeru Miyamoto nos regaló una de las imágenes más recordadas del E3

Según Miyamoto, durante el E3 de 2015, Kanye West se acercó al stand de Nintendo y pidió hablar con él en persona. Una vez reunidos, el rapero le mostró al genio de Nintendo un prototipo de un videojuego que estaba haciendo y que quería que Nintendo publicara. En este videojuego, llamado Only One, West quería rendir un homenaje a su difunta madre en un título donde el jugador controlaba un avatar de su progenitora volando por el cielo y atravesando las puertas del paraíso mientras sonaba una banda sonora compuesta por el rapero.

Así de feliz estaba Shigeru Miyamoto cuando empezó en Nintendo

Primeras impresiones de Overwatch 2

Según Zachary Ryan, Miyamoto negó con la cabeza al terminar la historia, no porque le pareciera un mal juego, sino porque le parecía increíble que West estuviera desarrollando un juego así, aunque también le pareció algo muy conmovedor. A estas alturas ya sabéis que Nintendo nunca llegó a lanzar ese juego tan extraño, aunque esta anécdota será recordada como una de las más extrañas y divertidas del mundo de los videojuegos.