La estrategia de Nintendo ¿una doble vara de medir?

Doble vara medir Nintendo

Ahondamos en este artículo de opinión sobre el tratamiento que usuarios y prensa dan a las estrategias comerciales de Nintendo, enfrentándolo a la opinión dadas a otras similares a cargo de otras empresas.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Todos sabemos que las empresas, en mayor o menor medida, nos la intentan colar en infinidad de ocasiones. Algunas son más sutiles y saben venderte muy bien el asunto, aunque todos sepamos perfectamente que lo que está detrás de todo es simple y llanamente el ahorro de costes y la maximización de beneficios (Apple es el perfecto ejemplo de esto).

Otras, aunque lo intentan, nunca terminan de enfocar el mensaje en la dirección correcta y acaban sucumbiendo ante la evidencia (algo que tanto Sony como Microsoft suelen hacer con asiduidad). Y luego están las que parece que se la suda todo bastante y hacen lo que les sale del alma (por no decir cojones… vaya, ya lo he dicho).

Análisis de Miitopia

Y me da a mí que los que estáis leyendo este artículo sabéis perfectamente de qué compañía estoy hablando. Sí, es Nintendo. Y por desgracia se está abonando a esta práctica tanto en los últimos tiempos que me temo que ha cruzado todas las líneas posibles, las suyas y las de todo el resto juntas.

Pero empecemos por el principio. Cuando salió Switch, Nintendo venía de una travesía demasiado larga por el desierto. Una que llevó a la compañía a uno de sus peores momentos (sino el peor) en lo que a su situación financiera se refiere. Wii había vendido una barbaridad, pero se había enfocado demasiado en el jugador casual, que no sigue tanto las tendencias del mercado y puede aguantar con una consola bastante tiempo.

Con las arcas llenas pero con un apoyo mucho menor del jugador “de siempre”, la compañía quiso apelar a éste con Wii U, una consola que por fin traía la alta definición al mundo nintendero y en la que el jugador casual tendría cabida, pero sin ser el centro neurálgico que fue en la anterior generación.

Pero la jugada le salió mal a Nintendo. Rematadamente mal. La apuesta por un nombre demasiado similar a Wii confundió a la gente. Muchos pensaban que el tabletomando era un periférico más para Wii en vez de una consola nueva y reluciente. Por otro lado, los jugadores más hardcore la veían con recelo y parecían querer esperar a ver cómo evolucionaba todo antes de siquiera darle el beneficio de la duda.

Pero entre pitos y flautas, Nintendo no supo mantener un nivel de lanzamientos fuerte y de calidad y los números iban siendo cada vez peores. Pronto se vio que la compañía había tirado la toalla y que lo que iba a ser Switch sería su futuro más inmediato, enfocando todos sus recursos en perder el mínimo posible y ampliando su negocio con iniciativas como los Amiibo, que supusieron una fuente de ingresos que le vino muy bien para aguantar el temporal.

En los buenos tiempos podías tener el pack de juego y el Amiibo de turno por un precio justo

Entonces llegó Nintendo Switch y todo el mundo se volvió loco. Ventas estratosféricas desde que se pudo reservar con un hype desmedido asociado a lo que llevaba su nombre detrás. Todo esto aderezado con un catálogo de lanzamiento que pocas consolas han tenido en sus primeros meses de vida. Nintendo lo había vuelto a hacer y, de esa travesía del desierto, se pasaba a un oasis repleto de montañas de dinero que venían de todos lados.

Análisis de New Pokémon Snap

De pronto, títulos que no habían tenido apenas relevancia debido al ínfimo parqué de consolas de Wii U volvían, a precio completo, en forma de remasterización (muy parca en la mayoría de los casos), alcanzando cifras multimillonarias en pocos meses y convirtiéndose por arte de magia en obras maestras atemporales que todo el mundo debería jugar. Todo lo que ha podido llevarse a Nintendo Switch desde el catálogo de Wii U ha sido adaptado. Y, en la mayoría de los casos, suponiendo un éxito en ventas. No hay más que mirar los últimos datos de reportados por la compañía para verlo.

De esta forma, los Amiibo han pasado de ser una las principales fuentes para las arcas de Nintendo a un segundo plano que tiene los recursos mínimos a su alcance. Porque simplemente da mucho más beneficio adaptar un juego sin apenas cambios y venderlo a precio completo. Es un trabajo que ya estaba hecho y, aun con las bajas ventas conseguidas en Wii U, ya amortizado en la mayoría de los casos.

Mientras, compañías como Sony y Microsoft y demás thirds cuando han sacado remasterizaciones de sus títulos estrella lo han solido hacer metiendo varios de ellos en un pack, con un trabajo gráfico potente en la mayoría de las ocasiones, añadiendo nuevas funcionalidades y, sobre todo, sacándolos a precio reducido. Sin embargo, Nintendo ha tirado por el lado contrario.

Casi ninguna de las remasterizaciones de Nintendo para Switch tiene añadidos por los que merezca la pena volver a pagar por ellos si ya lo hiciste la generación pasada. Y cuando ha hecho packs de juegos de otras generaciones ha metido las roms sin apenas cambios y ¡ala!… a vender lo que no está escrito.

El precioso Amiibo de Zelda y el Pelícaro sale a un precio superior al habitual y acompañado de cierta polémica

¿Cuál es el problema de esta política? Para la compañía ninguno. Puede que en internet se forme cierto revuelo cuando se anuncia una nueva remasterización a precio completo sin cambio ninguno. Puede que el hecho de que la compañía fomente la reventa con políticas como la de poner artículos a la venta con fecha de caducidad haga mucho ruido.

Quizá el hecho de sacar un Amiibo de Zelda y un Pelícaro como conmemoración de la salida de Skyward Sword que trae como funcionalidad el viaje rápido en cualquier momento del juego y a un precio de 25€ nos parezca que Nintendo ya ha cruzado el límite y oigamos millones de quejas. Pero lo cierto es que, en todos estos casos, las unidades de los productos, una vez se ponen en reserva, se agotan en minutos.

De nada sirven las quejas y lamentos que todos oímos cada vez que Nintendo vuelve a cruzar la línea de lo permisible si ésta ve como todo lo que saca vende millones de copias y por ende sus prácticas abusivas se ven refrendadas por el consumidor. Porque es lo que son, aunque a los palmeros de la compañía, que tiene a millones, les moleste. Cada uno se gasta el dinero como le da la gana, pero hay que llamara las cosas por su nombre.

Con lo del precio del último Amiibo de Zelda he visto decenas de tweets de gente que, en los mismos 155 caracteres, se quejaban del movimiento de la compañía para al final rematar diciendo que habían pasado por el aro. ¿Qué queremos entonces? ¿Qué sea la misma Nintendo la que vea que está comportándose mal y que recule, cuándo está viendo que su técnica de venta está pulverizando todos sus beneficios? ¿Queremos que sea ésta la que piense lo anticonsumidora que se está volviendo cada vez más y dé marcha atrás, pensando un poco más en el consumidor? Si es así, es que somos más ingenuos de lo que creía.

Análisis de Very Very Valet

Toda compañía quiere ganar cuanto más dinero mejor. Es lo normal y lo que todos querríamos si tuviéramos una. Pero hay límites que no deberían permitirse lo cual solo parece que se hace con compañías como Nintendo o Apple. Porque si a Sony, Microsoft, EA o Ubisoft se le ocurre alguna de las de éstas dos… que dios les pille confesados.

Este par de mandos saldrá a la vez que el juego para conmemorar el 35 aniversario de la saga

En la salida del propio Skyward Sword para Wii Nintendo vendía el título en un pack con un WiiMote dorado por poco menos de 70 €. Para jugar a Twilight Princess en Wii U tuvimos la posibilidad de comprar la remasterización en un pack con un Amiibo de Link lobo, que ayudaba a que la gente quisiera volver a pagar por el juego a precio completo. Pero esta Nintendo es muy diferente a lo que Satoru Iwata defendía por esos días.

Shuntaru Furukawa es un hombre de negocios. Y si puede venderte el Skyward Sword a pelo y sin apenas cambios a 60€ por un lado, el Amiibo de Zelda a 25 por otro y con la funcionalidad de viaje rápido en cualquier lugar que no puedes tener sin él, y ya si quieres el pack de Joycons conmemorativos del aniversario de la saga, te hace desembolsar otros 80… pues lo hace sin despeinarse.

Se empieza por sacar funcionalidades que debería tener todo el mundo que paga por el juego en un añadido aparte, cual DLC, y se acaba por meter contenido en el disco que sólo está disponible si pagas por él… ¡ah no!, que eso ya se hizo y fue duramente criticado. ¡Ay, esa doble vara de medir!

Suscríbete a nuestro canal de Twitch