Primeras impresiones de Age of Empires IV (PC). Quién no arriesga nada gana

Age of Empires IV

Age of Empires IV supone el regreso de una de las sagas de estrategia en tiempo real más añoradas por los usuarios. Descubre en estas impresiones si esta nueva entrega está a la altura de sus predecesores.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Aunque soy principalmente jugador de consolas, dado que no he tenido siempre la posibilidad de actualizar el ordenador tanto como querría por circunstancias de la vida, hay títulos de PC que guardo en un lugar muy especial en mi corazón. Obras como Los Sims (sí, a todos nos gustaba controlar la vida de otros) o Diablo pasaron por mis manos durante mi adolescencia temprana, pero si hay unos juegos a los que les eché una cantidad indecente de horas es, sin duda, a los dos primeros Age of Empires.

Por tanto, la próxima aparición en el mercado de Age of Empires IV me tiene ilusionado, aunque, también, un poco preocupado. Suele pasar con estas sagas tan queridas y recordadas, los jugadores tenemos miedo a que sus desarrolladores introduzcan cambios que los conviertan en algo que, en cierto modo, empañe el magnífico recuerdo del original, sobre todo teniendo en cuenta que han pasado más de 15 años desde su última entrega cardinal.

Análisis de Deathloop

De cara a su lanzamiento este próximo 28 de octubre, sus desarrolladores, Relic Entertainment (conocidos por obras como Homeworld o Company of Heroes) han ido proponiendo distintas versiones de prueba para recoger feedback de los jugadores de cara a pulir la obra antes de su salida al mercado.

En esta ocasión hemos tenido la opción de participar en el llamado technical stress test, una prueba para medir sobre todo la calidad de las partidas multijugador. Es por ello que no podemos daros impresiones acerca de la campaña de Age of Empires IV, más allá de ese primer capítulo que hace las veces de tutorial, aunque sí que es suficiente para comentaros cuáles han sido nuestras impresiones con teclado y ratón en mano.

Bienvenidos a la asimetría de civilizaciones

Una de las grandes novedades de Age of Empires IV viene dada por ampliar ese cariz propio de cada una de las civilizaciones a las que tendremos el placer de encarnar. Recordamos, podremos asumir el rol del ejército chino, del sultanato de Delhi (que debutan en esta entrega), los ingleses, los mongoles, los franceses, la Dinastía Abasí, el Sacro Imperio Romano Germánico y Rus. Aunque todas ellas comparten rasgos comunes, sobre todo en las primeras etapas de su progreso, presentan diferencias en cuanto a su comportamiento sobre el mapa de juego.

Aunque el grueso de las unidades son las mismas, en Age of Empires IV están bien personalizadas acorde a cada civilización

Por ejemplo, los mongoles son una civilización nómada y podremos ver cómo se trasladan de golpe de una parte a otra del territorio sin que casi te des cuenta mientras que el sultanato de Delhi llega con unidades específicas como los elefantes. En este caso, desde Relic Entertainment han querido dotar de esa tan deseada asimetría a las civilizaciones, aunque, si queremos una experiencia más clásica la encontraremos en los enfrentamientos contra, por ejemplo, los ingleses.

Dentro de las novedades jugables, Age of Empires IV nos propone realizar emboscadas a nuestros rivales, para lo cual será imprescindible ir mandando a nuestros exploradores a abrir territorio (poco a poco, no sea que nos descubran) de cara a buscar oportunidades claras para diezmar a nuestros contrincantes. Otro de los añadidos (que he sufrido en mis carnes) es el combate alrededor de las murallas: en este caso he llegado a vivir auténticos asedios que han hecho que mis posibilidades de victoria se tambaleen.

Algo me dice que al ejército rival no le acaba de gustar que mantenga en pie mi maravilla

Como hemos mencionado previamente, esta versión de prueba ha servido para que los desarrolladores de Age of Empires IV modifiquen el juego según la opinión de los que ya han podido disfrutar de él. Un aspecto que ha generado cierta polémica viene relacionado con el zoom en pantalla, demasiado cercano para algunos: Relic Entertainment ha escuchado a los seguidores de la saga y ahora podremos ver nuestro territorio con un poco más de perspectiva. Además se han equilibrado un poco las civilizaciones china e inglesas, que están dentro de las cuatro que podemos escoger junto con el Sacro Imperio Romano Germánico y la Dinastía Abasí.

Construir o luchar, esa gran decisión

Entrando ya en harina jugable, lo más recomendable es comenzar por la misión cero, o tutorial, donde aprenderemos (o recordaremos) las mecánicas jugables básicas de Age of Empires IV. Comenzaremos en la primera de las etapas con tan solo 6 aldeanos situados en el centro de la ciudad y con un solitario explorador. Los primeros pasos pues, consistirán en hacer crecer nuestra aldea, para lo cual será imprescindible la recolección de recursos (alimentos, oro, granito y madera) que nos permitirán ir construyendo elementos como un molino, la granja, además de otras estructuras que facilitan la recolección de madera y oro.

En el tutorial de Age of Empires IV comenzamos con 6 aldeanos, un explorador y un centro urbano. Poco halagüeño para montar un imperio ¿no?

Un aspecto que me ha gustado mucho es la progresión entre distintas edades de nuestra civilización, que vienen marcadas por la construcción de determinadas estructuras (edificar la Abadía de los Reyes nos hace pasar a la edad feudal, por ejemplo). Para lograrlo, tendremos que acumular cierta cantidad de los recursos anteriormente mencionados, lo cual no es siempre tarea fácil si involucra aspectos como la alimentación. Por supuesto, tendremos que ir equilibrando el crecimiento de nuestra población con los recursos que necesitan y, cómo no, empezar a estar atentos ante posibles incursiones de los enemigos.

Porque sí, Age of Empires IV no es un paseo por el campo y, aunque podríamos ganar la partida sin iniciar confrontación alguna con una civilización rival, el hecho de tener que edificar y mantener lugares emblemáticos o la tan ansiada maravilla para ganar hará que pronto seamos objeto de deseo de nuestros rivales. En este sentido, pronto podremos crear cuarteles, entrenar arqueros o generar carros de combate. Recomiendo encarecidamente proteger nuestra ciudad (sobre todo el centro urbano y los lugares emblemáticos) mediante la construcción de murallas y torres defensivas.

En Age of Empires IV el progreso entre distintas eras viene marcado por la construcción de edificios emblemáticos

Además de levantar edificios, también podremos ir mejorando las capacidades de los distintos edificios y, como no todo en la vida es edificar o batallar, podremos establecer relaciones comerciales con civilizaciones vecinas con las que no estemos demasiado enfrentados (esto sobre todo es útil en el multijugador cooperativo). Eso sí, exponer a nuestro comerciante a caminos que no hayamos despejado previamente puede hacer que nuestras expectativas económicas se derrumben.

La mejor defensa puede ser un buen ataque

Como he mencionado antes, el ritmo de progreso de nuestra civilización viene marcado por la consecución de ciertos hitos en forma de construcciones. Depende de nosotros intentar acumular recursos para llegar lo antes posible a la última de las edades (hay cuatro diferentes) o ir poco a poco, pero afianzando nuestra ciudad. De nuevo, contamos con una dualidad en cuanto a los objetivos a cumplir que marcarán un poco nuestra manera de jugar: la victoria estará en construir una maravilla (y mantenerla en pie 10 minutos) o controlar ciertos lugares sagrados, alejando de ellos a nuestros enemigos.

Defender los lugares sagrados será otra manera de conseguir la victoria en Age of Empires IV

Indefectiblemente acabaremos entrando en combate y, para ello, es bueno ir con un ejército variado donde lanceros y arqueros se vean acompañados de maquinaria pesada y hombres a caballo. Recordad que no solo podemos atacar por tierra: contamos con ríos mediante los cuales preparar incursiones navales. Siempre podemos mandar a los aldeanos a la batalla, aunque claramente no están pensados para ello y caerán pronto pese a que, algunas veces, hagan de la necesidad una virtud.

En las partidas que he podido jugar he notado una inteligencia artificial algo puñetera, sobre todo en el sentido de ir mandando poco a poco exploradores que retiran rápidamente en cuanto advertimos su presencia. La IA no tiene miedo de entrar en escaramuzas y tendremos que controlarnos para no dejarnos llevar a ataques estériles: mejor nadar y guardar la ropa.

En Age of Empires IV podemos atacar por tierra o por mar. ¡No dejéis de lado las batallas navales!

Por supuesto, para que todas estas mecánicas funcionen, un título de estrategia en tiempo real como Age of Empires IV necesita estar respaldado por una interfaz de usuario cuidada, lo cual encontramos aquí, aunque, y esto es una cuestión personal, creo que algunos iconos no son muy descriptivos y resultan excesivamente pequeños. Entiendo que Relic Entertainment han optado por huir de las interfaces basadas en menús desplegables, pero me parece que lo que se nos propone es demasiado poco arriesgado.

Sí que contamos con funcionalidades útiles como la de agrupar a determinado número de aldeanos (entiéndase que podemos juntar cualquier tipo de unidad) y darles órdenes en conjunto. Esto es especialmente útil en Age of Empires IV para organizar las distintas partes de nuestro ejército y poder situarlas adecuadamente en las áreas de combate donde mejor pueden actuar (otro consejo: poned a los arqueros en los acantilados). También se nos deja ver qué aldeanos están inactivos en cada momento, aunque, al menos en esta versión de prueba, no me ha convencido su implementación dado que no te permite seleccionarlo directamente sino que te indica dónde está.

En esta beta de Age of Empires IV hemos podido probar cinco mapas distintos con diferentes tamaños

Una vez acabado el tutorial, el grueso de mi experiencia con Age of Empires IV ha estado en el modo multijugador, donde se nos ha dejado escoger entre 5 mapas de distinto tamaño (adecuado al número de civilizaciones que estén en la partida)  y participar en confrontaciones de hasta 4 jugadores contra otros tantos, pudiendo hacer equipo frente a la inteligencia artificial. No me ha costado excesivamente encontrar partida y, si no hay ninguna que se ajuste a mi gusto, siempre se puede crear una y esperar a que alguien se una. No he notado un especial lag en la conexión y las partidas se han desarrollado prácticamente igual de fluidas que en la versión offline.

Priorizando la robustez frente al detalle

Mucho ha llovido sobre el apartado técnico de Age of Empires IV, sobre todo relacionado con el diseño visual de los personajes. Sí que es cierto que no son un derroche de detalles, ni siquiera con el nivel de zoom al máximo, pero entiendo que Relic Entertainment han sacrificado este aspecto en aras de que el título vaya a la máxima fluidez posible. He probado el juego con una NVIDA GeForce RTX 2070 Super y he alcanzado tasas de 60 fps muy estables en resolución 4K, pudiendo calificar la experiencia de muy fluida incluso cuando se juntan decenas de personajes en pantalla.

Poquito a poquito nuestra ciudad en Age of Empires IV irá creciendo y veremos edificios muy detallados

El aspecto artístico de Age of Empires IV es harina de otro costal y sí que veo que hay civilizaciones que dan más juego que otras que quizás se presenten de una manera más pobre o típica. También he apreciado como la calidad de las texturas en los árboles no está a la altura de, por ejemplo, los edificios que podemos construir. Nada que moleste, pero sí que se aprecia que hay puntos más cuidados que otros.

Finalmente, el apartado sonoro de Age of Empires IV cumple con lo esperado. Melodía de fondo que sirve de acompañamiento (es un título ideal para marinarlo con un buen disco o un podcast) y efectos sonoros en el idioma de la civilización que estás controlando. La propuesta está perfectamente traducida al castellano, pero no esperamos doblaje a nuestro idioma salvo como parte de un DLC que incluyera a España.

En resumen, Age of Empires IV me ha devuelto los sabores de antaño, lo cual no es poco. Sí que es cierto que no he notado una gran evolución en cuanto a mecánicas asociada a la enorme cantidad de años que han pasado, pero sigue siendo una garantía de diversión que hará que las horas pasen volando. Técnicamente tampoco supone ninguna revolución, pero es de agradecer los esfuerzos de Relic Entertainment por escuchar en la comunidad y por buscar una experiencia fluida y estable.

Análisis de Tales of Arise

Esperaremos al 28 de octubre, día de su lanzamiento (estará disponible en Game Pass Ultimate) para juzgar el título en su completitud, sobre todo tras probar el esperado modo campaña. De ello daremos cuenta en Guardado Rápido, no lo dudéis y os emplazamos a ese momento para conocer nuestra opinión sobre este prometedor juego de estrategia en tiempo real.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Consigue tus juegos a un precio incomparable a través de nuestros enlaces de afiliados

¡ASÍ NOS AYUDAS!

Instant Gaming   CDKeys   Kinguin   Amazon