Primeras impresiones de Crossfire: Legion (PC). Un interesante cambio de género para una franquicia establecida

Crossfire Legion

Os contamos nuestras primeras impresiones de Crossfire: Legion, un título de estrategia en tiempo real que continúa el legado del popular juego de disparos en primera persona.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Si hay un juego que esté gozando de un éxito incontestable en territorio asiático ese es, sin duda, Crossfire. Este First Person Shooter desarrollado por Smilegate Entertainment fue lanzado en Corea del Sur allá por 2007 y, con el tiempo y gracias a su popularidad en dicho país y en China (donde cuenta con el apoyo de Tencent), ha logrado convertirse en el título que más jugadores han disfrutado, alcanzando la impresionante cifra de mil millones de jugadores en un momento dado, manteniendo actualmente una media de 22 millones de ellos activos.

El éxito de la franquicia Crossfire es tal que se anunció en su día una adaptación cinematográfica, aún sin estreno en cine, y en el año 2020 vio la luz una serie de televisión que atrajo la atención del público chino, contando con 1700 millones de visualizaciones. Por tanto, no resulta descabellado que sus desarrolladores busquen ampliar miras y expandirse a otras plataformas, como ese CrossfireX que llegará al ecosistema Xbox en poco más de un mes e incluso a géneros diferentes, como este Crossfire: Legion del que os voy a hablar hoy y que pega un salto a la estrategia en tiempo real.

La intensa acción de CrossFire vuelve en forma de título de estrategia en tiempo real

Hemos tenido la suerte de poder probar este título en estado aún Early Access gracias a una invitación por parte de Koch Media y hemos comprobado que, ya en su estado inicial, puede ser una buena alternativa para aquellos seguidores de sagas como Command and Conquer o Starcraft. Aunque Crossfire: Legion contará con un modo campaña soportado por una serie de secuencias cinemáticas que ya pudimos ver en el evento de Prime Matter en el que se presentó, en esta ocasión hemos podido disfrutar de la vertiente multijugador, pudiendo disputar partidas 1 contra 1 o 3 contra 3.

Análisis de Command and Conquer Remastered Collection

Lo primero que hay que comentar es que detrás de este CrossFire: Legion tenemos al estudio Blackbird Interactive que goza de bastante experiencia en el género gracias a propuestas como las pertenecientes a la saga Homeworld, cuya tercera entrega se lanzará este mismo año.

Otra vez, el mundo está en guerra

En cuanto a la ambientación, nos seguimos encontrando con un mundo en conflicto en el que dos facciones, Black List y Global Risk, luchan por la dominación del planeta. Podríamos decir que los primeros son los rebeldes, los que están en contra del orden establecido y que usan el sigilo como herramienta fundamental mientras que los segundos serían aquellos que buscan la justicia, adoptando un rol más pacifista dentro de lo que cabe.

Crossfire: Legion propone una experiencia no demasiado disruptiva respecto a otros grandes del género

Uno de los puntos fuertes de este Crossfire: Legion es que nuestro ejército estará capitaneado por un comandante que nos dará acceso a ciertas habilidades especiales. En la versión que hemos podido probar, Global Risk estaba liderado por Cardinal (habrá más donde escoger en la versión final) que poseía la capacidad conocida como “Fire at Will” que permitía lanzar un ataque ensordecedor al enemigo dentro de un radio específico del escenario y otra llamada “Rally Ability” que incrementaba el daño ocasionado en un área concreta.

Ghost Core nos permite teletransportar a parte de nuestro ejército a una base cercana

Por el lado de Black List, su líder Phoenix, cuenta con las habilidades llamadas “Ghost Core” y “Ghost Recall”. La primera permite curar a las unidades cercanas a la base en que la activemos mientras que la segunda posibilita teletransportar a parte de nuestro ejército a un lugar seguro, dotándoles además de ciertas capacidades de sigilo adicionales. Como podéis adivinar, escoger correctamente el comandante en cada batalla promete ser crucial para el devenir de la refriega.

La versión de prueba de Crossfire: Legion nos dejaba probar dos mapas diferentes, Predator y Mountainside. El primero está situado en una suerte de refinerías de gasolina, elemento clave para controlar el mundo mientras que el segundo nos dispone en un terreno montañoso ideal para planificar emboscadas a nuestro enemigo. Aparte de las diferencias estilísticas, Predator es un mapa más grande, pensado para batallas 3 contra 3 mientras que Mountanside es más adecuado para refriegas contra un único adversario.

Mountainside propone un escenario montañoso ideal para emboscadas

Más vale viejo conocido …

Una vez comenzada la partida, nos encontramos con elementos de sobra conocidos en otros RTS bélicos. Contamos con una base inicial que está conectada a dos depósitos de recursos, materiales y combustible, los cuales son extraídos y transportados a cargo de unos vehículos llamados Workers que son los encargados de todas las tareas de creación de estructuras en este Crossfire: Legion. Aquí tenemos pocas sorpresas, podremos crear las típicas barracas donde entrenar a nuestros soldados de a pie o fábricas de vehículos terrestres y aéreos.

Un aspecto a tener muy en cuenta es que en todo momento estaremos limitados por el tamaño, por llamarlo de algún modo, de nuestro ejército. Para poder construir determinadas estructuras primero tendremos que ampliarlo edificando otras que permiten aumentar nuestra población. Además, en Crossfire: Legion no estamos limitados a una sola base central, como ya hemos visto en otros títulos como en la saga Command and Conquer y podremos establecer tantos centros neurálgicos como queramos. En este sentido, conseguir la victoria conllevará derribar todos los de nuestro oponente al que podemos asfixiar, si nos deja, rodeando su territorio con bases de la facción que controlamos.

La base de la jugabilidad de este Crossfire: Legion está en las bases y en la captación de recursos

Además, todas y cada una de las estructuras pueden y deben ser mejoradas, dándonos acceso a nuevos elementos a construir, como torretas defensivas o las mismas fábricas de vehículos y a funcionalidades secundarias que nos serán bastante útiles en la batalla. En este punto, en Crossfire: Legion nos volvemos a ver con la bendita disyuntiva de elegir entre ir rápidamente a por el rival, si es que le encontramos, o dedicarnos a acumular fuerzas para preparar un ataque letal, lo cual puede que nos deje a la intemperie si no hemos sido capaces asimismo de plantear algún tipo de muro defensivo aparte de acumular tanques y helicópteros a mansalva.

Los escenarios, además de localizaciones específicas donde construir bases adicionales, cuentan con dos zonas especiales: una suerte de círculo sanitario en el cual recuperarán vida todas las unidades que permanezcan dentro de él y una zona en el medio del mapa en la cual reclamar el dominio del territorio. Sobra decir que estar en las primeras resulta un alivio a la par que nos convierte en un blanco perfecto para emboscadas: habrá que usarlas con especial cuidado. Por cierto, nuestros Workers también podrán reparar determinadas estructuras, como las bases, y es algo que tendremos que tener muy en cuenta si somos capaces de deshacernos de alguna escaramuza rival.

Dentro de este círculo, nuestras unidades se restablecerán. Pero ¡ojo! no quiere decir que sean inmunes

Entretenido y robusto incluso en fase beta

Realmente, una vez con el teclado y el ratón en nuestras manos, Crossfire: Legion se muestra como una propuesta entretenida, pero, en este momento, escasamente innovadora. Sí que es cierto que la presencia de diferentes comandantes puede revolver un poco este gallinero que es el género de los RTS pero la porción que hemos podido probar nos deja con ganas de mucho más, sobre todo de esa prometedora campaña con un fuerte enfoque narrativo.

En cuanto al aspecto técnico, y teniendo en cuenta que estamos frente a una versión aún en desarrollo, Crossfire: Legion destaca por el buen nivel de detalle de los elementos que muestra en pantalla, aunque nos ha parecido que las opciones en cuanto a zoom son bastante escasas. El título no cuenta con ningún problema de rendimiento, habiéndolo probado en un equipo con una RTX 2070, 32 GB de RAM y un procesador Intel i9-9940X a 3.31 GHz que nos ha permitido disfrutar de la propuesta a resolución 4K con una tasa de imágenes completamente robusta.

Incluso con muchos elementos en pantalla, Crossfire Legion se muestra robusto

Respecto al apartado sonoro, contamos con melodías ambientales típicas del género y con voces en inglés para relatarnos alguno de los hechos que están sucediendo en pantalla tales como la construcción de un edificio concreto. En este aspecto, es importante resaltar que de salida Crossfire: Legion no contará con traducción al castellano, aunque desde el estudio se nos comenta que entra dentro de sus planes futuros.

Análisis de Heaven Dust 2

En resumen, Crossfire: Legion promete trasladar de manera fiel el conflicto que hemos vivido en su vertiente First Person Shooter al género de la estrategia en tiempo real, donde cuenta con su narrativa como la punta de lanza que le puede hacer destacar frente a otros títulos a los que, de momento, es muy similar una vez estamos enfrascados en la batalla. Sin duda, permaneceremos atentos al desarrollo de este juego que promete novedades en el futuro próximo, como más mapas, una beta abierta y, sobre todo, la aparición de una misteriosa tercera facción de la que pronto os hablaremos.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Consigue tus juegos a un precio incomparable a través de nuestros enlaces de afiliados

¡ASÍ NOS AYUDAS!

Instant Gaming   CDKeys   Kinguin   Amazon