PS5 tiene que elegir: ¿Ganar la mano o reventar la partida?

PS5 tiene que elegir. ¿Ganar la mano o reventar la partida?

PS5 se enfrenta a un momento crucial justo antes de comenzar la nueva generación.

Todas las miradas están puestas en el evento de PlayStation que tendrá lugar el próximo día 16 a las 22:00. La filtración de las especificaciones y precio de Series S y X han precipitado todo no solo para Microsoft, sino también para Sony. Las espadas están en todo lo alto. El final de esta octava generación ha dejado como claro ganador a los japoneses en cuanto a unidades vendidas. Sin embargo, los servicios de suscripción y el juego en la nube abren un panorama incierto de cara a los próximos años. Es vital arrancar con fuerza.

PS5 tiene la pelota en su tejado, ya conoce el límite de precio: 499€. Filtraciones de última hora informan sobre un ajuste del coste de la consola para igualar a la competencia. No creo que sepamos en un plazo corto de tiempo cual iba a ser el valor en tiendas de la máquina antes del anuncio, pero las reticencias a dar información por parte de Sony me llevan a pensar que hubiera sido mayor.

En el terreno de la especulación me atrevo a hacer mi particular y arriesgada apuesta: 349€ para PS5 sin lector, 459€ para la versión completa. Mis argumentos son los siguientes: es una realidad que los costes de hardware al comienzo de la generación siempre son deficitarios para cualquier compañía. El negocio del videojuego es tan antiguo como Atari y se basa en vender software, mejor si es exclusivo. En ese sentido y ciñéndome únicamente a esta generación que acaba Sony se ha llevado el gato al agua. No tanto por cantidad, pero sí por calidad.

EA Play se incluirá en Xbox Game Pass Ultimate

Sin embargo, de la manera que mencionaba hace unas líneas, el mercado está cambiando. El servicio de suscripción PS Now no muestra la misma fortaleza ni consolidación que el Game Pass del ecosistema de Xbox. A falta de que en la conferencia del próximo miércoles se anuncien cambios en este servicio, ya sea en forma de un nuevo modelo o una reestructuración completa del ya existente, Sony y su PS5 parten con desventaja en esta materia.

El futuro está ahí, las alianzas como la de Electronic Arts y Microsoft de esta semana no hacen otra cosa que confirmarlo. Para los japoneses únicamente hay una alternativa: barrer en el parque de consolas durante los próximos dos años. Es su baza, la única ventaja con la que contaría PS5. Microsoft ha realizado una enorme cantidad de adquisiciones de estudios, pero no ha llegado a tiempo de presentar exclusivos de relumbrón en los primeros dos años de las nuevas máquinas. De Halo Infinite ni hablo.

Asegurando el parque de consolas controlarán el mercado y, por tanto, a los estudios de terceros. Siempre es más deseable desarrollar para la máquina que más software puede vender. A través de esa táctica Sony puede condicionar el negocio, solo así puede parar el avance de los servicios de suscripción e incorporar a tiempo una propuesta de la misma fuerza en su plataforma.

Si PS5 se queda en 499€ nadie creerá que es casualidad, todos sabremos con mayor o menor certeza que no le ha quedado otra, pero si se decantan por mejorar el precio de la competencia lanzarán un mensaje claro y conciso: videojuegos exclusivos asegurados, un solo modelo, sin desventajas por comprar más barato más allá de elegir entre los formatos físico o digital y por un precio menor que el de la competencia.

La pérdida económica para PS5 de los primeros 2 o 3 años quedaría pronto resuelta y la generación condicionada. El rival ha levantado sus cartas, pero en este juego aún quedan naipes por repartir. La pregunta es si Sony se conformará con ganar la mano o se atreverá a reventar la partida.

 Lo veremos el miércoles.

Si deseas leer más artículos de opinión como este no te pierdas:
– Por un puñado de paVos. Fortnite retrata a Epic, Google y Apple
– Ediciones convencionalistas. El futuro del formato físico está en nuestras carteras
Sin E3 ni Gamescom vamos a la oligarquía mediática
– La novena generación de consolas será para NVIDIA y su serie RTX 30