PS5 vira hacia la estandarización del completismo

El pasado jueves Sony adelantó al mundo que es lo que veremos al encender nuestras PS5 en el futuro.

Sin duda, fuera de los detalles más técnicos o de aperturas más o menos didácticas del hardware, la interfaz de PS5 es algo que la comunidad deseaba ver. Al fin y al cabo, será nuestra casa durante toda una generación y ha de ser atractiva, a la par que novedosa.

La interfaz de PS5 mantendrá los juegos abiertos en segundo plano

Y la verdad es que cumple en ambos sentidos. Tengo que decir que me gustan los cambios introducidos en esta interfaz que se aprovecha de los acelerados tiempos de carga de la nueva generación. El diseño de tarjetas es sencillo y accesible para todos los jugadores. Respeta la línea de PlayStation a lo largo de las dos últimas generaciones sabiendo dejar una impresión que cabalga a la perfección entre lo viejo y lo nuevo. Un acierto, sin duda.

La interfaz de usuario de PlayStation 5 se muestra por primera vez

En conjunto esto es lo que destaca. Sin embargo, hay multitud de detalles que aún no se conocen, entre ellos las auténticas novedades de ese ya famoso botón CREATE, del que se espera mucho y del que, visto lo visto el pasado jueves invita a pensar que la comunidad podrá sacar mucho partido, si bien esos detalles son aún un misterio del que pronto tendremos respuesta en futuros avances de PS5.

Compartir capturas de juego salvando a quién las recibe de un posible spoiler, permitir a otros observar nuestra partida a tiempo real u observar guías de juego sin tener que recurrir a terceros son signos claros de una cosa: Sony busca englobar dentro de su ecosistema no solamente el juego, sino también a los jugadores y con todo lo que ello conlleva.

En los últimos años jugar se ha convertido en una acción social, los creadores de contenido abundan y con estas medidas Sony lo pone aún más fácil para todos; todo bajo la premisa de hacerlo dentro de su ecosistema y aquí es dónde reside la polémica.

Es obvio que, ante la inmensidad de contenido que ofrecen los videojuegos hoy en día, cada vez más usuarios hacen uso de guías que les permitan conseguir el 100% del juego. PS5 aspira a hacer que ese proceso sea más liviano, liberando al jugador de búsquedas infructuosas en las que, de alguna manera, se vea expuesto a ver más de lo que desea. Al fin y al cabo, la postura de Sony en este punto es como la del padre que da preservativos a sus hijos. “No puedo evitar que lo hagas, así que al menos, hazlo bien”.

El enfado viene por parte de algunos usuarios que han visto con algo de indignación como este servicio va a ser algo exclusivo para los suscriptores de PS Plus. Sinceramente me parece algo justo. Se trata de una labor titánica por parte de los desarrolladores y de la propia Sony dotar a cada uno de los juegos de su catálogo de todo ese contenido adicional. Se entiende, por tanto, que se incluya dentro del servicio de suscripción de PlayStation, algo que a su vez revaloriza el servicio.

Lo hace añadiendo al juego en línea (punto muy discutible y con el que nunca he estado de acuerdo), las ofertas exclusivas en la store y los juegos mensuales otro motivo para convertirse en suscriptor plus: comodidad y seguridad a la hora de conseguir hacer el 100% del juego.

Al ser alguien que durante una época de su vida se ha dedicado a “platinear” una enorme cantidad de juegos veo con alegría y entusiasmo este servicio que pagaré con gusto. Mi tiempo lo vale, así como mis ganas de poder seguir viendo llegar ese ansiado trofeo de platino. Habrá quién vea en esto un atentado contra la libre exploración o, incluso a quién le dé exactamente igual porque su manera de vivir el videojuego no va más allá de la campaña principal. Todas las opciones son válidas, sin duda, pero Sony ha virado hacía la estandarización del completismo.