Retroanálisis de Captain Commando

Echamos la vista atrás y os traemos el análisis retro de Captain Commando, un

Echamos la vista atrás y os traemos el análisis retro de Captain Commando, un “yo contra el barrio” futurista con una cantidad y calidad de contenido atractiva aún hoy en día

Volvemos a subirnos en la máquina del tiempo para viajar una vez más al año 1991. A nivel global fue el año de la primera Guerra del Golfo y de la famosa operación militar zorro del desierto. Por otro lado, en tierras yanquis, fue también el año de la paliza que se le dio a Rodney King por parte de unos agentes de la policía de Los Ángeles. Como consecuencia por aquel abuso de las autoridades la ciudad entera se sumergió en una ola de revueltas que tanto nos recuerdan a las producidas 30 años después con el movimiento Black Lives Matters.

A nivel cinematográfico es sin duda el año del estreno de Terminator 2, pero los pequeños de la casa también disfrutaron con el estreno de Disney La Bella y la Bestia. Respecto al arte y la literatura el escritor español Antonio Muñoz Molina publicó la novela “El jinete polaco” y Alfredo Conde consigue el premio Nadal.

En el mundo de la música, ese año triunfaron los míticos Guns N’ Roses con su doble disco Use Your Illusion; fue su tercer álbum de estudio y hasta la fecha ha vendido alrededor de 30 millones de copias en todo el mundo, convirtiéndose en uno de los discos más vendidos de la historia del Rock. Al mismo, tiempo Pearl Jam aparecía en la escena Grunge con su primer álbum de estudio, Ten. En sus inicios fue un disco poco exitoso, pero un año después de su lanzamiento llegó al puesto número 2 en las listas de los más escuchados.

Dos grandes estrellas marcaron el año 1991: Axel Rose y Michael Jordan

En los deportes, 1991 fue el año en que los Chicago Bulls obtuvieron su primer campeonato en la NBA, liderados por Michael Jordan y Scottie Pippen, ambos las máximas estrellas de ese título. En el ciclismo, el navarro Miguel Indurain conquistó el primer Tour de Francia ganado por un español ya no sería hasta 2007 cuando otro compatriota, Alberto Contador, conseguiría la misma hazaña.

Siente el baloncesto a tope con nuestro videoanálisis de NBA 2K21

Respecto a la ciencia, también tuvieron lugar algunos hechos de relevancia. Robert Gallo retiró las demandas contra Luc Montagnier sobre la propiedad del descubrimiento del virus del sida. Y mientras esto pasaba, la informática nos brindó algún que otro hito, ya que fue en aquel año en el cual Linus Torvalds, en la universidad de Helsinki (Finlandia), creó la primera versión del sistema operativo Linux basado en sistemas Unix, y que tanto ha impactado a nivel informático.

Pero este repaso histórico del año 1991 no podía finalizar sin hablar de nuestro amado mundo del videojuego. Además de recordar el lanzamiento en arcades de Street Fighter II (cuyo reportaje os invitamos a que visitéis) también sucedieron otros hechos de especial relevancia.

Reportaje en vídeo de Street Fighter II. Un imprescindible

Por ejemplo, Final Fantasy IV salió al mercado como el primer juego de la saga que vio la luz para Super Nintendo. Y al final de ese mismo año, la máxima competidora de los de Kioto, lanzó en Japón el periférico Sega Mega CD. Este consistía en una ampliación de la consola original que mejoraba su velocidad, así como sus capacidades gráficas y de sonido, y que la convertía en una plataforma multimedia, siendo capaz de reproducir música o hacer de karaoke.

Ya desde su (actualizada) portada, Captain Commando mostraba claras sus intenciones

Toda leyenda tiene sus orígenes

Captain Commando es conocido comúnmente como el protagonista que da nombre a uno de los videojuegos más queridos en los 90 del género “yo contra el barrio” junto a otros como Streets of Rage, Final Fight o Cadillacs and Dinosaurs. A todos nos pareció espectacular no solo que pudiéramos controlar a personajes tan dispares, sino que además lo hiciéramos montados en robots o usando todo tipo de armas.

Y todo ello con un apartado gráfico excepcional: Capcom, al igual que Nintendo con Mario o Sega con Sonic, quiso crear el título que representase a su mascota y, para conseguirlo, no dudó en reunir a sus mejores talentos creativos. Pero antes de profundizar en ello debemos dirigirnos a sus orígenes, ya que el protagonista de este arcade tenía cierta historia a sus espaldas antes de darse a conocer como videojuego.

El nombre de Captain Commando nació de la división en sílabas del nombre de la propia compañía japonesa, más un derivado añadido. De esta forma, teníamos que de “Cap” derivó en capitán y del “Com” resultó comando (Captain Commando). Fue un personaje ideado por Capcom América para aparecer en los manuales de instrucciones en los videojuegos de la empresa agradeciendo al jugador la compra del juego.

Así fue durante los desarrollos de las primeras producciones entre 1986 y 1989 donde nuestro protagonista amparaba aquellos títulos bajo el ardid publicitario de “Captain Commando Challenge Series”, lo que vendría a ser una especia de Nintendo Classics en Super Nintendo o los Essentials como hizo Sony con PS3. En cualquier caso hablamos de juegos como 1942, Ghosts ‘n Goblins, Mega Man, o Gun Smoke, entre otros.

El sello Captain Commando Challenge Series aparecía también en otros juegos como un sello de ‘calidad’

Tal protagonismo se le quiso dar a Captain Commando que acabó haciéndose una conversión a NES de Section Z (un shoot-’em-up creado por Capcom para arcades en 1985) donde se añadía la participación de este personaje. Por aquel Captain Commando no tenía gafas, llevaba dos grandes medallones con la letra “C” alrededor de su cuello y esgrimía un arma en una mano y una espada en la otra. Como sabemos, esta estética luego se reconvertiría para darle un estilo más futurista siendo un superhéroe de cabello rubio, luciendo un visor y vistiendo un traje/armadura de color blanco y azul con una gran estrella dorada en su pecho.

El personaje principal, Captain Commando, cayó en gracia a los directivos nipones hasta tal punto que decidieron que protagonizase su propio juego. Pero el nacimiento de un título propio como mascota de la empresa nipona no podía hacerse de cualquier forma. De esta manera Capcom pone a trabajar a sus mejores hombres en una nueva placa recreativa, la Nº17 de la línea CPS-1, el legendario hardware de Capsule Computers que nos dejó una lista casi inabarcable de clásicos a finales de los 80 y principios de los 90.

El diseño del protagonista de Captain Commando sufrió diversos cambios durante su desarrollo

Acto seguido, coloca al frente del proyecto nada más y nada menos que al mismísimo Akira Yasuda (Akiman para sus amigos), quien para entonces ya contaba en su haber exitazos del calibre de Final Fight o Street Fighter II.

Nuestro querido Captain Commando fue haciéndose popular, en parte también gracias a la publicación de un manga de dos volúmenes en Japón que fue traducido y publicado en el extranjero por UDON Comic. Su juego homónimo funcionó muy bien pero, a pesar de todo, no alcanzó las cotas deseadas o esperadas por Capcom. Tal fue así que otros personajes de la compañía acabaron teniendo un mayor éxito y tomaron el relevo del Capitán Comando como mascota oficial de Capcom. Ese personaje del que hablamos es Mega Man, pero eso es una historia de la que hablaremos otro día.

El futuro de Metro City ya está aquí

El argumento de Captain Comando nos devuelve a unas calles que en cierto modo no nos son desconocidas. Nos estamos refiriendo a la inconfundible Metro City, la misma urbe que ya recorrimos en Final Fight. La diferencia es que aquellas lecciones de justicia impartidas por parte del alcalde Haggar y sus compañeros de peleas hace mucho que pasaron a la historia. En el momento en el que jugamos a este juego la fecha en que transcurre la acción nos parecería muy lejana, pero hoy en día nos encontramos en un futuro muy cercano, concretamente en el año 2026.

A estas alturas, Mad Gears está disuelta y solo es un recuerdo ya a punto de desvanecerse. Sus miembros o están muertos o se han jubilado, si es que existe un plan de pensiones en el mundo del hampa. En cualquier caso, la amenaza ya no viene de la ciudad sino del espacio exterior. Un ser llamado Scumocide (Genocide en la versión japonesa) lidera a un ejército de matones que provocarán el caos en la ciudad.

Para detener este ataque alienígena entra en juego un superhéroe llamado Captain Comando. Pero como sucede en el género del Brawler, no está solo, y será ayudado por sus tres compañeros: Mack, Ginzu y Baby Head. Juntos hacen frente a estos criminales extraterrestres para de este modo defender a los indefensos ciudadanos de Metro City.

Dependiendo del mueble de Captain Commando  en el que jugásemos podíamos disfrutar hasta 4 jugadores de manera simultánea, lo cual ofrecía una oportunidad única de liarnos a mamporros a diestro y siniestro con 3 amigos a la vez y protagonizar verdaderas peleas campales. Pero pasemos a profundizar un poco más en los personajes seleccionables.

Captain Commando nos dejaba escoger entre 4 héroes diferentes con los que defender la paz en Metro City

Captain Commando es el líder del Commando Team. Además de contar con un gran ingenio táctico para el combate, hace gala de una gran fuerza. Para ello, usa sus guantes de energía, que pueden lanzar llamas y electricidad. Su técnica especial es el “Captain Corridor” que consiste en golpear el suelo con sus puños provocando una descarga eléctrica a su alrededor.

Sus ataques rápidos son el “Capitán Cannon” (también conocido como “Captain Fire”) que quema al enemigo con una explosión de fuego y “Captain Kick”, que puede golpear a varios enemigos a la vez ya sea en el suelo o en el aire. También puede agarrar a sus oponentes y patearles el estómago o lanzarlos a un lado. Commando es el más arquetípico del cuarteto, ya que viene a ser el clásico héroe equilibrado tanto en poder como en velocidad.

Además de sus habilidades, Captain Commando usa una serie de dispositivos y equipamiento que hacen de él un auténtico superhéroe. Las Captain Goggles son unas gafas que le ayudan a identificar el rostro de un criminal a una distancia de 2 km mediante su comparación con la base de datos de malhechores.

El Captain Protector es el chaleco antibalas que está hecho de un material súper resistente llamado “Captanium” y que puede soportar un billón de grados de calor. Sus guanteletes multiplican el poder del Capitán 48 veces, lo que le permite romper una gruesa placa de hierro y las botas le permiten realizar una caída de 100 metros sin lesiones ni daños.

También contamos dentro de los personajes seleccionables en Captain Commando con la momia, Jennety en la versión japonesa o también conocido como Mack the Knife. La versión inglesa del nombre, proviene de la canción del mismo título por el artista Eugen Berthold Friedrich Brecht, un dramaturgo y poeta alemán, considerado de los más influyentes del siglo XX, creador del teatro épico.

Mack es un alienígena parecido a una momia del espacio exterior que, como armas, usa cuchillos subsónicos que derriten a cualquier enemigo que golpea. Su técnica especial es el ataque giratorio mediante el cual, dando vueltas como una peonza, hace que sus vendas azoten a sus enemigos como si fuesen látigos. Los ataques rápidos de Mack son Double Trouble, que clava a su enemigo con ambos cuchillos y Sky Assault, que es una versión aérea de Double Trouble. También puede agarrar a su enemigo arrojándolo a un lado.

Como curiosidad, posee “Captain Cap”, gorra que lleva como un recuerdo de su primera reunión con el Captain Comando. Además, viste con el Vendaje Genético, que es su equipo de soporte vital para sobrevivir en la Tierra. Cuenta asimismo con los cuchillos genéticos que derriten toda la materia que tocan y con los controladores de gravedad, un par de zapatos que ajustan la fuerza gravitacional donde es mejor para las batallas.

La pantalla de selección de personaje en Captain Commando ya era reflejo del llamativo aspecto gráfico del título

El siguiente personaje de Captain Commando del que os hablaremos es Ginzu el Ninja, un guerrero altamente entrenado y sucesor del Bushin-ryu Ninpo, un estilo de lucha de ninjutsu que también fue heredado por Guy de Final Fight. Su espada afilada es capaz de cortar a un oponente en dos. Como técnica especial destaca la bomba de humo que crea una cortina alrededor de su cuerpo, donde ésta acaba explotando y matando a sus enemigos adyacentes.

Los ataques rápidos de Ginzu son “Iaizuki” que perfora varios enemigos a la vez, y el “Flying Katana”, que corta a los enemigos desde arriba mientras salta. Ginzu también puede realizar agarrares a sus oponentes, golpearles y realizar un lanzamiento desde el hombro o por encima de la cabeza. Ginzu es un ninja muy rápido que encaja en la idea que tenemos de este tipo de guerreros.

Otros elementos con las que está equipado son sus “Ojos de Ninja” que pueden ayudarlo a encontrar enemigos a 500 metros de distancia e incluso en la oscuridad total. Su Katana es un arma mortal que solo le sirve a él y que recibe el nombre de Lightning Light (Rayo de luz) porque es capaz de cortar cualquier material a niveles atómicos.

La espada perteneció originalmente al padre del Captain Comando y este se la legó a Ginzu en ninja. Y además de su inseparable espada, y de ser el único personaje que puede lanzar shurikens a sus oponentes, viste con el “Traje Ninja”, de un material más resistente que el hierro y más suave que la seda.

Baby Head es un personaje bizarro donde los haya, solo igualado por el canguro de la saga Streets of Rage. Se trata de un infante superdotado que lucha usando un poderoso robot diseñado y construido por él mismo. Su técnica especial es el “Knee Rocket” que consiste en el lanzamiento de un misil desde la rodilla del robot.

Los ataques rápidos de Baby Head son “Rolling Punch”, que es un golpe fuerte que le hace girar como un taladro y “Elbow Smash”, que aplasta al enemigo con el codo descendiendo de un salto. Baby Head puede agarrar a sus enemigos y hacer una patada de rodilla, aplastarlos en el suelo o lanzarlos muy lejos.

Otras características destacables de este personaje son la habilidad conocida como “Máquina parlante”, que se asemeja a un chupete de bebé y le permite hablar los 3 millones de idiomas del cosmos, la “Cuna estable”, que evita que el robot se balancee sin importar lo inclinado que esté y el “Silverfist Vehícle“, que tiene 12.000 caballos de fuerza, 582 kilogramos de peso corporal y un chip de control de lógica difusa. Como ya dijimos, el robot puede lanzar misiles desde la rodilla, y para ello, tiene instalado en su interior un generador de misiles dentro de la pierna.

Captain Commando nos ofrece grandes momentos de acción eléctrica

Una mecánica con probada eficacia

El sistema de juego de Captain Commando es el esperado por todos ciñéndose a los cánones de un beat’em up clásico. El objetivo, como de costumbre, es avanzar hacia el final de cada una de las 9 fases que forman el juego derrotando por el camino a todos los adversarios que se atrevan a hacernos frente. En estra transición no solo tendremos que luchar sino que también debemos evitar cualquier trampa que puedan arrojarnos, antes de combatir contra el gran jefe del nivel que nos espera pacientemente al final.

La configuración del control en Captain Commando es exactamente como la de Final Fight. Con un joystick de ocho direcciones para mover al personaje en cualquiera de las ocho direcciones principales (incluyendo diagonales). Gracias a sus dos botones de acción, nuestro personaje puede golpear, saltar, agarrar a los enemigos, utilizar armas, así como un ataque especial al presionar el ataque y el salto de forma simultánea, que como contrapunto drenará una parte de la vitalidad.

Otra adición muy típica en los controles de muchos Brawlers es la capacidad de correr presionando el joystick hacia la izquierda o hacia la derecha dos veces. Esto permite al jugador realizar un ataque de carrera o incluso un ataque de salto en carrera que ayuda a barrer el escenario.

Como en Final Fight, en Captain Commando podremos recoger alimentos escondidos dentro de barriles para restaurar la vitalidad, así como otros elementos de bonificación para aumentar nuestra puntuación. También se pueden recoger tres tipos diferentes de armas de fuego así como shurikens, que en este caso solo puede ser usado por Ginzu pero, a diferencia de Final Fight, las armas se mantienen cuando el jugador hace la transición de un nivel a otro.

Destrozar los barriles que nos encontramos por las calles de Metro City nos puede granjear interesantes items

Dicho lo cual, si había alguna característica que diferenciaba a Captain Commando de otros Brawlers era la posibilidad de montar ciertos robots muy útiles y espectaculares. Para ello, primero debemos desmontar a sus tripulantes y luego saltar sobre el robot. Estos mechas tienen su propio indicador de vitalidad y, si sufren suficiente daño, serán destruidos. Hay tres tipos de robots en el juego: perforador, lanzallamas y congelador.

Por lo demás, no hay grandes diferencias entre las habilidades de los personajes de Captain Commando, salvo a nivel visual y sus técnicas especiales. Los enemigos intentarán rodearnos para atacar desde ambas direcciones a la vez, todo un mecanismo clásico desde los tiempos de Double Dragon. Si jugamos con unos amigos lo tendrán más difícil y podremos avanzar más rápido; si estamos solos tendremos que cuidar mucho nuestra posición en el escenario para evitar quedarnos acorralados y utilizar al máximo el salto con patada.

Al final de cada fase de Captain Commando tendremos al enemigo final correspondiente; cada uno de ellos cuenta con su patrón de movimiento y de ataque específico. Salvo el enemigo final del juego, el resto son bastante asequibles especialmente si juegas acompañado. Al igual que el resto de los juegos de la época, debido a las limitaciones técnicas, se repiten mucho no solo los enemigos normales si no también los enemigos finales de fase.

Captain Commando es un videojuego con una dificultad creciente pero asequible. Te deja jugar y avanzar, pero conforme vas superando niveles, si juegas solo, la dificultad será más apreciable sin suponer nunca el título una experiencia frustrante o imposible. El verdadero problema viene dado por el enemigo final y lo mal ajustada que está su dificultad respecto al resto del juego: si no continúas partida es casi imposible de vencer. Algo que se hace injusto, y un claro ejemplo de como la recreativa hace trampas para que introduzcas más monedas si quieres superar ese último enfrentamiento y ver el final del juego.

Estos dos tienen pinta de no ser unos grandes seguidores del Captain Commando y sus compañeros

Suave y bien animado

El aspecto visual de Captain Commando está muy bien trabajado, contando con un estilo sobresaliente y muy llamativo. El diseño de los personajes, como ya mencionamos anteriormente, es obra de Akira Yasuda. Estamos frente a un creador excepcional, padre de muchos de los personajes de Capcom en la época, como Blanka, Chun-Li o Mike Haggar, entre otros. Como ya os contamos en el retro de Street Fighters II, alcanzó un gran nivel que se iguala con el de los grandes mangakas coetáneos al autor.

Yasuda contaba en una entrevista que siempre ha sido un gran seguidor de las novelas de la saga de Lensman y del personaje del capitán Future. Por este motivo, quería crear dentro de Captain Commando su propia space opera que combinase el estilo del comic book americano con ciertos toques del manga; y la verdad es que lo consigue, derrochando su creación carisma por los cuatro costados.

Pero Captain Commando no tiene sólo un gran nivel en cuanto al diseño de personajes. Tanto los decorados como los objetos del juego están muy mimados. Lo mejor de todo es que,  pese a la gran cantidad de elementos en pantalla, en ningún momento la experiencia se ralentiza, todo se mueve suavemente con un scroll fino y ajustado, algo de lo que no podían presumir todos los títulos similares por entonces.

Si hay algo que funciona incluso hoy en dia, es el estupendo diseño de personajes de Captain Commando

A nivel técnico la resolución de Captain Commando es de 384 x 224 píxeles, contando con una paleta en pantalla de 3072 colores a elegir entre 65.536. Una bestialidad que en su conjunto se mueve a 60 Hz en pantalla. Es un sistema ideal con el que también se ejecutaban juegos como Final Fight, Street Fighter II o Cadillacs and Dinosaurs. En decir, CPS-1 trabajando en todo su esplendor y, como advertimos al inicio de este retro análisis, un hardware convertido en toda una leyenda de los salones recreativos.

Como curiosidad en 1995 se lanzó un port para la Super Nintendo; éste mejoraba notablemente el apartado sonoro pero jugablemente contaba con ciertas limitaciones, amén de censuras suavizando varios aspectos violentos del original. Esta versión de Captain Commando solo permitía partidas de hasta dos jugadores y en ellas se muestran menos enemigos en pantalla, y eso sin contar con el sorprendente a la par que triste hecho de que en SNES no disponíamos de los famosos mechas.

Más tarde se anunció una versión para N64 de Captain Commando que acabó cancelándose. Y ya en 1998 se lanzó un port de PlayStation en Japón de la mano de New Corporation, aunque jamás llegó a Occidente y hoy en día tiene un precio más que respetable en el mercado coleccionista. Esta versión sí que permitía partidas de hasta tres jugadores con el uso de un adaptador multijugador.

La versión original de Captain Commando de CPS-1 se incluye de forma emulada en las compilaciones Capcom Classics Collection: Remixed para PSP, Capcom Classics Collection Volume 2 para PlayStation 2 y Xbox, ambos lanzados en 2006 y Capcom Beat ‘Em Up Bundle para PlayStation 4, Nintendo Switch, Xbox One y Microsoft Windows en 2018.

Carátula de la cercenada adaptación de Captain Commando a Super Nintendo

Dando palos por el barrio con buen ritmo

Las composiciones musicales de Captain Commando corren a cargo de Syun Nishigaki, otro grande entre los grandes, compositor de juegos tan exitosos de Capcom como The Punisher, Cadillacs and Dinosaurs o X-Men: Children of the Atom. Al correr el juego sobre CPS-1, la música es reproducida a través de un Yamaha YM2151, contando con ocho canales simultáneos para instrumentos musicales. Los efectos sonoros se reproducen a través de un chip Oki 6295 con samples a 7.576 Khz. Como resultado tenemos unos efectos de sonidos que añaden una pátina de realismo a todo cuanto sucede en pantalla.

Las batallas multitudinarias de Captain Commando están acompañadas por un apartado sonoro a la altura

Aún con esto, el director y compositor principal de la BSO de Captain Comando es Masaki Izutani, el cual tenía como costumbre firmar sus trabajos como T Yomage. Este compositor es un consumado bajista que siente un especial aprecio por los ritmos bien marcados con bajos muy graves y riffs de guitarras. Aun queriendo sonar a un buen hardrock, tienen una fuerte inspiración en la música disco, salvando las distancias claro está.

En las composiciones creadas para este Captain Commando apuesta por un estilo rockero con algunos toques épicos, especialmente al enfrentarnos al enemigo final del juego. No es que esta sea su mejor obra; de hecho, los temas pueden sonar incluso demasiado machacones y agotadores. Aun así, sería imperdonable acabar este apartado musical sin recomendaros que dejéis que vuestros oídos se deleiten con algunas de sus mejores partituras como el punk adrenalínico de “Museum” o, mi preferido, el hardrock de “Underground Base”.

La estética punk le viene como anillo al dedo a Captain Commando

Veredicto

Captain Commando es un juego de “yo contra el barrio” que derrocha carisma por los cuatro costados. Aprovecha y refina al máximo la fórmula de Final Fight, permitiendo hasta cuatro jugadores simultáneos. Es un producto bastante generoso en el que no morirás a las primeras de cambio, pero al que te engancharás si juegas con amigos metiendo moneda tras moneda para avanzar un poquito más. Todo un gran juegazo de Capcom que si bien no ocupa mi top 10 particular se le acerca y mucho.