Sony afirma que el acuerdo entre Microsoft y Activision Blizzard podría perjudicar a los desarrolladores y provocar una subida de precios

Sony considera que Call of Duty es "insustituible" y que PlayStation sería incapaz de competir con Xbox.

Call of Duty Battlefield Sony microsoft activision

El conflicto entre Sony y Microsoft por el acuerdo con Activision Blizzard continua y parece que está lejos de terminar. Ahora, la compañía japonesa afirma que confía en que la Autoridad de Competencia y Mercados del Reino Unido trate de prohibir el acuerdo de adquisición de Activision Blizzard por parte de Microsoft.

Anteriormente, el regulador británico aumentó su investigación sobre el acuerdo cifrado en 68.000 millones de euros debido a una serie de preocupaciones sobre posibles monopolios. El organismo afirmó que el acuerdo podría afectar a la capacidad de competir de PlayStation, dado que la fusión supondría que Microsoft se haría con la propiedad de Call of Duty.

Por su parte, Sony respondió a las declaraciones del organismo británico. También expresó su confianza en que el regulador concluya que la fusión pueda dar lugar a una reducción de la competencia y que debe de ser bloqueada. Según la compañía japonesa, si Microsoft se hiciera con el control exclusivo de los contenidos de Activision Blizzard, sería perjudicial para los desarrolladores independientes. Además, esto podría provocar el aumento del precio de los juegos, consolas y suscripciones.

Sony considera que perder Call of Duty sería muy perjudicial para la competencia

El argumento de Sony es que Call of Duty es «insustituible» y que la adquisición de Microsoft haría que PlayStation sea incapaz de competir. La compañía escribió: «Microsoft podría controlar un contenido insustituible e impulsado por la participación de los usuarios. Después de la transacción, Microsoft controlaría el contenido de Activision Blizzard, el cual genera más participación en los usuarios de PlayStation que todos los mejores juegos de Sony Interactive Entertaintment juntos«.

Según el comunicado de Sony, los juegos de Activision Blizzard y Microsoft representan el 30 y 40% de los minutos jugados en consolas del Reino Unido. «A medio plazo, un gran número de usuarios de PlayStation probablemente se pasaría a Xbox y/o Game Pass. Ante una competencia más débil, Microsoft podría aumentar el precio de las consolas, los juegos y el servicio Game Pass. También reduciría la innovación y la calidad«.

La reguladora británica ha anunciado que el 1 de marzo de 2023 compartirá la decisión definitiva de su investigación sobre el acuerdo. Si el organismo considera que existe un resultado anticompetitivo deberá decidir si «ella o un tercero debe tomar medidas para remediar o prevenir la disminución de la competencia«.

A mediados de septiembre, Microsoft acusó al organismo regulador del Reino Unido de ponerse a favor de Sony en el acuerdo de Activision Blizzard. Además, la Comisión Europea tuvo que salir al paso de un polémico comentario en Twitter de uno de los miembros de este organismo. Una afirmación que desató una fuerte polémica y que añadió más leña al fuego a este conflicto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí