Análisis de Tails of Iron (PS5). Ayuda a estos roedores a liberarse de la tiranía de las ranas

Tails of Iron

Tails of Iron es un cuento de fantasía oscura que aúna intensos duelos estilo souls-like con toques de metroidvania.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Las historias de fantasía están viviendo en estos últimos tiempos una nueva época dorada; ya sea en cine, televisión o literatura, no son pocas las obras que, prácticamente, día tras día, intentan llamar nuestra atención con nuevas e interesantes propuestas. Pero si hay un ámbito en el que este resurgimiento queda patente es, en los videojuegos, aunque, si somos honestos, la fantasía nunca ha dejado de estar presente.

Eso sí, suele venir aderezado con un matiz oscuro, con relatos en los que los buenos no siempre ganan y las cosas pasan de ser solamente blancas o negras a abarcar una difusa escala de grises. Hoy vamos a hablaros, precisamente, de uno de estos relatos medievales de tonos sombríos en el que la magia, las hadas o los dragones ceden su lugar al hambre y la miseria y los héroes se ven obligados a serlo. Tomad asiento y preparaos para disfrutar de Tails of Iron.

Tails of Iron es el último trabajo de Odd Bug Studio, un nuevo estudio de desarrollo con sede en Manchester y fundado por tres estudiantes de la Universidad de las Artes de Norwich que nos cuenta la historia de Redgi, un joven héroe a la fuerza que deberá hacer lo imposible por librar a su pueblo del yugo del invasor.

Impresiones de The Night is Grey

David contra Goliat

El reino de las ratas ha vivido una época de paz y prosperidad desde que su amado rey expulsara a las ranas de sus tierras. Los años pasan y el monarca, antaño un valeroso y poderoso guerrero, comienza a pensar en el joven príncipe Redgi como su sucesor sin imaginar cuán urgente es esta tarea, pues la horda de las ranas está preparando su regreso.

En pleno acto de coronación, Verruga Verde, el más fiero y sanguinario líder que jamás haya gobernado el clan de los anfibios, irrumpe en el Fuerte Carmesí arrasando todo a su paso como un huracán, acabando con la vida de cientos de ratas, entre ellos el padre de Redgi, empezando así su odisea por la reconstrucción de su reino y su ascenso al trono de las ratas.

En Tails of Iron encarnamos al joven Redgi, sucesor al trono de las ratas

La aventura de Redgi, magistralmente introducida mediante una secuencia inicial de gran calidad narrativa y artística, nos presenta la clásica historia de David contra Goliat aunque con un toque más adulto si cabe y una ambientación que muestra, sin pelos en la lengua, los horrores de la guerra. Su narrativa se estructura en forma de cuento, acompañado con un narrador en off que enriquecerá las diferentes escenas, aportando ese toque literario que buscan sus creadores.

Por supuesto, en Tails of Iron no faltarán las conversaciones con los distintos habitantes del reino, las cuales nos proporcionarán información acerca de lo que ha ocurrido en el lugar y sus habitantes. Para facilitar la comprensión de estas, los chicos de Odd Bug han tomado la decisión de implementarlas en forma de bocadillos, similares a los que presentan títulos como Machinarium, empleando ilustraciones claras y concisas que acercan al juego a todo tipo de público.

Las conversaciones en Tails of Iron se llevan a cabo mediante ilustraciones para facilitar su accesibilidad

Una rata digna de Anor Londo

Si dijéramos que Tails of Iron es un Souls-like o un Metroidvania o, incluso, un action RPG, estaríamos siendo injustos. El título de Odd Bug ha sabido coger lo mejor de cada uno de estos géneros y mezclarlos junto con su atmósfera de fábula medieval oscura, adquiriendo una personalidad única. En lo que a exploración se refiere, contaremos con un mundo dividido en 6 grandes zonas que podremos recorrer a pie o haciendo uso del viaje rápido. Cada una de ellas cuenta con su propio bioma, sus enemigos y, como no, sus secretos.

A lo largo y ancho de cada uno de los mapeados de Tails of Iron encontraremos multitud de pasadizos, túneles y caminos alternativos para investigar en busca de cofres y recompensas que nos proporcionen un mejor equipamiento o alguna pieza clave en nuestra andadura. Sin embargo, no penséis que será una tarea fácil y a menudo necesitaremos alguna herramienta que tendremos que buscar previamente para poder acceder a la zona, lo que dota a la propuesta de ese componente de backtracking tan propio de los metroidvania.

En Tails of Iron a menudo encontraremos herramientas que desbloqueen caminos o nuevas opciones en zonas anteriores

Para almacenar y transportar todo aquello que vayamos recuperando en nuestros viajes, contaremos con un inventario al cual podremos acceder desde los cofres que encontramos en los pueblos y lugares seguros. Escoger la build ideal para Redgi en cada situación será una tarea crucial y nada desdeñable si no queremos fracasar en nuestro cometido.

Cada elemento cuenta con sus características como peso, resistencia a algún tipo de enemigos o daño, que influirán directamente en nuestra forma de jugar. Podremos optar por opciones más pesadas que aporten una mayor defensa, pero que vuelvan a Redgi más lento o, por el contrario, elegir un equipamiento ligero en virtud de nuestra capacidad de esquiva y velocidad en combate.

Gracias a su amplio inventario Tails of Iron nos permite equipar a Redgi con la opción que más se ajuste a nuestro estilo de juego

Pero si hay un aspecto donde la jugabilidad de Tails of Iron brilla con luz propia, este es su magnífico sistema de combate basado en duelos al más puro estilo souls. Cada enemigo contará con diferentes patrones de ataque, pudiendo combinar hasta tres tipos distintos de golpes. Por un lado, estarán los ataques grises o básicos que podremos esquivar o parar con nuestro escudo mientras que los amarillos nos permitirán aturdir a nuestro oponente. En este caso, si ejecutamos una parada con éxito, podemos llevar a cabo un feroz contrataque.

Por último, están los ataques rojos, su extrema fiereza obliga a esquivarlos si no queremos ver como baja drásticamente nuestra barra de vida. A medida que avancemos, la variedad de enemigos a los que hacer frente irá en aumento, así como el número de estos. Por supuesto, las mecánicas de cada uno irán ganando en complejidad, alcanzando su máximo exponente en los jefes finales.

Los lugartenientes de Verruga Verde serán todo un reto a superar en Tails of Iron

Cada uno de los malvados líderes del clan de las ranas supondrá un tremendo reto para nuestras habilidades, poniéndonos a prueba en situaciones de inferioridad numérica, ataques devastadores o provocando estados alterados como veneno. Con esta mezcla de mecánicas jugables, tendremos más de 20 horas de disfrute de media, a menos que seamos un auténtico especialista en juegos de este tipo.

Un precioso mundo de tonos grises

El apartado artístico de Tails of iron luce espectacular gracias a sus diseños en 2D dibujados a mano. Sus paisajes muestran una gran belleza, sin dejar de lado ese toque gris que caracteriza al título acompañando ese halo de miseria que envuelve a los habitantes que dan vida a su mundo, pasando desde entornos completamente destruidos o en llamas, a ciudades en reconstrucción tras la liberación del territorio.

Tails of Iron hace gala de un cuidado apartado artístico dibujado completamente a mano

El diseño de los personajes de Tails of Iron recuerda un poco al estilo visual de obras como Darkest Dungeon, con un aire de dibujos animados, pero con un toque adulto que no escatima en detalles ornamentales como las salpicaduras de sangre en las ropas y armas de los contendientes. Los habitantes del reino de las ratas presentan una gran variedad de modelos, desde los tristes aldeanos que han visto sus vidas arruinadas por la guerra, hasta los trabajadores de la corte como herreros, cocineros, trovadores…

Todos ellos rinden un especial homenaje a las mascotas favoritas de Daniel Robinson, fundador y líder del equipo. Los jefes finales, nuevamente, son la mejor muestra de la calidad artística de la obra, resultando verdaderamente horripilantes y temibles en muchos casos, pudiendo apreciar en ellos el mimo y el cuidado de sus creadores gracias a su gran tamaño.

Daniel Robinson, fundador de Odd Games Studio, ha querido rendir un especial homenaje a su familia de pequeños roedores en Tails of Iron

En materia de sonido, Tails of Iron viene acompañado de una banda sonora basada en instrumentos tradicionales que podremos disfrutar, generalmente, en las ciudades y pueblos, así como en las batallas contras los jefes finales. Los personajes utilizarán silbidos a modo de voz, dado que las conversaciones se llevan a cabo mediante viñetas, completando la ecuación un amplio abanico de efectos sonoros y ambientales.

El broche de oro lo pone la fantástica actuación de Doug Cockle, la voz del brujo más famoso de todos los tiempos en el papel del narrador, un invitado de honor que sin duda aporta un gran valor añadido al conjunto.

Veredicto

Tails of Iron es, sin duda un grato descubrimiento, que sabe atrapar al jugador tanto por su historia, su calidad artística y su jugabilidad. Una joya oculta que ningún amante de los Action RPG, los souls-like o los metroidvania debería dejar pasar y que hará que la obra de Odd Bug Studio entre en el radar de muchos de nosotros.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Tails of Iron

Duración: 20-25 h.
8

Jugabilidad

9.0/10

Gráficos

9.0/10

Sonido

8.0/10

Innovación

8.0/10

Narrativa

8.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

8.0/10

Aspectos Positivos

  • Enorme calidad artística
  • Excelente localización al castellano
  • Combates desafiantes

Aspectos Negativos

  • Argumento poco sorprendente y habitual del género
  • Se echa en falta música en algunas partes