5 videojuegos con un estilo artístico fascinante

Dicen que los videojuegos son el octavo arte, y alguna de las propuestas que os presentamos en este reportaje certifican dicha afirmación sin lugar a duda

Dicen que los videojuegos son el octavo arte, y alguna de las propuestas que os presentamos en este reportaje certifican dicha afirmación sin lugar a duda.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Todos sabemos que los videojuegos son una vía de expresión para las mentes más creativas. Hoy en día es increíble la cantidad de desarrolladores que apuestan por dar rienda suelta a su imaginación, y convertir sus ideas más artísticas en experiencias con las que los jugadores podamos interactuar. Por ello, y para reconocer su trabajo y animarlos a que sigan haciéndolo, hoy os hablamos de estos juegos con esa esencia especial y única. Os traemos 5 obras que apuestan por lo estético y lo llamativo como su mejor arma.

Podemos pensar (o no) que los videojuegos son un arte por sí solos, pero lo innegable es que el apartado artístico sí que es parte fundamental de ellos, ya que se complementan perfectamente entre sí, en ocasiones, llegando a ser la parte artística la piedra angular de muchos proyectos.

Análisis de Oniria Crimes

Ya sea apostando por colores llamativos o por un estilo de dibujo con una personalidad arrolladora, o todo maravillosamente mezclado, estos videojuegos consiguen ganarse un hueco en la memoria de cualquier jugador sin necesidad de tener unos gráficos hiperrealistas.

Los videojuegos en primera persona son el claro reflejo de lo importante que es el arte de un juego, en este caso en sus escenarios

¿No pensáis que el hecho de contar con esta amplia variedad artística en el mundillo no hace sino que engrandecerlo? La prueba está en que un día puedes estar matando un bicho de tropecientos metros para, de repente, pasar a recorrer unos paisajes de ensueño, con el único objetivo de disfrutar del camino. Así que, después de esta introducción, vamos con el top de hoy, que está compuesto por 5 obras realmente artísticas.

Journey (PlayStation 4 y PC)

Estamos ante una de esas experiencias que merecen ser probadas, al menos, una vez en la vida en el mundo de los videojuegos. Journey nos presenta un viaje por unos parajes desérticos, por los cuales que andaremos sin saber el motivo, avanzando simplemente por inercia, por esas ganas de querer seguir adelante y ver todo lo que nos rodea en nuestro camino. Digamos que la forma que tiene de relatar su historia es el propio viaje en sí, aunque es cierto que contaremos con una especie de jeroglíficos que nos irán dando pequeñas pistas.

La obra de Thatgamecompany basa principalmente su propuesta en un apartado artístico cálido, que a su vez evoca una sensación de soledad, consiguiendo que la curiosidad por el destino de nuestro viaje crezca considerablemente. Sin duda, una obra que sabe lo que puede ofrecer y lo aplica de maravilla: tanto su protagonista, los escenarios, y hasta el más mínimo detalle de esta propuesta son una muestra del mimo y el buen gusto de sus creadores. En definitiva, una experiencia corta, que busca ganarse un hueco en la memoria de los que se proponen a encarar el trayecto.

Limbo (PC, Switch y Android)

Limbo es una propuesta que, con su minimalismo, consiguió en su día, ser uno de los referentes del género de las plataformas y los puzles. El juego nos pone en la piel de un niño que emprende la búsqueda de su hermana perdida, ambientado todo en un mundo en blanco y negro que se encuentra repleto de trampas que nos complicarán la vida. Una obra considerada de culto, una aventura corta, pero intensa, que sigue siendo igual de disfrutable en la actualidad.

Los creadores de PlayDead supieron crear una obra sencilla, pero con un estilo artístico valiente y atractivo ya que, como decíamos antes, es un título que opta por el blanco y negro, algo que no es lo habitual. Pero, sin duda, casa perfectamente con el mundo que nos rodea y esas siluetas misteriosas y amenazantes que nos encontraremos. Un proyecto estético, crudo y vistoso a la vez, algo que está muy bien aprovechado, considerando que, salvo los efectos sonoros, Limbo no cuenta con ningún tipo de BSO o voces. Nosotros no podemos hacer otra cosa que no sea recomendarlo.

GRIS (Switch, PC, PlayStation 4 y Android)

La compañía desarrolladora española Nomada Studio, nos trajo este título del cual podemos comenzar diciendo que es un trayecto emocional, en el que cada uno de nosotros interpretaremos el dolor que refleja su protagonista a nuestra manera. El juego nos adentra en un camino misterioso y maravilloso, a partes iguales, en el que tenemos que afrontar diferentes fases de superación, que aquí están representadas por colores. Unas tonalidades cromáticas que generan sensaciones que pocas veces se consiguen en los videojuegos, llegando a emocionarnos.

Y es que el trabajo del estudio, que tiene como cabeza más visible a Conrad Roset (ilustrador y creador de GRIS), es único. Esto es algo que se puede apreciar en la arquitectura de cada nivel, en su protagonista, en unas animaciones que nos hacen creer que estamos viendo una película, y, cómo no, en el uso de la acuarela, consiguiendo unos tonos muy vivos y especiales. Por si fuera poco, cuenta con una banda sonora increíble que, en ocasiones, eleva la intensidad de la experiencia. Como decíamos con Journey, este proyecto quiere apropiarse de parte de nuestro corazón, y no escatima en medios para lograrlo.

Firewatch (PlayStation 4, Xbox One, Switch y PC)

La obra de Campo Santo nos pone en la piel de Henry, un hombre que intenta tomarse un descanso en su vida y, para ello, se va a trabajar de guarda forestal en uno de los parques naturales mejor diseñados en el mundo de los videojuegos. Lo que, a priori, puede parecer un descanso en soledad rodeado de la naturaleza, se acaba convirtiendo en una historia repleta de misterio, en la que el único apoyo con el que contaremos será un walkie-talkie mediante el cual nos mantendremos en contacto con nuestra supervisora.

Análisis de Demon’s Souls

Aunque esta premisa inicial parezca no ser para tanto, Firewatch es mucho más. Es una propuesta que toca temas como las enfermedades mentales, la soledad como refugio y, a la vez, como pérdida, plantea dudas existenciales y mucho más. Todo ello se presenta rodeado de unos paisajes increíbles, con unos colores que saben transmitir las sensaciones adecuadas correctas en cada momento y lugar. Desde luego, pocas veces un estilo cartoon había tenido tanta profundidad en el mundo de los videojuegos.

Ori and the Will of the Wisps (Xbox One, Xbox Series X/S, PC y Switch)

En esta secuela de la obra maestra de Moon Studios, podemos ver una propuesta que mejora al original en prácticamente todos sus apartados, tanto en lo técnico, como en su historia y, por supuesto, en lo artístico. El juego nos lleva a una aventura en la que tendremos que buscar a nuestro amigo, un joven búho llamado Ku, que ha desaparecido durante uno de sus primeros vuelos. A partir de ahí comienza un trayecto lleno de emoción, que acabará siendo épico, y, por supuesto, muy bonito.

Ori and the Will of the Wisps es uno de los títulos que siempre recordaremos cuando pensemos en la pasada generación de consolas. Su apartado artístico es muy responsable de esto, ya que aporta una belleza espectacular y dota de mucha personalidad a la obra, algo que ya pasaba en el primer Ori, pero que aquí se magnifica. Y es que cada nivel parece sacado de un cuadro expuesto en un museo, cada trazo transmite el cariño que le han puesto sus desarrolladores y cada tonalidad tiene su propia alma. Así que, si no lo habéis disfrutado aun, no dudéis en dejaros llevar por esta propuesta.

Hasta aquí nuestro top. Ahora, como siempre, os toca a vosotros contarnos vuestras propuestas con ese gusto especial por lo artístico y lo visual. No dudéis en hacérnoslas llegar, que somos muy curiosos.

Suscríbete a nuestro podcast