Un vendedor de trampas para juegos demandado por Bungie ha realizado una jugada inesperada contra la compañía

La demanda de Bungie contra AimJunkies era por violación de los derechos de autor y de marca registrada.

Bungie

Durante el año 2021 Bungie realizó una demanda en el tribunal federal de Seattle contra AimJunkies. La compañía le acusaba junto a Phoenix Digital, que supuestamente era la creadora del software de trampas, por infringir los derechos de autor y la marca registrada.

A principios de 2022, un juez estadounidense declaró que la demanda original no aportaba pruebas suficientes. Con lo que en principio AimJunkies y su empresa podrían quedar exonerados de la acusación de violar los derechos de autor. Posteriormente Bungie realizó una demanda modificada.

En la nueva demanda la compañía añadió más detalles sobre la infracción de sus derechos de autor. Incluyeron información sobre varias personas implicadas en los hechos, entre ellas James May, que según la compañía era uno de los desarrolladores de trampas para terceros.

AimJunkies contraataca demandando a Bungie

Ahora AimJunkies ha contrademandado a Bungie alegando que los desarrolladores de Destiny han accedido ilegalmente al ordenador de May. AimJunkies asegura que Bungie ha violado la Ley de Derechos de Autor (DMCA) al eludir las medidas de protección de su software de trucos.

Actualmente Bungie se reserva el derecho de acceder a los ordenadores de los jugadores para evitar que estos hagan trampa. Sin embargo, el Acuerdo de Licencia Limitada de Software (LSLA) que May firmó en 2019, que es el presentado por Bungie como prueba, no les permitía este acceso.

La contrademanda también afirma que la compañía accedió al ordenador de May en varios ocasiones. Esto, según ellos, violaría la Ley de Fraude y Abuso Informático, lo que puede considerarse como piratearía informática. La demanda también alega que Bungie violó los términos de uso de su servicio de software al comprar una licencia bajo un alias para realizar ingeniería inversa.

«Según la información, Bungie, Inc. descompiló, realizó ingeniería inversa e inspeccionó de otro modo el funcionamiento interno del producto del ‘software para hacer trampas’ obtenido del sitio web de AimJunkies por ‘Martin Zeniu’ el 3 de enero de 2020 o en torno a esa fecha, incumpliendo los términos de servicio de Phoenix Digital que Bungie, Inc. había acordado«, dice la contrademanda.

Sony adquirió Bungie en enero de 2022. Ambas compañías aseguraban que los juegos de Bungie seguirían siendo multiplataformas a pesar de la compra. Estará por ver si con la posibilidad de la posible pérdida de Call of Duty, Sony mantiene este compromiso y no hace que Bungie les cree su propio shooter exclusivo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí