Videoanálisis de Godfall Ultimate Edition

Godfall Ultimate Edition quiere que le des otra oportunidad con su Ultimate Edition.

No hay que negar que la recepción tanto comercial como en cuanto a ventas de la obra de Counterplay GamesGearbox fue bastante tibia, pero gracias al lanzamiento de distintos DLCs y la salida del título en plataformas Xbox bajo el epígrafe de Ultimate Edition, parece que podríamos estar ante la resurrección de un dios caído. ¿Será este el caso?

Godfall fue una de las puntas de lanza del lanzamiento de PlayStation 5, siendo uno de los pocos títulos exclusivos de nueva generación cuando estas salieron al mercado y muchos abrazaron esta propuesta como uno de los síntomas de un salto tecnológico que no encontraban en otros sitios.

Lamentablemente, a Godfall le pasa un poco a lo que el antagonista del juego: intenta ser dios, pero se queda por el camino. Nos encontramos ante una propuesta que lo tiene todo para triunfar, aunque falla en lo más importante: en dotar alicientes al jugador para seguir enganchado a ella una vez acabada la breve, y ciertamente insulsa, trama. La excesiva repetición de niveles, tareas y enemigos dan al traste con un título que, de manera aislada, es capaz de ofrecer grandes dosis de diversión directa bajo un buen apartado técnico.