Videoanálisis de The Last Stand: Aftermath

En The Last Stand: Aftermath manejamos a una serie de héroes infectados en escenarios plagados de enemigos con mecánicas de roguelike.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

En The Last Stand: Aftermath, nos encontramos ante una experiencia divertida en las primeras partidas pero que termina haciéndose repetitiva. Pese a su falta de personalidad artística se nota el cariño con el que se ha elaborado el título. Le hubiese venido muy bien al título tener más variedad de misiones y un argumento más rico, al nivel del punto de partida planteado. Si te gustan los roguelike en plan apocalipsis zombi y eres resistente a la monotonía le puedes sacar partido, pero si no eres fan de los no muertos y la repetición te abruma este no es tu juego.

La historia de The Last Stand: Aftermath está ambientada quince años después de los eventos de The Last Stand: Union City. Un virus ha convertido a la mayor parte de la población de la Tierra en zombis, tan sólo un 5% de la población ha podido sobrevivir sin contagiarse, y todos ellos se han agrupado en Union City en un bastión llamado “El Final” (The End). Por desgracia, cuando los supervivientes ya pensaban que eran inmunes, el virus ha conseguido mutar y está consiguiendo infectar a los humanos resistentes. La resistencia lo tiene claro, si te contagias debes salir del bastión para abrirte camino en el exilio.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Consigue tus juegos a un precio incomparable a través de nuestros enlaces de afiliados

¡ASÍ NOS AYUDAS!

Instant Gaming   CDKeys   Kinguin   Amazon