Historia de los videojuegos olímpicos (Parte 1)

Videojuegos y los juegos olimpicos

Los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 ya están aquí y, como es costumbre, les acompañan sus videojuegos oficiales. En este reportaje os contamos cómo este matrimonio se hizo realidad.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Los videojuegos se han convertido en una de las principales formas de ocio en los últimos tiempos. Desde sus inicios se han esforzado por recrear un sinfín de situaciones cotidianas y también las que no lo son tanto. Gracias a los videojuegos hemos tomado el papel de super héroes, guerreros, piratas o poderosos hechiceros. Pero no todo lo que recrea nuestro hobby favorito tiene que ver con aventuras inalcanzables para el común de los mortales.

Situaciones tan cotidianas como la vida misma también se pueden disfrutar con juegos como Los Sims, y últimamente casi cualquier profesión que se precie ha visto cómo se lanzaba al mercado un simulador relacionado. Por ello, con el objetivo de recrear otra forma de ocio que atrae a millones de personas y que cada vez tiene más relación con el mundo del videojuego, surgieron los juegos de deportes resultando casi desde sus inicios uno de sus géneros más exitosos.

Impresiones Lemnis Gate 

Y cuando decimos desde sus inicios no estamos exagerando: en 1958 Tennis for Two de William Higginbotham daba el pistoletazo de salida a los videojuegos de deportes y, para muchos también a los videojuegos en general, aunque esa es otra historia. Tras Tennis for Two ya en los años 70, sobre todo en su segunda mitad, con el auge de los videojuegos arcade fueron lanzados títulos como Atari Golf en 1978 o Night Driver en 1976, primer juego de carreras.

Tennis for Two nos trajo los deportes al mundo de los videojuegos

Ya en la década de los 80 la cantidad de videojuegos de deportes aumentó exponencialmente y la mayoría de deportes más practicados del mundo tuvieron su réplica electrónica. Paralelamente, a principios de esta década el mundo del deporte que estaba en su máximo exponente vivía uno de sus momentos más complicados. El boicot a los Juegos Olímpicos de Moscú en 1980 puso al olimpismo entre la espada y la pared, descafeinando por completo la XXII Olimpiada.

Pese a todo, este boicot no fue suficiente para eclipsar a una figura que sobresalió sobre todas en Moscú ese verano. Estamos hablando de Sebastian Coe, considerado uno de los mejores atletas de la historia y, precisamente de la mano del atletismo, volvemos a los videojuegos. Y es que en 1983 vio la luz un juego muy conocido por todos y que es uno de los embriones de la relación entre videojuegos y los Juegos Olímpicos: hablamos de Track & Field.

El machacabotones por antonomasia

Pero aunque es el juego de Konami el que tiene toda la fama, en 1980 vimos el primer juego que hacía referencia directa a los Juegos Olímpicos en su título. Olympic Decathlon fue programado por Timothy W. Smith para TRS-80 y publicado en 1980 por Microsoft. 10 son los eventos jugables y, de manera literal, nos pone en la piel de un verdadero deportista olímpico ya que el ganador del oro en el decatlón de Montreal 76 es uno de los personajes principales: hablamos del famosísimo Bruce Jenner que posteriormente ha tenido una vida de lo más interesante, aunque ese no es nuestro tema.

Volviendo a Track & Field, este fue desarrollado por Konami y reunía varias pruebas de atletismo que forman parte del programa olímpico. Las 6 pruebas incluidas en Track & Field son: 100 metros lisos, 110 metros vallas, salto de longitud, salto de altura, lanzamiento de martillo y lanzamiento de jabalina. Track & Field además comenzó la era de los machacabotones, todo aquel que lo haya probado a buen seguro sabe de lo que hablamos.

Y es que para correr más que nadie, aporrear el botón hasta la extenuación era nuestro deber, resultando una mecánica tan simple como efectiva. A pesar de que Track & Field no estaba basado exactamente en ninguna de las ediciones concretas de los Juegos, era posible no solo batir el récord del mundo sino también el olímpico y, además de ello, podíamos presenciar la ceremonia de premiación con medallas reflejando nuestro éxito.

Track & Field estaba centrado en el atletismo, deporte rey en los Juegos Olímpicos

Otra de las conexiones que este juego tenía con los Juegos Olímpicos corría a cargo de su música. En el momento en que veíamos las puntuaciones más altas de cada prueba se escucha un fragmento del tema principal de Carros de Fuego, película relacionada con el olimpismo y que se basa en la historia real de los atletas británicos preparándose para competir en los Juegos Olímpicos de París 1924.

Track & Field fue un gran éxito y triunfó en Japón, EE.UU. y Europa. También vio como tras él compañías como Ocean o Activision lanzaban sus propios juegos “olímpicos” como fueron Activision Decathlon y Decathlon de Daley Thompson. Precisamente este Decathlon de Daley Thompson fue otro éxito, siendo el noveno juego de ordenador más vendido de 1985 en el Reino Unido y ganando el premio al mejor juego de arcade (general) en los premios Readers Awards 1984 de la revista Crash y el de mejor juego de estilo arcade del año en los premios Golden Joystick.

Esos aros de colores me suenan

Como decimos, ésto comenzó en 1983, pero en 1984, que fue año olímpico, Los Ángeles, repetía como sede 52 años después, cosa que volverá a suceder en 2028. A la vista del éxito de Track & Field y del auge tanto de los videojuegos como del deporte, Konami tomó la decisión de lanzar Hyper Sports, muy similar a Track & Field en su apartado gráfico. En esta ocasión son 7 las pruebas en las que tomamos parte, y ninguna repite con respecto al título lanzado un año antes.

Hyper Sports incluye natación, tiro al plato, tiro con arco, triple salto, halterofilia, salto con pértiga y salto del potro de gimnasia artística. Este juego se lanzó en Arcade, Amstrad CPC, BBC Micro, Commodore 64, MSX, ZX Spectrum y SG-1000. No tuvo el éxito de Track & Field, pero sí que gustó mucho a todos los que lo probaron, así que, sin saberlo todavía, la relación entre videojuegos y Juegos Olímpicos ya era imparable ya que, como hemos comentado anteriormente, ya eran varias las opciones que recreaban los Juegos Olímpicos en el mundo del videojuego. Summer Games de Epyx fue otro de ellos, dando pie a una saga que incluye títulos como Winter Games o California Games entre otros.

La halterofilia es un clásico en los t´tulos relacionados con los Juegos Olímpicos

Mientras tanto, los juegos de deportes seguían triunfando. En la primera mitad de la década Mattel y Atari estaban enfrascadas en una cruenta guerra por hacerse con el control del mercado y ambas presentaron al menos un juego de cada uno de los siguientes deportes: béisbol, fútbol americano, hockey, baloncesto, fútbol y de carreras de motor.

En esos años también apareció un importante actor en el sector, portando con él una noticia que tendría mucha incidencia en el futuro. En 1983 EA produce su primer videojuego deportivo, One on One: Dr. J vs. Larry Bird, creado por Eric Hammond, que fue también uno de los primeros videojuegos deportivos licenciado con nombres de los deportistas reales, recreándolos con la mayor fidelidad posible.

Así empezó EA en los deportes

Nos acercamos así al siguiente año olímpico, 1988, donde Seúl sería la sede de los Juegos Olímpicos. Para entonces los videojuegos ya eran imparables, cada vez era más habitual que la población tuviese su propia consola dentro de su hogar. A rebufo de estos Juegos Olímpicos y visto el éxito previo, en Septiembre de ese año Konami público en la exitosa NES Track & Field II. Visto su título original en Japón, es bastante acertado considerar a Track & Field II como el primer videojuego asociado a unos Juegos Olímpicos, ya que pese a no contar con licencia oficial, se lanzó en Japon bajo el nombre de “Konami Sports in Seoul”.

En esta ocasión esgrima, triple salto, natación estilo libre, salto de altura, tiro al plato, lanzamiento de martillo, taekwondo, tiro con arco, 3000 obstáculos, barras paralelas, salto con pértiga y piragüismo fueron los deportes elegidos. Para participar en ellos podemos elegir entre 27 países con los que buscar la gloria olímpica.

Pero no quedó ahí lo relacionado con los videojuegos y Seúl 88. También Konami, pero esta vez para las máquinas arcade, lanzó el que era tercer juego de la saga Track & Field. Conocido como Konami ´88 o Hyper Sports Special, en esta ocasión volvíamos a los orígenes contando con la mayor parte de las pruebas relacionadas con el atletismo, siendo el relevo 4×400 la principal novedad.

¡En guardia!

Obviamente, como ya vimos en el 84, no solo Konami quería aprovechar el tirón de unos Juegos Olímpicos. Ocean repitió su fórmula de éxito con una nueva entrega del Decathlon de Daley Thompson, la tercera de la saga titulada Daley Thompson’s Olympic Challenge.

Toca cambiar de década. Llegamos a un momento inolvidable para los que pudimos vivirlo, ese vuelo de la flecha lanzada por Antonio Rebollo hacia el pebetero del estadio olímpico de Montjuic que hizo que todos tuviésemos el corazón en un puño durante unos instantes. Es el momento de Cobi y llegamos a Barcelona ´92.

Para entonces los videojuegos eran ya una parte más de nuestro ocio, que crecía en popularidad a pasos agigantados. Muestra de ello es Olympic Gold, videojuego oficial de los Juegos Olímpicos de Barcelona ´92. En su portada ocupaba un lugar destacado un sello que indicaba que contaban con la licencia oficial, situado junto a la mascota Cobi y al logotipo de Coca-Cola, patrocinador del Comité Olímpico Internacional. Además incluía los aros olímpicos y el logotipo de Barcelona ´92, diseñado por Josep Maria Trias.

Los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 también tuvieron su propio juego

Olympic Gold se lanzó para las consolas de SEGA y se centraba en pruebas de atletismo, aunque podíamos participar también en 200 metros estilo libre en natación y salto de trampolín de 3 metros.

Como era de esperar no solo SEGA aprovechó la oportunidad de los Juegos Olímpicos. Sí, como estabais esperando Konami volvió a subirse al tren con su querida saga Track & Field. Y si Olympic Gold se lanzó en las consolas de SEGA, Nintendo no se iba a quedar sin su ración de Juegos Olímpicos así que en esta ocasión fue la pequeña de la casa, Game Boy la que recibió un nuevo título de la saga Track & Field, que mantuvo ese mismo nombre en Occidente mientras que en Japón se conoce como Konami Sports in Barcelona.

Análisis de Roundguard

Esta versión presenta eventos diferentes a las otras versiones del juego. Hay 11 eventos en total: Carrera de 100 m, Salto de longitud, Lanzamiento de martillo, Vallas de 110 m, Lanzamiento de jabalina, Levantamiento de pesas, Tiro con arco, Salto triple, Natación, Lanzamiento de disco, Salto con pértiga. Todos ellos requieren de reflejos arcade rápidos y cronometrados. 3 eran los modos de juego: Modo de 1 evento (juego rápido), Competición (algo así como modo historia) y modo Versus (juego de cable de enlace con amigo).

Además de estos 2 títulos, una nueva compañía se animó a introducirse en el género. Capcom Barcelona ´92 también conocido como Gold Medal Challenge ’92 incluía 17 pruebas además de la prueba reina del programa olímpico, la maratón, un verdadero aliciente para probar el título.

Capcom existía antes de Resident Evil e incluso se atrevía con los Juegos Olímpicos

En el siguiente ciclo olímpico, los videojuegos vivieron una de las mayores revoluciones de su historia. El paso de las 2 dimensiones a las 3 lo cambió todo. Nunca mejor dicho, todo lo relacionado con esta industria comenzó a verse de distinta manera. En este tiempo grandes franquicias deportivas comenzaron con sus sagas anuales y los videojuegos licenciados de cada edición de los Juegos Olímpicos poco a poco fueron quedándose sin competencia.

Todo ello os lo contaremos en una próxima entrega donde volveremos a Estados Unidos, concretamente a Atlanta, para continuar un viaje que nos llevará hasta los recién estrenados Juegos Olímpicos de Tokyo.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch